Simposio Regional 30 Años Panorama Laboral

Roxana Maurizio: "En la región, tener una ocupación, todavía no garantiza poder salir de la pobreza"

En entrevista con la OIT, la profesora de la Universidad de Buenos Aires e Investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Argentina, se refirió a los desafíos que persisten en materia laboral en la región, destacando entre ellos, el llamado “fenómeno del trabajador pobre”.

Opinión | 9 de noviembre de 2023
Santiago de Chile.- Ante los múltiples desafíos que plantea un mundo del trabajo en constante y rápida transformación, Roxana Maurizio, la profesora de la Universidad de Buenos Aires e Investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Argentina, destaca la importancia de la inversión en educación y capacitación, la promoción de políticas laborales adecuadas, el fortalecimiento de las instituciones laborales en un marco de diálogo social, y las políticas tendientes a reducir los niveles de desigualdad, elementos que serían clave para construir un futuro del trabajo más justo en la región.

Roxana Maurizio, que participará como expositora en el Simposio que realizará la OIT este 15 y 16 de noviembre en Santiago de Chile con motivo del 30º Aniversario del Informe Panorama Laboral, conversó en esta entrevista sobre los avances y desafíos del mundo del trabajo en América Latina y el Caribe, los principales desafíos en materia de productividad y las perspectivas a futuro, en un contexto marcado por las nuevas tecnologías y el cambio climático.

¿Qué destaca respecto al desempeño del mundo del trabajo en la región en las últimas tres décadas? ¿Cuáles considera que son los principales avances y desafíos para América Latina y el Caribe?

En las últimas tres décadas el mercado laboral de América Latina ha experimentado cambios significativos, pero también se evidencian desafíos. En relación a lo primero, puede mencionarse:
1. Un aumento tendencial de la participación laboral femenina en el mercado laboral. A pesar de persistir desafíos en la equidad salarial y de acceso a puestos de calidad, se ha logrado un avance significativo, tanto en lo que refiere a la entrada al mercado de trabajo como a la permanencia en él.
2. Crecimiento del empleo formal. Se ha observado un aumento en la proporción de empleos formales en algunos países de la región. Esto ha llevado a una mayor protección laboral y social para los trabajadores, incluyendo acceso a seguridad social, pensiones y mayor cobertura de las instituciones laborales. Adicionalmente, el proceso de formalización ha tenido impactos reductores de la desigualdad salarial importantes.
3. Fortalecimiento de las instituciones laborales. Se han realizado esfuerzos para fortalecer las instituciones laborales tales como el salario mínimo, regulaciones sobre las horas de trabajo, seguridad y salud en el trabajo, protección contra la discriminación, entre otras. Al mismo tiempo, ha habido avances significativos en el reconocimiento y promoción de la negociación colectiva como un mecanismo para resolver conflictos laborales y mejorar las condiciones de trabajo.
4. Políticas del mercado de trabajo. Los países de la región han ido crecientemente implementando programas y políticas de empleo, en particular, focalizadas en la capacitación profesional, para mejorar las habilidades de la fuerza laboral, facilitando la transición de trabajadores hacia áreas de mayor demanda y adaptando las competencias a las necesidades cambiantes del mercado.

A pesar de los esfuerzos, la informalidad laboral sigue siendo una de las características estructurales de los mercados de trabajo de la región."

Roxana Maurizio, UBA
Sin embargo, persisten desafíos:
1. Elevada informalidad laboral. A pesar de los esfuerzos, la informalidad laboral sigue siendo una de las características estructurales de los mercados de trabajo de la región. Uno de cada dos trabajadores es informal en promedio en América Latina y el Caribe. La informalidad, asimismo, se distribuye heterogéneamente entre los trabajadores. Aquellos de menores calificaciones, jóvenes, mujeres, en sectores como construcción y servicio doméstico enfrentan tasas aún más elevadas. Ello no sólo implica falta de cobertura de las instituciones laborales y de protección social sino fuerte penalidad salarial. Aquí se combinan, por lo tanto, precariedad laboral, falta de acceso a trabajo decente, y bajas remuneraciones.
2. Elevada desigualdad. A pesar de los procesos de reducción de la desigualdad, especialmente, en el primer decenio del nuevo milenio, la región continúa siendo una de las más desiguales del mundo. Las desigualdades en el acceso al trabajo decente, la brecha salarial y las oportunidades laborales siguen siendo preocupantes.
3. Discriminación salarial y segmentación laboral por género. A pesar de los avances en esta materia, las mujeres siguen enfrentando un abanico más acotado de oportunidades laborales y mayores dificultades que los hombres para hacer una carrera laboral ascendente. A ello se le suma las penalidades salariales dentro de un mismo puesto. Resulta interesante notar que en un conjunto importante de países el nivel educativo promedio de las mujeres supera al de los hombres por lo que ellas enfrentan situaciones de sobre educación con mayor probabilidad que ellos.

América Latina necesita políticas que fomenten la formalización del empleo, promuevan la igualdad de género, mejoren la educación y la capacitación laboral, y fomenten el crecimiento económico sostenible con crecientes niveles de equidad."

Roxana Maurizio, UBA
4. El fenómeno del trabajador pobre. Como consecuencia de los bajos salarios, en gran medida asociado a la informalidad laboral, en la región tener una ocupación no siempre es reaseguro para no vivir en la pobreza. Dada la importancia significativa de los ingresos laborales en el total de los ingresos, la pobreza laboral se convierte en pobreza de los hogares y bajos niveles de bienestar social.
Para afrontar estos desafíos y capitalizar los avances, América Latina necesita políticas que fomenten la formalización del empleo, promuevan la igualdad de género, mejoren la educación y la capacitación laboral, y fomenten el crecimiento económico sostenible con crecientes niveles de equidad.

¿Cuáles cree que son los principales desafíos en materia de productividad y adopción de nuevas tecnologías en la región?

Los desafíos en materia de productividad y adopción de nuevas tecnologías en América Latina son diversos y abarcan varios aspectos. Entre los más importantes pueden mencionarse:
1. Brechas tecnológicas. Existen brechas digitales muy significativa en la región, donde no todos tienen acceso a la tecnología o a conexiones de alta velocidad. Esto limita la capacidad de adoptar y utilizar plenamente las nuevas tecnologías, afectando y no sólo limitando el crecimiento de la productividad individual o sectorial, sino la productividad sistémica de los países de la región.
2. Educación, habilidades y competencias. Los desafíos pendientes en materia de educación, formación profesional y capacitación en habilidades digitales y tecnológicas resultan ser un obstáculo importante en el camino de adopción de tecnología. Para aprovechar plenamente las nuevas tecnologías, se necesita una fuerza laboral capacitada y flexible que pueda adaptarse a entornos de trabajo digitales y a las cambiantes demandas del aparato productivo.
3. Inversión en I+D y acceso al financiamiento. La inversión en investigación y desarrollo (I+D) es relativamente baja en la región. Ello se suma a la insuficiente infraestructura en material digital. Asimismo, las empresas, especialmente las más pequeñas, enfrentan dificultades para acceder al financiamiento que les permita invertir en tecnología y mejorar su productividad.
Para abordar estos desafíos, es fundamental que los gobiernos, las empresas, los trabajadores y la sociedad en general, trabajen en conjunto para mejorar la infraestructura, invertir en educación y capacitación, facilitar el acceso a financiamiento y promover políticas que fomenten la innovación y la adopción de tecnología. La colaboración entre el sector público y privado, así como la actualización de marcos regulatorios, son esenciales para impulsar la productividad y el uso efectivo de nuevas tecnologías en la región.

¿Cuál cree que son las perspectivas del desempeño del mundo del trabajo a futuro?

Entre las tendencias más importantes pueden mencionarse:
1. Transición tecnológica, digitalización, automatización e inteligencia artificial. La creciente digitalización, y más recientemente la inteligencia artificial, continuará influenciando el volumen y la naturaleza de los puestos de trabajo en la región. Si bien se crearán nuevas oportunidades de empleo en sectores y puestos de trabajo relacionados con la tecnología o complementarios de la misma, habrá una creciente reconfiguración de habilidades demandadas, lo que generará desafíos en la adaptación de la fuerza laboral. Las habilidades digitales, la capacidad de adaptación, el pensamiento crítico, la resolución de problemas y la inteligencia emocional serán cada vez más valiosas en el mercado laboral.

La creciente digitalización, y más recientemente la inteligencia artificial, continuará influenciando el volumen y la naturaleza de los puestos de trabajo. Si bien se crearán nuevas oportunidades de empleo, habrá una creciente reconfiguración de habilidades demandadas, lo que generará desafíos en la adaptación de la fuerza laboral."

Roxana Maurizio, UBA
2. Transición demográfica. El descenso en las tasas de fecundidad y mortalidad, que ha aumentado la esperanza de vida y ha provocado un envejecimiento progresivo de la población, conlleva implicaciones importantes para el mercado laboral. Por un lado, un aumento en la demanda de servicios de cuidados para personas mayores y en mejoras en las condiciones laborales de quienes los proveen; por otro, la necesidad de adaptar políticas laborales para garantizar la participación activa de los trabajadores mayores. De todas maneras, a pesar de estas tendencias, la región mantiene una estructura poblacional joven en comparación con otras regiones del mundo. Ello implica una cantidad considerable de jóvenes que ingresan al mercado de trabajo por lo que la adecuación de la formación profesional a las necesidades del aparato productivo y la formación profesional de por vida resultan aspectos de creciente importancia.
3. Migración y movilidad laboral. La migración interna e internacional también influye, y lo hará en el futuro, de manera significativa en la configuración del mercado de trabajo de la región. La migración interna desde áreas rurales hacia centros urbanos y la emigración hacia otros países afecta la dinámica laboral y genera desafíos en términos de integración y protección laboral y social de los migrantes.
4. Transición verde y sostenibilidad. La transición hacia una economía más sostenible podría generar empleos en sectores como las energías renovables, la gestión de residuos y la eficiencia energética. La región exhibe un gran potencial en esta materia. Sin embargo, habrá un conjunto de empleos que se destruyan en este camino. El desafío aquí radica en capacitación en nuevas habilidades y en asegurar que la transición verde vaya acompañada de la creación de puestos de trabajo decentes.
En definitiva, el futuro del trabajo en América Latina estará marcado por la capacidad de la región para adaptarse a estas tendencias y desafíos. La inversión en educación y capacitación, la promoción de políticas laborales adecuadas, el fortalecimiento de las instituciones laborales en un marco de diálogo social, las políticas tendientes a reducir los niveles de desigualdad y eliminar toda forma de discriminación, la innovación tecnológica y la promoción de un sendero de aumento de la productividad serán clave para moldear un futuro laboral más próspero y equitativo en la región.
-----------------------------------------------------------------------------
Roxana Maurizio es Investigadora Independiente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Argentina. Investigadora del Instituto Interdisciplinario de Economía Política (IIEP-BAIRES). Profesora Titular de Economía Laboral, Facultad de Ciencias Económicas, UBA. Durante 2020-2022 fue especialista regional en economía laboral para la Organización Internacional del Trabajo. Entre 2018 y 2020 fue Subdirectora de la Carrera de Economía. Facultad de Ciencias Económicas, UBA. Consultora para organizaciones nacionales e internacionales (OIT, CEPAL, Banco Mundial, PNUD). Sus áreas de interés son la economía laboral, la distribución del ingreso, la pobreza y las políticas sociales en América Latina. Ha publicado artículos (en revistas como Journal of Development and Change, International Review of Applied Economics, Journal of Income Distribution, Journal of Development Studies, Journal of Economic Inequality, International Social Security Review, International Labour Review) y libros sobre informalidad laboral, instituciones laborales, migración internacional, movilidad de los ingresos, desigualdad y la pobreza, y programas laborales y sociales. Posee una licenciatura en Economía, una Maestría en Economía y un Doctorado en Economía.

Más información: