Perspectivas sociales y del empleo en el mundo – Tendencias 2019

América Latina y el Caribe en deuda con la calidad del empleo

Un nuevo informe de la OIT indica que la tasa de desempleo regional experimenta una leve disminución, pero al mismo tiempo alerta sobre la persistencia de déficit de trabajo decente reflejados por indicadores relacionados con las condiciones laborales.

Noticia | 15 de febrero de 2019
LIMA (OIT Noticias) – La persistencia de una alta tasa de informalidad, de desigualdad de género, de subutilización de la fuerza de trabajo y de pobreza laboral, ponen en evidencia la necesidad de redoblar los esfuerzos por aumentar tanto la cantidad como la calidad de los empleos en América Latina y el Caribe, destacó hoy la Oficina Regional de la OIT.

“Hay más de 150 millones de personas están ocupadas en condiciones de informalidad en esta región, y alrededor de 20 millones de trabajadores se encuentran en situación de pobreza extrema o moderada”, dijo hoy el Director de la OIT a.i. para América latina y el Caribe, Carlos Rodríguez, al citar los datos de un informe en el cual se advierte que no habrá grandes progresos en los próximos años.

El informe “Perspectivas sociales y del empleo en el mundo 2019”, difundido este martes en la sede de la OIT en Ginebra destacó que, en el caso de América Latina, después de años de un período de desaceleración económica que impactó las tasas de desempleo, ahora hay signos de mayor crecimiento, aunque su impacto sobre el empleo será modesto

En el capítulo sobre América Latina y el Caribe este informe global destaca que la tasa de participación en la fuerza de trabajo en la región es de 64,1%, lo cual equivale a 314,2 millones de personas, de las cuales 289 millones están ocupadas.

De acuerdo con el informe, si se mantiene la tendencia de crecimiento moderado la tasa de desempleo regional que llegó a 8,0% en 2018, se mantendría sin cambios en 2019, y recién bajaría a 7,8% en 2020, 7,7 en 2021, 7,7 en 2022 y 7,6 en 2023. Esto significa que el número de 25,3 millones de desempleados se mantendría casi sin alteraciones hasta 2023.

El informe destaca que la situación regional es heterogénea, y que en gran parte la leve baja del desempleo será empujada por una ligera mejoría en las tasas de Brasil, donde está localizada la mayor parte de la población económicamente activa de la región.

“Todo parece indicar que la mejoría del mercado de trabajo será modesta y no alcanzará para revertir en forma importante los problemas que enfrentamos en la actualidad. Para lograr una mejoría en la situación del empleo la región deberá crecer más y mejor”, recalcó Rodríguez al referirse a que estos números representan en la práctica “un estancamiento”.

Pero más allá del desempleo, el informe de la OIT destaca que el principal problema de los mercados de trabajo en el mundo es el empleo de mala calidad. En el caso de América latina, esta situación afecta “a una gran parte de la población ocupada”.

La tasa de informalidad que se cita para la región es de más de 53% de los ocupados, lo cual equivale a poco más de 150 millones de personas. Entretanto, el informe dice que 13,1 millones de personas tienen empleo pero están en situación de pobreza moderada, y 6,5 millones de trabajadores están en situación de pobreza extrema.

En cuanto al empleo de las mujeres, el informe destaca que su tasa de participación de 51,7% en 2018 es unos 25 puntos porcentuales menor que la de los hombres, y la tasa de desempleo de 2,6% es 2,6 puntos porcentuales mayor.

El informe hace referencia además a una fuerza de trabajo potencial, que alude a la fuerza de trabajo subutilizada, que es de 16,3% para las mujeres y de 10,0% para los hombres en esta región. “En este grupo de quienes buscan empleo pero no están disponibles para incorporarse a un empleo, o que están disponibles pero no buscan empleo, hay muchas más mujeres que hombres”, recalca el estudio de la OIT.