DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

Las mujeres tienen más del doble de probabilidad de sufrir violencia y acoso sexual en el ámbito laboral

Además de la desigualdad de oportunidades y de trato, ellas están más expuestas a distintas formas de violencia en el mundo del trabajo. Con el impulso del gobierno y los sectores sindical y empresarial, Argentina podría ratificar el Convenio 190 de la OIT sobre violencia y acoso laboral.

Comunicado de prensa | 6 de marzo de 2020


(Buenos Aires, OIT Argentina) — Mientras trabajan, las mujeres tienen 2,2 veces más de probabilidad que los hombres de sufrir acoso sexual. La situación de las mujeres en el trabajo es aún más desprotegida cuando las mujeres son más jóvenes y, en especial, cuando están a cargo de la economía del hogar. A su vez, cuando ellas asumen la responsabilidad de cuidar a menores de cinco años, este factor introduce un mayor riesgo de vulnerabilidad.

Estos datos, que surgen de la Encuesta Nacional a Trabajadores sobre Condiciones de Empleo, Trabajo, Salud y Seguridad (ECETSS) –realizada por el Observatorio de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT) del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social–, ponen en evidencia dimensiones menos atendidas sobre las diferencias de género, en particular la igualdad de oportunidades y trato y la violencia y el acoso en el trabajo.

“En un contexto de escasez de datos, los que existen nos muestran que la mayor expresión de la violencia laboral representa situaciones de violencia de género, donde predomina la violencia psicológica”, dijo Javier Cicciaro, coordinador de la OIT en la Iniciativa Spotlight, una campaña conjunta de la Unión Europea y las Naciones Unidas para eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas.

Se trata de un fenómeno priorizado por la OIT, que en junio del año pasado adoptó el Convenio 190 sobre violencia y acoso en el mundo del trabajo, junto con una recomendación asociada, número 206. De acuerdo con Cicciaro, “el Convenio 190 representa un avance significativo porque es el primer instrumento normativo internacional que aborda específicamente la violencia y acoso laboral en el mundo del trabajo”. El convenio recibió el apoyo de un amplio sector del sindicalismo argentino, así como de distintas áreas del gobierno nacional. De hecho, el Presidente Alberto Fernández afirmó recientemente que enviará un proyecto de ley para que Argentina ratifique esa norma.

Respecto de la violencia laboral, los datos que aporta la ECETSS permiten explorar esta dimensión por primera vez. De allí se desprende que el porcentaje de mujeres que afirma haber sufrido algún episodio de violencia laboral en los últimos años es mayor que en el caso de los varones (31,6 por ciento frente al 31,5 por ciento). Sin embargo, existen diferencias significativas en el tipo de agresión.

“El porcentaje de mujeres que afirma haber sufrido algún episodio de acoso sexual en el último año es más del doble al de los varones”, dijo Elva López Mourelo, especialista de mercados de trabajo inclusivos en la OIT Argentina. Cuando se trata de acoso moral o maltrato psicológico, la incidencia entre las mujeres es más de dos puntos porcentuales superior: un 11,6 por ciento entre las mujeres frente al 9,5 por ciento entre los varones, precisó la especialista. De acuerdo con López Mourelo, “también existe una brecha en la incidencia de una agresión por parte de algún jefe o supervisor, que en el caso de las mujeres es de 1,4 puntos porcentuales superior”. De hecho, ese indicador muestra un 10 por ciento para las mujeres frente al 8,6 por ciento para los varones.






“El porcentaje de mujeres que declara que su género influye negativamente a la hora de ser contratada es 2,6 veces mayor que el de los varones”, dijo López Mourelo, en referencia a los datos registrados por la ECTSS. A su vez, destacó que las mujeres consideran que su género reduce la posibilidad de obtener un ascenso y que además influye en el trato negativo que recibe de sus supervisores, colegas o clientes, pacientes, alumnos, entre otros interlocutores.

“Las mujeres jefas de hogar y con presencia de menores de 5 años en el hogar se ven significativamente más afectadas que el promedio por esta desigualdad en las oportunidades y en el trato”, indicó López Mourelo. Asimismo, señaló que las trabajadoras menores de 30 años reportan que ser mujer influye negativamente a la hora de ser contratadas, en un porcentaje que casi dobla a la media. “Casi un 7 por ciento de las mujeres entre 25 y 44 años afirma que su género influye en el trato negativo recibido por parte de supervisores, colegas o clientes, frente al 5,2 por ciento observado para el total de las mujeres”, dijo la especialista de la OIT.

Como parte esencial de su mandato, la organización sostiene que todas las personas tienen el derecho a un ambiente laboral libre de violencia y acoso. Precisamente, el Convenio 190 de la OIT busca eliminar la violencia y el acoso en el mundo del trabajo. En ese sentido, la OIT convoca a escala global para que todos los países procedan a ratificar esa nueva norma internacional.