Discapacidad y trabajo

  • ©ILO/Nguyen A.
Las personas con discapacidad representan aproximadamente mil millones de personas, un 15% de la población mundial. Alrededor del 80 por ciento están en edad de trabajar. Sin embargo, su derecho a un trabajo decente, es con frecuencia denegado. Las personas con discapacidad, en particular las mujeres con discapacidad, se enfrentan a enormes barreras actitudinales, físicas y de la información que dificultan el disfrute a la igualdad de oportunidades en el mundo del trabajo. En comparación con las personas sin discapacidad, las personas con discapacidad experimentan mayores tasas de desempleo e inactividad económica y están en mayor riesgo de una protección social insuficiente -la cual es clave para reducir la pobreza extrema. Más >>

Actualidades

  1. Empresas y personas con discapacidad

    Tres empresas multinacionales se incorporan a la Red Mundial de Empresas y Discapacidad

    19 de octubre de 2017

  2. Reunión regional sobre la inclusión de la discapacidad en el sector privado

    La inclusión de personas con discapacidad da sentido a los negocios - también en Latinoamérica

    18 de septiembre de 2017

  3. Redes sirven de plataforma para la inspiración y el aprendizaje mutuo de las empresas

    Redes Nacionales de Empresas y Discapacidad - Principios y Directrices

    17 de septiembre de 2017

Empleo asalariado de personas con discapacidad

  1. Las empresas públicas y privadas reconocen cada vez más las ventajas de una fuerza de trabajo diversa que integra a empleados con discapacidad.

Estadísticas del mercado de trabajo sobre personas con discapacidad

  1. Es esencial disponer de mejores datos estadísticos para concebir y poner en marcha intervenciones más inclusivas en el mercado de trabajo.

Las asociaciones de trabajadores y la discapacidad

  1. Los sindicatos desempeñan un papel fundamental en la promoción de los derechos de los trabajadores con discapacidad.

Protección social inclusiva con la discapacidad

  1. Los regímenes de protección social deben adquirir un carácter más incluyente con las personas con discapacidad y facilitar incentivos para que estas accedan al mercado laboral y permanezcan en él.