Los migrantes venezolanos se enfrentan a 180 barreras de acceso al mercado laboral formal

El estudio hecho por la Unidad del Servicio Público de Empleo y apoyado por la OIT y el BID analizó la experiencia de migrantes en 10 ciudades del país.

Noticia | 27 de noviembre de 2020

Bogotá - La emergencia humanitaria en Venezuela ha provocado que más de 4,9 millones de personas hayan dejado sus hogares hasta la fecha, lo cual representa el mayor desplazamiento poblacional en la historia moderna de América Latina y el Caribe. Aunque los países vecinos han mostrado solidaridad proporcionando más de 2,5 millones de permisos de residencia temporal y accesos al mercado laboral a los migrantes venezolanos, aún existen obstáculos para que estos accedan a puestos de trabajo decentes en los países de acogida.

Es por esto que la Unidad del Servicio Público de Empleo de Colombia (SPE) llevó a cabo un ejercicio exploratorio que dejó como resultado la identificación de 180 barreras de acceso al mercado laboral formal que enfrenta la población migrante procedente de Venezuela. El estudio parte de la perspectiva y experiencia de las agencias y bolsas de empleo en 10 ciudades del país: Arauca, Bogotá, Barranquilla, Cali, Cartagena, Cúcuta, Medellín, Pasto, Riohacha y Santa Marta.

El documento titulado Inclusión laboral para la población migrante proveniente de Venezuela en Colombia. Sistematización del Piloto para la identificación y mitigación de barreras de acceso al mercado laboral del Servicio Público de Empleo en Colombia en 2019, identificó factores relacionados al entorno laboral, a condiciones específicas de los territorios, al desconocimiento general de las políticas públicas nacionales y locales creadas para la atención de los migrantes, así como la falta de interés de los empleadores para contratar trabajadores migrantes, como algunas de las principales barreras a las que se enfrenta esta oblación para acceder a un empleo formal.

La versión final del piloto lanzada en octubre del 2020 contó con el apoyo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Fundación Panamericana para el Desarrollo (FUPAD), la Agencia de Cooperación Alemana (GIZ), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El resultado del piloto permitió identificar los ajustes que se deben implementar en los servicios básicos y especializados de gestión y colocación de empleo para lograr que los migrantes venezolanos puedan acceder a un trabajo decente.