OIT: El desempleo en el territorio palestino ocupado es el más alto del mundo

El informe anual de la OIT sobre la situación de los trabajadores en los territorios árabes ocupados hace un llamado a favor del diálogo y la búsqueda común de soluciones para instaurar el trabajo decente.

Noticia | 30 de mayo de 2018
© James Emery
GINEBRA (OIT Noticias) – La tasa de desempleo en el territorio palestino ocupado ha incrementado hasta alcanzar el nivel más alto del mundo, 27,4 por ciento en 2017, según el informe anual de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), titulado La situación de los trabajadores de los territorios árabes ocupados.

Las mujeres y los jóvenes se ven especialmente afectados. La tasa de desempleo de las mujeres palestinas se aproxima ahora al 50 por ciento, y las tasas de los jóvenes no se distancian mucho.

“La ausencia de un proceso político y diplomático sobre las base de los Acuerdos de Oslo refuerza la ocupación e impide el desarrollo palestino”, dice el Director General de la OIT en su prólogo al informe. “El mercado laboral palestino se ha deteriorado aún más, cayendo hasta valores mínimos que deberían inquietar profundamente a todos los sectores interesados. Es evidente que la falta de oportunidades para los jóvenes los lleva a la desesperación.” 

En Gaza, casi uno de cada dos trabajadores está desempleado, mientras que casi dos tercios de las trabajadoras no tienen empleo. El bloqueo ha paralizado gran parte de la actividad económica, y el ingreso per cápita es inferior al de los primeros años 1990.

La evolución del mercado de trabajo refleja la desastrosa situación económica y las limitaciones impuestas por la ocupación. En vista de la grave escasez de oportunidades de trabajo, no es de sorprender que un número creciente de palestinos, en particular jóvenes, se retire del mercado laboral, sostiene el informe. Las tasas de actividad en el territorio palestino ocupado son entre las más bajas del mundo.

El informe presentado ante la Conferencia Internacional del Trabajo de la OIT describe además las múltiples restricciones sobre la actividad económica derivadas de la ocupación israelí a la Ribera Occidental, incluida Israel Oriental. La mayor parte de las tierras ocupadas sigue estando efectivamente fuera del alcance de los palestinos, la construcción de los asentamientos se intensifica y Jerusalén Oriental se encuentra aislada del resto de la Ribera Occidental.

Si bien es cierto que el clima de confrontación está empeorando en general, en el campo laboral se manifiestan signos alentadores de cooperación entre israelíes y palestinos sobre la cuestión del trabajo en Israel para los palestinos de la Ribera Occidental. El empleo palestino en Israel volvió a aumentar en 2017, en más de 11 ciento en un año, como consecuencia del aumento de permisos adicionales expedidos por las autoridades israelíes.

Alrededor de 131.000 palestinos trabajaban en Israel y en los asentamientos en 2017, contribuyendo al sustento de unas 650.000 personas en la Ribera Occidental. No obstante, el informe constata con preocupación, que su trabajo sigue estando asociado a altos costos, vulnerabilidades y dificultades. Además, alrededor de la mitad de todos estos trabajadores que poseen un permiso siguen pagando honorarios exorbitantes a los intermediarios para obtener los documentos necesarios. El costo promedio equivale a un tercio del salario mensual y entre 187 y 292 millones de dólares son sustraídos cada año de los salarios recibidos por los palestinos en Israel y en los asentamientos. Además, con frecuencia las condiciones de trabajo son precarias, sobre todo para los más de 40.000 palestinos que trabajan sin permiso en Israel y en los asentamientos.

El informe hace un llamado a “una mejor gobernanza y una reforma urgente” del sistema de contratación, colocación y entrada de los palestinos que trabajan en Israel. Esta iniciativa representaría “un gran alivio necesario y bienvenido que beneficiaría tanto a los trabajadores palestinos como a los empleadores israelíes”.

En su informe, el Director General de la OIT, invita al diálogo y a la búsqueda conjunta de soluciones que “permitirán instaurar efectivamente el trabajo decente en los territorios árabes ocupados. La OIT y la comunidad internacional en su conjunto deben seguir contribuyendo plenamente a estos esfuerzos y ser fieles a sus compromisos”.

Las conclusiones del informe se basan en una misión efectuada en marzo de este año que incluyó un debate amplio con las partes interesadas y visitas en el terreno a los territorios árabes ocupados. Desde 1980, el Director General ha recibido el mandato de presentar un informe anual a la Conferencia Internacional del Trabajo sobre la situación de los trabajadores en los territorios árabes ocupados, incluido el Golán sirio ocupado.