Informe

Políticas de Desarrollo Productivo en México (OIT Américas, Informes Técnicos 2018/12)

Para contribuir a la generación de conocimiento sobre políticas de desarrollo productivo y ponerlo al servicio de los constituyentes de la OIT y el público en general, la Oficina Regional decidió lanzar un ambicioso proyecto de investigación que llegó a abarcar cuatro países de la región, Argentina, Brasil, México y Uruguay, en cada uno de los cuales se ejecutaron dos estudios paralelos: uno orientado a la caracterización de lo que llamamos el “Panorama de las Políticas de Desarrollo Productivo” en cada país, es decir, los grandes rasgos de los esfuerzos y programas de cada país en esta materia, y otro orientado a identificar y caracterizar “Casos de Éxito”.

En este volumen, se presentan los resultados de los dos proyectos de investigación llevados a cabo en México. El primero de ellos, elaborado por un equipo de investigadores coordinado por Juan Carlos Moreno-Brid y Gabriela Dutrenit, en el que participaron Joaquín Sánchez, Elena Alvarez, Jesús Márquez, Fernando Muñoz, Darío Pazos, Isabel Salat y Saúl Valdez, reporta el panorama general de las PDP recientes en México, con un análisis que cubre el período, 1950 a 2012, y luego en más detalle desde el 2012. Durante este último período se analizan varios programas, incluyendo el Programa de Desarrollo Innovador (PRODEINN) y otros programas relacionados de la Secretaría de Economía; el Programa de Apoyo para la Productividad (PAP) de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social; el Comité Nacional de Productividad y los Comités Estatales de Productividad; y las Zonas Económicas Especiales. El segundo informe, elaborado por Gabriela Dutrenit, Juan Carlos Moreno-Brid, Alexandre O. Vera-Cruz y Arturo Torres, asume la perspectiva de estudios de caso, examinados desde el punto de vista de los protagonistas, y busca identificar rasgos y características comunes en los proyectos exitosos, como parte de un esfuerzo, que abarca las investigaciones realizadas en los otros países ya mencionados, por desentrañar lo que podríamos llamar “tecnología del éxito” en política de desarrollo productivo.