Sector rural y desarrollo local

Soluciones innovadoras para la promoción del trabajo decente

Contexto

Para hacer frente a los problemas estructurales que condicionan los déficits de trabajo decente en los ámbitos urbanos y rurales resulta importante que los países engarcen su reactivación económica dentro de un proceso que busque una transformación productiva para cerrar las brechas y dualidades en materia de productividad, condiciones de trabajo, formalización, innovación, financiación, digitalización, empleabilidad, articulación productiva, etc. Ello va a requerir crear una institucionalidad con capacidad para promover la coordinación y cooperación público-privada a nivel sectorial y territorial, a través de la promoción del diálogo social.

Sin embargo, en el ámbito de las políticas e instrumentos institucionales, la mayoría de los países de la región presentan debilidades en las políticas públicas dirigidas al mercado del trabajo y políticas de desarrollo productivo para las áreas rurales. Existe un sesgo urbano de las políticas gubernamentales que toman en cuenta sólo parcialmente las áreas rurales, asimismo, prevalece un modelo convencional “lineal” en la gestión de las intervenciones (diseño-formulación-implementación-evaluación) que limitan los procesos de innovación, calidad e impacto de las políticas públicas.

La descoordinación y desarticulación de los actores, así como la limitada conexión de las intervenciones con las narrativas y dinámicas sociales, económicas, políticas y culturales de los territorios rurales impactan negativamente en los procesos de innovación, los resultados esperados en términos de desarrollo y sostenibilidad de las intervenciones.

En este contexto, se presentan los siguientes desafíos:

•  Mejorar o fortalecer el diseño, formulación y evaluación de intervenciones innovadoras y sostenibles para la promoción del empleo productivo y el trabajo decente en la economía rural.

•  Desarrollar estrategias de intervención que permitan testar, ajustar y validar nuevas intervenciones innovadoras para la promoción del trabajo decente en la economía rural bajo una lógica iterativa de investigación-acción para luego escalarlas o amplificarlas.

•  Desarrollar soluciones innovadoras para enfrentar los problemas y desafíos del mercado de trabajo considerando las narrativas, necesidades y aspiraciones de los actores sociales sectoriales y territoriales.

•  Encontrar nuevas formas innovadoras de actuar de manera colaborativa, intersectorial y multisectorial de cara a superar la descoordinación y desarticulación de las iniciativas y aprovechar la “inteligencia colectiva” para hacer frente a los desafíos de promoción del trabajo decente.

•  Determinar la viabilidad de las intervenciones innovadoras en contextos territoriales y sectoriales específicos utilizando la menor inversión posible y herramientas ágiles de evaluación en un contexto de limitados recursos.

LABOR - Laboratorio de innovación social para la promoción del trabajo decente en la economía rural de ALC

Objetivo de LABOR

Apoyar a los constituyentes de la OIT en procesos de identificación, co-creación, prototipado y escalado de soluciones innovadoras (políticas, estrategias, programas, etc.) que aumenten la calidad y el impacto de las intervenciones para la promoción del Trabajo Decente en la economía rural y respondan a las prioridades de políticas de la Declaración de Panamá (RRA del 2018) y a la Declaración del Centenario de la OIT para el futuro del trabajo (CIT, 2019).

Plataformas de innovación

El enfoque de innovación social ofrece herramientas que permiten fortalecer la cooperación y la confianza entre actores en clave “plataformas de innovación”, así posibilitan desarrollar de manera evolutiva e iterativa soluciones adecuadas al contexto cultural y a las necesidades y retos de las poblaciones objetivo y las organizaciones.

La innovación social es el desarrollo y la implementación de nuevas soluciones que contribuyen de manera positiva al desarrollo y empoderamiento humano, respondiendo a una diversidad de problemas y retos sociales, económicos, ambientales e institucionales vinculados a la exclusión, a diferentes carencias, y a la falta de bienestar.

En este marco, desde la perspectiva de la OIT, este enfoque ayuda a responder a las necesidades, prioridades y retos de los gobiernos, organizaciones de empleadores y organizaciones de trabajadores para impulsar la justicia social y promover el trabajo decente.

El ciclo de innovación de LABOR:

Promueve la implementación del ciclo de la innovación social en clave de plataforma de innovación para impulsar procesos de (1) análisis, escucha e interpretación, (2) concreción, (3) prototipado, (4) escalado, (5) evaluación evolutiva, (6) comunicación y (7) financiamiento y sostenibilidad financiera.