Organizaciones sindicales realizan diagnósticos participativos para identificar impactos de la COVID-19 sobre el trabajo rural en Colombia

A través de grupos focales y encuestas, productores y productoras del departamento de Boyacá identificaron los impactos de la COVID-19 sobre el trabajo rural y propusieron soluciones para generar ingresos y trabajos decentes en el campo boyacense.

Noticia | 13 de diciembre de 2020
Boyacá – Entre los meses de agosto a diciembre de 2020 se realizó un diagnóstico participativo con diferentes actores para identificar los impactos de la COVID-19 sobre el trabajo rural, especialmente sobre la rama agropecuaria dada la gran importancia que esta tiene para la economía del departamento.

Este diagnóstico se llevó a cabo en el marco del proyecto de OIT para el “Fortalecimiento de las organizaciones sindicales rurales en el post conflicto en Colombia”, en alianza con el ORMET Boyacá, la Secretaria de Empresarial de la Gobernación de Boyacá, el Centro de Gestión para la Productividad y la Innovación de Boyacá (CREPIB) como operadores del ORMET y las organizaciones sindicales.

Los diagnósticos tuvieron como objetivos la documentación de las consecuencias económicas, sociales y ambientales de la pandemia sobre el trabajo rural, los indicadores socioeconómicos y del mercado laboral. Además, se identificaron los planes, programas y proyectos vigentes y las oportunidades que ofrecen para la mitigación de estos efectos. Este diagnóstico participativo tiene lugar en el marco del apoyo que se ofrece la OIT a la implementación de la Política Departamental de Trabajo Decente de Boyacá 2017-2032.

Las actividades desarrolladas en el marco del diagnóstico participativo incluyeron la realización de 9 grupos focales con la organización sindical rural ASOAGRIBOY, filial de Fensuagro. Más de 53 productores expresaron las dificultades que enfrentan en relación con el acceso a la tierra y la formalización de la propiedad, conectividad vial y digital, acceso al agua para la realización de sus actividades productivas agropecuarias, la falta de asistencia técnica, entre otras.

Los participantes propusieron soluciones para generar ingresos y trabajos decentes en el campo boyacense, como los sistemas de compras públicas y mercados campesinos, el establecimiento de centros de acopio, el fortalecimiento de las asociaciones, la formación para el fortalecimiento de sus capacidades productivas, el mejoramiento de la conectividad, el apoyo a la inversión y el acceso a programas para el desarrollo productivo.

Se llevaron a cabo además grupos focales con la Subdirectiva CUT Boyacá, las organizaciones campesinas Dignidad Agropecuaria, Dignidad Panelera y Dignidad Papera, los profesionales de las Secretarías de la Gobernación de Boyacá que tienen competencia en la generación de empleos e ingresos, y universidades. Además, se llevaron a cabo más de 1600 encuestas entre trabajadores y trabajadoras del sector rural.

Se espera que este diagnóstico sea un instrumento que permita la toma de decisiones y la búsqueda de soluciones reales a las problemáticas que enfrentan los miles de campesinos y campesinas del departamento de Boyacá, por lo que en 2021 comenzará el ciclo de socialización con el Gobernador, la Asamblea Departamental y demás actores que participaron de la etapa diagnóstica.

La OIT, por su parte, seguirá apoyando este proceso y brindando asistencia y acompañamiento técnico a la autoridad departamental y a las organizaciones sindicales para que, a través del diálogo social, se logren efectos positivos sobre el trabajo decente y la justicia social.