COVID-19: Respuestas políticas nacionales

El mundo del trabajo y el COVID-19: Cuáles son las medidas adoptadas por los países

Cuando la pandemia COVID-19 sigue causando víctimas en numerosos países, la OIT publica un repertorio de las medidas adoptadas por sus Estados miembros y los interlocutores sociales dirigidas a mitigar sus impacto sobre las economías y los mercados de trabajo.

Comunicado de prensa | 9 de abril de 2020
GINEBRA (OIT Noticias) – La pandemia COVID-19 ha tenido repercusiones negativas sobre los mercados de trabajo de casi todos los países en el mundo, dando lugar a una pérdida sin precedentes de empleos y horas de trabajo.

Según la edición más reciente del Observatorio de la OIT: El COVID-19 y el mundo del trabajo, es necesario adoptar medidas políticas integradas y a gran escala a fin de atenuar el impacto de la pandemia, centrándose en cuatro pilares: apoyar a las empresas, el empleo y los ingresos; estimular la economía y el empleo, proteger a los trabajadores en el lugar de trabajo; y recurrir al diálogo social entre el gobierno, los trabajadores y los empleadores para encontrar soluciones.

Muchos de los 187 Estados miembros de la OIT han adoptado medidas sin precedentes para atenuar el impacto de la crisis sobre las empresas, los empleos y los miembros más vulnerables de la sociedad.

Estas medidas incluyen políticas activas en materia fiscal y monetaria, la extensión de la protección social, el fortalecimiento de la salud y la seguridad en el trabajo y el refuerzo del diálogo social.

“Esta no es sólo una crisis de salud, es una emergencia económica y laboral con efectos mucho más graves de la crisis financiera de 2008-2009”, declaró Greg Vines, Director General Adjunto de Gestión y Reforma de la OIT.

“Nuestros Estados miembros han formulado una amplia respuesta política que no tiene precedentes al reconocer la necesidad de adoptar medidas urgentes a fin de garantizar que esta pandemia no deje cicatrices duraderas en las economías, las personas y los empleos”.

Vea las respuestas adoptadas por los Estados miembros de la OIT a la crisis causada por la pandemia COVID-19 en el mundo del trabajo.