Contenido migrado
Recientemente hemos actualizado el sitio web de la OIT y estamos reconstruyendo varias páginas. Es posible que experimente problemas de diseño en algunas páginas mientras trabajamos en ellas. Gracias por su comprensión mientras mejoramos su experiencia.

Las políticas de empleo

Informe de la OIT dice que se precisan medidas adicionales para hacer frente a la crisis del empleo de Portugal

El documento describe la situación del país, que atraviesa un periodo de alto desempleo y caída de la inversión, como "crítica".

4 de noviembre de 2013

GINEBRA (OIT Noticias) – Portugal ha perdido uno de cada siete empleos desde el inicio de la crisis mundial en 2008, según un nuevo informe, "Enfrentar la crisis del Empleo en Portugal" * de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Gran parte de este deterioro se ha producido desde que fue puesto en práctica el programa de asistencia financiera en 2011. La crisis laboral ha afectado de manera desproporcionada a los trabajadores jóvenes y a las familias con niños pequeños.

El informe describe la situación socioeconómica del país como “crítica”, con niveles de desempleo si precedentes, una disminución drástica de las inversiones productivas y una recuperación económica que probablemente sea demasiado débil para modificar de manera significativa las cifras de desempleo.

“Gran parte de la acción política hasta ahora se ha dirigido hacia la reducción del déficit fiscal y a potenciar la competitividad”, constató Raymond Torres, Director del Departamento de Investigación de la OIT.

Según el informe, son necesarias nuevas políticas para invertir las tendencias negativas. Sus conclusiones serán discutidas en una conferencia de alto nivel, que se llevará a cabo en Lisboa el 4 de noviembre.

“La reducción de los salarios y de los programas de prestaciones sociales, junto al incremento de los impuestos, han erosionado los ingresos familiares y la demanda interna. Las pequeñas y medianas empresas tienen dificultades para obtener financiamiento, lo cual significa una pérdida de oportunidades de creación de empleo”, explicó Torres.

Algunas de las principales tendencias
  • El desempleo en Portugal se encuentra en su récord histórico, de más de 17 por ciento, si bien se ha estabilizado recientemente.
  • Desde 2008, se ha perdido uno de cada siete empleos, dos tercios de los cuales durante los dos últimos años.
  • 56 por ciento de los que buscan empleo, que están sin trabajar por más de un año, están perdiendo competencias y motivación.
  • Muchos trabajadores se han visto obligados a emigrar, entre los cuales algunos de los jóvenes más talentosos y calificados.
  • El coste de los préstamos para las empresas portuguesas es de 5,5 por ciento, en comparación con 2 por ciento en Alemania.
  • Las exportaciones hacia los países no europeos crecieron en más de 30 por ciento en 2012.
  • Las empresas portuguesas pueden responder más rápidamente a un incremento de la demanda interna y de las exportaciones, a condición de que se restablezcan las condiciones del crédito.
  • En el país existe una fructífera tradición de diálogo social.
“El informe muestra que es posible reducir el déficit fiscal y frenar el desempleo al mimo tiempo, en vez que favorecer un objetivo a expensas del otro”.

Un nuevo enfoque

Recientemente se ha producido cierto tipo de revitalización de la actividad económica –lo cual apoya las proyecciones del FMI, que prevén una recuperación económica para 2012–, pero son necesarias nuevas medidas debido a la debilidad de esa recuperación.

No se trata de regresar a las medidas anteriores a la crisis. La economía ya mostraba señales de estancamiento desde finales de los años 90. Un nuevo enfoque para enfrentar la crisis, centrado en el empleo, puede incluir una serie de medidas clave, como:
  • Mejorar las condiciones de crédito para las pequeñas empresas rentables. El establecimiento de una “unión bancaria” en la eurozona podría desencadenar un movimiento que favorezca las inversiones sostenibles y la recuperación del empleo.
  • Deberían ser instauradas medidas dirigidas a ayudar a las pequeñas empresas a crecer para convertirse en medianas empresas que podrían competir en los nuevos mercados de exportación. Un vasto programa de inversiones, posiblemente con la participación de Banco Europeo de Inversiones, contribuiría a alcanzar este objetivo.
  • Programas especiales dirigidos a los grupos desfavorecidos, como los jóvenes o los hogares sin trabajo, deberían ser instaurados. Por ejemplo, los sistemas de garantía para ayudar a los jóvenes a ingresar al mercado laboral. Estas políticas pueden ser apoyadas por las instituciones existentes en Portugal.
  • Las pasantías, el aprendizaje y la experiencia en el lugar de trabajo deberían ser promovidas y deberían establecerse nuevas asociaciones entre las instituciones educativas, las empresas, los representantes de los trabajadores y los jóvenes.
  • Los interlocutores sociales deben ser actores fundamentales en el mundo del trabajo de manera que puedan encontrarse soluciones equilibradas. Esto puede basarse en la larga tradición de diálogo social fructífero en Portugal.

“Algunas de estas medidas implicarán un coste para los presupuestos públicos, pero serían a corto plazo e impulsarían el proceso de recuperación del empleo”, afirmó Torres.

“La OIT puede aportar su competencia técnica para ayudar al Gobierno de Portugal y a sus interlocutores sociales a instaurar programas que se adapten a sus necesidades específicas”.

La conferencia de alto nivel, “Enfrentar la crisis del empleo en Portugal: ¿Cuáles caminos seguir?”, tendrá lugar el 4 de noviembre en Lisboa y contará con la participación, entre otros, del Ministro de la Solidaridad, Empleo y Seguridad Social, Pedro Mota Soares, el Director General de la OIT, Guy Ryder, y representantes de los grupos de empleadores y trabajadores.

* Informe completo en inglese "Tackling the jobs crisis in Portugal"

Related content

Enfrentar la crisis del empleo en Portugal [Resumen]
Placeholder image

Las políticas de empleo

Enfrentar la crisis del empleo en Portugal [Resumen]