Frente a la escasez de mano de obra, los comerciantes minoristas deberán emplear más trabajadores de edad avanzada, dice un informe de la OIT

Comunicado de prensa | 20 de septiembre de 2011

GINEBRA (Noticias de la OIT) – Más de 40 representantes de gobiernos, empleadores y trabajadores provenientes de más de 25 países se reunirán en la sede de la OIT el 21 y 22 de septiembre para discutir sobre el impacto del envejecimiento demográfico en los mercados laborales del sector del comercio minorista.

El Foro de diálogo mundial sobre las necesidades de los trabajadores de edad en relación con la evolución de los procedimientos de trabajo y el entorno laboral en el comercio minorista de la OIT analizará cómo adaptar los procedimientos de trabajo y el entorno laboral en un sector de alto coeficiente de mano de obra, como el comercio minorista, para facilitar la participación de trabajadores de edad avanzada en el mercado de laboral de dicho sector.

Según el informe de la OIT preparado para la reunión Las necesidades de los trabajadores de edad en relación con la evolución de los procedimientos de trabajo y el entorno laboral en el comercio minorista, la proporción de la población joven de hasta 30 años está disminuyendo al tiempo que la de más de 50 años está aumentando, en particular en las economías desarrolladas. A medida que se incrementa la competencia en los mercados laborales, es probable que el sector del comercio minorista tenga que recurrir cada vez más al segmento de personas mayores, que está en expansión, para encontrar trabajadores.

El informe dice que estas preocupaciones son particularmente importantes para un sector que es conocido por su alto coeficiente de mano de obra y una rotación de personal superior a la promedio. Por lo tanto, el sector del comercio minorista necesita revisar sus prácticas de empleo, procedimientos de trabajo y entorno laboral a fin de mejorar su capacidad de atraer y retener a las personas mayores de 50 años, en especial en las funciones de ventas y servicios de atención al cliente.

Para abordar la escasez de mano de obra prevista en este sector, el informe muestra ejemplos de buenas prácticas, tanto en las organizaciones del sector público como del privado, en las cuales el comercio minorista podría inspirarse. Los ejemplos abarcan áreas como la formación, el desarrollo y la promoción; las prácticas de trabajo flexibles; la ergonomía y la formulación de tareas.

El informe también señala que el diálogo social entre gobiernos, empleadores y sindicatos en el sector podría facilitar mucho la adopción de medidas eficaces para mejorar la capacidad del sector de atraer y retener a los trabajadores de todas las edades en un mercado laboral sumamente competitivo.

De acuerdo con el informe, el sector del comercio suele ser el más grande, o uno de los más grandes, de la economía nacional. En 2005, el sector empleó a más de 30 millones de trabajadores en los 27 Estados miembros de la UE. En Japón, en 2010, el comercio minorista empleó a 7,3 millones de trabajadores, lo cual representa el 11,6 por ciento de los puestos de trabajo del país. En Sudáfrica, el comercio en general – cuyo componente principal es el comercio minorista – empleó cerca de 3 millones de trabajadores en el cuarto trimestre de 2010, es decir, 22,7 por ciento del total del empleo a nivel nacional.