Textiles; vestido; cuero; calzado

Una industria global que se enfrenta a nuevos desafíos

El sector de los textiles, el vestido, el cuero y el calzado es uno de los sectores más globalizados, que brinda oportunidades de empleo a más de 60 millones de trabajadores en todo el mundo. Este sector es una fuente importante de empleo formal en los países en desarrollo. Debido al número y al perfil de los trabajadores a los que emplea, el sector ofrece un gran potencial para contribuir considerablemente al desarrollo económico.

El sector está integrado fundamentalmente por trabajadores no calificados, mujeres jóvenes, un gran número de migrantes internos y trabadores con contratos de corta duración. También se caracteriza por unos bajos niveles de representación sindical. En algunos países, la fabricación de textiles puede ser una de las únicas oportunidades para trabajar en el sector formal y, con frecuencia, uno de los pocos trabajos considerados aceptables para las mujeres. Además, el sector sigue figurando entre las industrias con mayor coeficiente de mano de obra, no obstante los progresos realizados en lo que respecta a la tecnología y a las prácticas en los lugares de trabajo.

Debido a su naturaleza mundial, el sector se enfrenta a retos como la competitividad en relación con los costos, la innovación de productos y cómo competir en un mercado cada vez más global. Estos factores dan lugar a que el sector sea muy vulnerable, lo cual afecta a las condiciones sociales de millones de trabajadores cuyos medios de subsistencia dependen de él.