Nota de información no. 10

Formalización del trabajo doméstico

Se calcula que más de la mitad de la fuerza del trabajo del mundo pertenece a la economía informal. Si bien la informalidad y muchas de sus causas afectan a sectores distintos de las economías de los países, el empleo informal puede verse concentrado en sectores particulares, con formas e impulsores específicos según el sector. El trabajo doméstico es uno de esos sectores: se caracteriza por la elevada incidencia de los acuerdos informales y contribuye considerablemente a la informalidad, principalmente entre las mujeres. La OIT calcula que en todo el mundo el número de trabajadores domésticos mayores de 15 años asciende a 67 millones (OIT, 2015c). Se estima que 50 millones de estos trabajadores se encuentran en el empleo informal, lo que hace que el sector del trabajo doméstico registre una de las mayores participaciones en este tipo de empleo. El trabajo doméstico también es un sector con tendencia a crecer. Con el envejecimiento de la población, las tasas crecientes de participación de las mujeres en la fuerza de trabajo y la preferencia por los cuidados a domicilio de las personas de edad y los enfermos crónicos (Eurofound, 2013), las familias recurren cada vez más a los trabajadores domésticos para ayudar en sus hogares y con sus hijos y parientes de edad.