Gobierno de Colombia radica ante el Congreso de la República el convenio 190 de la OIT sobre la eliminación de la violencia y el acoso en el trabajo

El gobierno de Colombia, en cabeza del Ministerio del Trabajo, presentó ante el Congreso de la República el proyecto de ley para ratificar el Convenio 190 de la Organización Internacional de Trabajo (OIT), el primer tratado internacional que busca combatir la violencia y el acoso en el mundo laboral.

Noticia | 16 de febrero de 2024

Colombia da este paso fundamental gracias al consenso entre el Ministerio del Trabajo, la ANDI y las centrales sindicales CUT, CTC y CGT, que acordaron a finales de 2023 en la Comisión Permanente de Concertación de Políticas Salariales y Laborales iniciar la ratificación del Convenio 190 de la OIT. De esta forma el país se suma a los 36 Estados que ya se han comprometido en la lucha contra este flagelo, además de ser el 9º en hacerlo en Latinoamérica.

Saludamos muy positivamente que se presentara de manera tripartita ante el congreso de la república el Convenio 190 de la OIT (...) Acompañaremos a todas las bancadas del congreso para que lo podamos ratificar en el menor tiempo posible.

Fabio Arias, presidente de la CUT

El Convenio 190 fue adoptado en 2019 durante la Conferencia Internacional del Trabajo, máximo encuentro sobre el mundo del trabajo convocado por la OIT que reúne a gobiernos, empleadores y trabajadores de todo el mundo. Esta es la primera norma internacional que reconoce el derecho de todas las personas (hombres, mujeres y diversidades de género) a un mundo laboral sin violencia ni acoso. Agrupa la igualdad y la no discriminación con la seguridad y salud en el trabajo en un solo instrumento que sitúa la dignidad humana y el respeto en el centro.

La radicación de este proyecto de ley por el cual se busca ratificar el Convenio 190 por un trabajo libre de violencia y acoso es un hecho histórico, primero en la prevención y sanción de violencias de género; segundo, encarna lo que significa el diálogo social al haberse logrado en la mesa de concertación; y por último, se nutrió de los aportes de la sociedad civil y el acompañamiento de las organizaciones internacionales".

Gloria Inés Ramírez, ministra del Trabajo

De acuerdo con el Convenio, la expresión <> “designa un conjunto de comportamientos y prácticas inaceptables, o de amenazas de tales comportamientos y prácticas, ya sea que se manifiesten una sola vez o de manera repetida, que tengan por objeto, que causen o sean susceptibles de causar, un daño físico, psicológico, sexual o económico, e incluye la violencia y el acoso por razón de género”.

Lo anterior implica una visión amplia de la violencia en el mundo del trabajo que tiene en cuenta y combate, entre otras, de la violencia basada en género. Según el convenio se trata de “la violencia y el acoso que van dirigidos contra las personas por razón de su sexo o género, o que afectan de manera desproporcionada a personas de un sexo o género determinado, incluyendo el acoso sexual”.

Adicionalmente, el ámbito de protección del C190 es amplio, pues cobija a todas las personas trabajadoras sin importar su situación contractual; también protege a personas en formación como practicantes y aprendices, a quienes buscan trabajo, están postulando a un empleo, ejercen cargos de autoridad o son empleadores.

El Convenio debe aplicarse en todos los sectores de la economía, incluyendo el sector público, el privado, la economía formal e informal, tanto en entornos urbanos como rurales.

El sector empresarial anima porque el diálogo se presente de forma sincera para buscar acuerdos y generar políticas que nos conduzcan a un estándar de protección que se centre en las víctimas y el entorno laboral sea más amable".

Alfonso Palacios Torres, vicepresidente Jurídico de la ANDI

Las cifras de la violencia y el acoso en el mundo laboral

De acuerdo con la primera encuesta global sobre experiencias de violencia y acoso en el trabajo de la OIT, el 17,9% de las mujeres y hombres asalariados encuestados han sido víctimas de violencia y acoso psicológicos durante su vida laboral; el 8,5% ha enfrentado violencia y acoso físicos, particularmente los hombres. El 6,3% informó que había enfrentado violencia y acoso sexuales, siendo las mujeres las más expuestas. Las personas con mayor probabilidad de sufrir diferentes tipos de violencia son los jóvenes, los trabajadores migrantes y las mujeres y hombres que ocupan un empleo remunerado y asalariado. Las mujeres jóvenes tienen el doble de probabilidades que los hombres jóvenes de enfrentar violencia y acoso sexuales, y las mujeres migrantes casi el doble de probabilidades que las no migrantes.

Colombia actualmente no cuenta con cifras oficiales y actualizadas sobre violencia y acoso en el trabajo. La invisibilización de este problema es una razón más para avanzar en la ratificación del Convenio 190 de la OIT.

Reiteramos a nuestros constituyentes –empleadores, trabajadores y gobierno– nuestra disposición para brindarles asistencia técnica y seguir acompañándolos en esta senda hacia la igualdad y la justicia social para todas las personas trabajadoras en Colombia."

Ana Virginia Moreira Gomes, Directora Regional de la OIT para América Latina y el Caribe