Esta historia fue escrita por la Sala de Noticias de la OIT. Para ver las declaraciones y discursos oficiales de la OIT, por favor visite nuestra sección "Declaraciones y Discursos".

La OIT pide fortalecer la inspección del trabajo en el mundo

La OIT propuso hoy una serie de medidas destinadas a "revitalizar", modernizar y fortalecer los servicios de inspección del trabajo en todo el mundo, con el fin de impulsar el cumplimiento de leyes relacionadas con las condiciones laborales concebidas para proteger los derechos de millones de trabajadores.

Comunicado de prensa | 16 de noviembre de 2006

GINEBRA (Noticias de la OIT) - La OIT propuso hoy una serie de medidas ( Nota 1) destinadas a "revitalizar", modernizar y fortalecer los servicios de inspección del trabajo en todo el mundo, con el fin de impulsar el cumplimiento de leyes relacionadas con las condiciones laborales concebidas para proteger los derechos de millones de trabajadores.

La Oficina Internacional del Trabajo (OIT) destaca que la buena gobernanza en el lugar de trabajo es esencial para el desarrollo económico sostenible.

Las nuevas iniciativas relacionadas con la inspección del trabajo discutidas en la 297a sesión del Consejo de Administración que se realiza en esta ciudad fueron bien recibidas por representantes de empleadores y trabajadores, por sus efectos positivos sobre la competitividad, el crecimiento económico y la generación de empleo. Las nuevas medidas contribuirán a prevenir algunas de las 2,2 millones de muertes anuales causadas por accidentes y enfermadades ocupacionales, y a enfrentar la difusión de enfermedades como el VIH/SIDA. Los servicios de inspección efectivos también son cruciales en el combate al trabajo infantil, al trabajo forzoso y a la discriminación laboral.

Las iniciativas propuestas en la Comisión de Empleo y Política Social del Consejo de Administración apuntan a mejorar tanto la calidad como la cantidad de las inspecciones del trabajo, una actividad implica grandes desafíos para las 120.000 personas que desempeñan esta tarea en el mundo. Los cambios contribuirían a progresar hacia el "Programa de Trabajo Decente" de la OIT.

Las medidas sugeridas en el paquete para "revitalizar" los servicios de inspección incluyen auditorías tripartitas para ayudar a los gobiernos a identificar y remediar las deficiencias en estos servicios, el desarrollo de códigos de conducta éticos y profesionales, material de información sobre las inspecciones del trabajo, principios internacionales, y herramientas prácticas para evaluación de riesgos, sistemas de administración de salud y seguridad ocupacional, y capacitación especializada para los inspectores.

También se respaldó la propuesta de un Sistema integrado para la capacitación en inspección del trabajo (ILITS) que ayudaría a fortalecer estos servicios mediante la coordinación de elementos administrativos, de procedimiento y técnicos desde el nivel del trazado de políticas globales hasta el de las operaciones en las empresas donde la cantidad y la calidad de las inspecciones puede ser mejorada en forma importante.

En muchos países el número de trabajadores por cada inspector suele sobrepasar las recomendaciones de la OIT que son de uno por cada 10.000 en los países industrializados con economías de mercado a uno por cada 40.000 en los países de menor desarrollo.

El informe de la OIT dice que hay enormes diferencias en la relación inspectores trabajadores en todos los niveles de desarrollo. El radio registrado va de un inspector por cada 5.500 trabajadores en Malasia, por cada 8.300 en Letonia, por cada 45.000 en Burkina Faso, por cada 370.000 en Camboya, hasta por cada 3.200.000 en Bangladesh.

El informe agrega que los presupuestos para la inspección del trabajo han sido reducidos en muchos países como resultado de medidas de austeridad, a pesar que según la Comisión de Empleo y Política Social de el Consejo de Administración se trata de servicios que hacen un aporte importante al desarrollo económico, a la cohesión social y a la buena gobernanza.

Reformas a los servicios de inspección del trabajo

En una serie de países ya comenzaron a darse pasos para revitalizar la inspección del trabajo, dice el informe de la OIT. En 2004 Brasil reclutó 150 inspectores para enfrentar el trabajo forzoso, y Turquía ha capacitado a 108 para la lucha contra el trabajo infantil, mientras que en Grecia se ha entrenado a 81 nuevos inspectores. Durante los últimos tres años España aumentó el número de inspectores de 1.500 a casi 2.000, y Letonia espera aumentar su dotación con 39 nuevos puestos en 2007.

Como consecuencia del asesinato de dos inspectores del trabajo en 2005, el gobierno de Francia ha lanzado el "Plan Larcher", destinado a abordar la crisis organizacional que afecta a estos servicios, incluyendo reformas estructurales, administrativas, mejoras en la calidad del servicio y contratación de 700 nuevos inspectores hasta 2007.

Con 135 ratificaciones, el Convenio sobre inspección del trabajo de la OIT, 1947, (Nro. 81) ( Nota 2) es uno de los 10 convenios de la OIT con mayor número de ratificaciones y sirve como una guía internacional para garantizar la aplicación de las disposiciones legales relacionadas con las condiciones laborales y la protección de los trabajadores. Las medidas adoptadas ahora por el Consejo de Administración responden a una encuesta sobre la aplicación de las normas de la OIT relacionadas con estos servicios realizada en la Conferencia Internacional del Trabajo en junio de 2006.

Una administración laboral de calidad es fundamental para la efectividad de los servicios de inspección del trabajo, dice el informe. El Convenio de la OIT sobre la administración del trabajo, 1978 (Nro. 150) y la Recomendación que lo acompaña (Nro. 158) establecen los deberes de una administración laboral en relación con los servicios de inspección que le corresponde desempeñar.

Para un artículo de fondo sobre la inspección del trabajo, cliquear aquí.


Nota 1

Nota 2 - Para mayor información vea Inspección del trabajo, Informe III (Parte 1B), Conferencia Internacional del Trabajo, 95a sesión, Ginebra, 2006, ISBN 92-2-316606-3.