Comercio

El comercio, al que algunas veces también se hace referencia como servicios de distribución, abarca fundamentalmente el comercio minorista y el comercio mayorista. Al tratarse del vínculo necesario entre los productores de bienes y sus consumidores, el comercio es una de las actividades económicas más universales (no todos los países tienen una industria automotriz, textil o petrolera, por ejemplo, pero todos los países, con independencia de su grado de desarrollo o de su sistema político, tendrán un sector del comercio, incluido casi toda seguridad un punto de venta minorista en la aldea más remota).

Como cabría esperar de su alcance universal, el sector es sumamente heterogéneo, y existen grandes diferencias entre las empresas mayoristas y minoristas, aunque en muchos países las operaciones de una empresa pueden abarcar ambas divisiones de comercio. También existen grandes diferencias entre los minoristas, dependiendo de las estrategias competitivas de las empresas y del subsector en el que despliegan su actividad, por ejemplo, si son grandes almacenes, comercios especializados o almacenes de descuento. La estructura y el funcionamiento del sector también varían en gran medida entre los países, de conformidad con factores como el nivel de vida, los hábitos de consumo y de compra de la población, y reglamentaciones legales sobre el tamaño de las empresas, los horarios de apertura de los comercios, y la protección del consumidor. El comercio también está cada vez más globalizado y concentrado, y un alto porcentaje de las empresas de comercio figuran en el listado Fortune Global 500 en términos de volumen de ventas y de número de trabajadores.

La labor desplegada por la OIT en el sector en los últimos años se ha centrado en las consecuencias de la glboalización y la reestructuración en los recursos humanos; en los efectos de las fusiones y adquisiciones en el empleo; en las consecuencias sociales y laborales de las tecnologías avanzadas destinadas a minoristas; en los requisitos en materia de desarrollo de las calificaciones para el sector y sus trabajadores, y en las necesidades de los trabajadores de edad en un entorno minorista en continua evolución.