Sector rural y desarrollo local

Mesas Ejecutivas: una tecnología para el desarrollo productivo con trabajo decente

Contexto

La COVID-19 ha patentizado y acentuado un dualismo productivo/tecnológico, caracterizados por un lado por la existencia de un pequeño número de empresas modernas con alta (y creciente) productividad e integradas a la economía del conocimiento, Y por el otro lado, muchas empresas informales con productividad baja o medio-baja (y estancada), y con empleos precarios. Como resultado en el agregado tenemos economías con niveles medio-bajos de productividad, alta heterogeneidad e informalidad y con dificultades para generar trabajo decente.

Para superar estos problemas tenemos dos grandes retos: a) el reto de la sofisticación productiva: poner en valor todos los sectores con ventajas comparativas y usarlos como plataforma para sofisticar nuestro aparato productivo y generar trabajo decente, y b) El reto de la inclusión productiva: Lograr que un porcentaje significativo de nuestras micro y pequeñas empresas (MYPE) aumenten su productividad y calidad, y mejoren las condiciones de trabajo para insertarse en cadenas de valor dinámicas y formales.

Abordar dichos retos es complejo. El camino tradicional al desarrollo (la “industrialización”) no parece ser un camino realista porque la globalización y los cambios tecnológicos son cada vez más “ahorradores” de empleo. Además, ALC no ha invertido lo necesario en capacidades humanas y en manufactura avanzada.  Sin embargo, los cambios en métodos productivos y crecientes estándares internacionales––laborales, ambientales, de inocuidad, éticos–– implican oportunidades para los sectores vinculados a la economía rural (agricultura, ganadería, silvicultura, turismo, agro-gastronomía). Y para aprovecharlas se requiere resolver múltiples problemas de coordinación entre actores públicos y privados, y en especial entre los actores sociales del mercado de trabajo.

Dado que estos problemas de coordinación son a menudo “sectoriales” se requiere de Política Industrial (PI). Pero no debe ser PI tradicional, que es presuntiva y top down, sino PI moderna que considere una dimensión territorial y un enfoque de cadena de valor para integrar a pequeños productores y MYPE rurales. Resulta importante mencionar que la Política Industrial Moderna (PIM) o Política de Desarrollo Productivo (PDP) desde el punto de gestión, se alejan de los modelos tradicionales lineales que comienzan con un análisis y terminan con una evaluación. Las PDP requieren modelos de gestión iterativos, coordinación continúa y evaluación evolutiva. Y en estos procesos resulta indispensable que los actores sociales del mercado de trabajo identifiquen problemas, co-creen e implementen soluciones de manera colaborativa.

Las Mesas Ejecutivas (ME)

Las MEs buscan resolver algunas fallas de coordinación y contribuyen a operacionalizar el diálogo social y la cooperación entre actores claves públicos y privados. En tal sentido, son instrumentos de gestión pública que:

- Identifica (y busca eliminar) los cuellos de botella que afectan la productividad y la capacidad de generar trabajo decente de un sector o cadena de valor.
- Se enfoca en la co-creación e implementación de soluciones sostenibles.
- Incluye “stakeholders” públicos y privados ––organizaciones empresariales, las MYPE y organizaciones de trabajadores–– claves.
- No reemplaza ministerios o agencias públicas. Trabaja con (y para) ellos.
- Se construye una visión compartida y fortalece la institucionalidad.

Una ME se constituye a través de un grupo de trabajo temporal, público-privado, que toma acciones concretas para elevar la productividad, crear empleo formal y trabajo decente en un sector vertical (turismo, forestal, minería, agro- exportación, acuicultura, pesca, etc.) o de un factor horizontal (logística, innovación, mercado de capitales, tránsito, etc.) específico. Se centra en la rápida implementación de soluciones potenciales para elevar la productividad y promover el trabajo decente.

Objetivo

La Oficina Regional de la OIT para ALC promueve una iniciativa regional para apoyar a los países en la implementación de estrategias sectoriales para una reactivación productiva con trabajo decente, con el objetivo de:

Brindar asistencia técnica a los Constituyentes de la OIT para la creación y fortalecimiento de Mesas Ejecutivas (ME) sectoriales con el fin de contribuir a:

• Resolver fallas de coordinación
• Operacionalizar el diálogo social y la cooperación entre actores claves públicos y privados
• Identificar y eliminar los cuellos de botella que afectan la productividad y la capacidad de generar empleo formal y trabajo decente en sectores y/o cadenas de valor, en el contexto de la pandemia COVID-19.

Este tipo de estrategias debe basarse en un proceso de diálogo social y de colaboración estratégica entre el gobierno, las organizaciones empresariales y las organizaciones de trabajadores de los sectores o cadenas de valor.

Además, debe adoptar tanto el enfoque sistémico para identificar y eliminar causas subyacentes de problemas que limitan la productividad y el trabajo decente en determinados sectores productivos o cadenas de valor.