Nuevo informe de OIT dice que “el costo de la coacción” para las personas en trabajo forzoso supera los US$ 20.000 millones al año

Noticia | 1 de mayo de 2009
GINEBRA (Noticias de la OIT) - En un nuevo estudio sobre los modelos de trabajo forzoso en el mundo, la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) dice que el "costo de oportunidad" derivado de la coacción (Nota 1) de los trabajadores afectados supera los U$S 20.000 millones al año.

El informe, titulado El Costo de la Coacción (Nota 2), describe el creciente número de prácticas inescrupulosas, fraudulentas y criminales que pueden llevar a las personas a situaciones de trabajo forzoso, y hace un llamado para aumentar los esfuerzos para erradicar estas prácticas.

El informe describe además los importantes progresos que se han logrado en reducir y prevenir el trabajo forzoso a nivel nacional e internacional (Nota 3), pero advierte sobre el posible impacto de la crisis económica y del empleo mundial.

"El trabajo forzoso es la antítesis del trabajo decente", dijo el Director General de la OIT, Juan Somavia. "Causa un incalculable sufrimiento humano y le roba a sus víctimas. El trabajo forzoso moderno puede ser erradicado, a condición de que haya un compromiso sostenido por parte de la comunidad internacional y que se trabaje de manera conjunta con los gobiernos, los empleadores, los trabajadores y la sociedad civil".

Además, el informe calcula que el "costo de oportunidad" de la coacción para los trabajadores afectados por estas prácticas abusivas, en términos de pérdida de ganancias, supera en la actualidad los U$S 20.000 millones al año. Este es un argumento económico de peso y un imperativo moral que obliga a los gobiernos a conceder mayor grado de prioridad a esta preocupación.

Publicado en medio de la peor crisis económica y financiera de las últimas décadas, el informe de la OIT agrega que "en ese tipo de coyunturas quienes más sufren son los más vulnerables. En esos tiempos es todavía más necesario evitar que los reajustes no se hagan a costa de unas salvaguardias conquistadas a duras penas para impedir que los trabajadores de las cadenas de suministro se vean sometidos a trabajo forzoso o al abuso de la trata".

El informe presenta un panorama mixto de los esfuerzos realizados a nivel global para combatir el trabajo forzoso. Si bien la mayoría de los países ha introducido leyes que lidian con el trabajo forzoso como un delito criminal y el tema ya no es ocultado como un tabú, otros países tienen dificultades para identificar los casos de abuso, y más aún para definir las respuestas políticas apropiadas.

El informe señala que entre los esfuerzos nacionales e internacionales para reducir y prevenir el trabajo forzoso se encuentran nuevas leyes y políticas a nivel nacional y regional, así como una creciente protección en términos de seguridad social para aquellas personas con mayores riesgos de caer en el trabajo forzoso y la trata personas.

"La mayoría de los casos de trabajo forzoso sigue produciéndose en los países en desarrollo, a menudo en la economía informal y en regiones aisladas con deficiencias en infraestructuras, inspección laboral y mecanismos para hacer cumplir a ley", señala el informe. "Esto sólo puede ser subsanado mediante políticas y programas integrados, que combinen medidas de cumplimiento efectivo de las leyes con iniciativas proactivas de prevención y protección, y potenciando a aquellas personas en riesgo de convertirse en víctimas del trabajo forzoso a defender sus propios derechos".

"No debemos olvidar que el trabajo forzoso en un delito grave que requiere una sanción penal", dijo Roger Plant, jefe del Programa Especial de Acción para combatir el Trabajo Forzoso de la OIT. "Pero también debemos recordar que el trabajo forzoso no suele estar bien definido en la legislación nacional, lo cual hace difícil abordar las múltiples formas sutiles en que los trabajadores pueden ser privados de su libertad. El desafío es enfrentar estos problemas de una manera integral, a través de la prevención y de la aplicación de leyes, e utilizando tanto la justicia laboral como la penal".

Se pueden solicitar entrevistas con los autores del informe a través del Departamento de Comunicación de la OIT: +4122/799-7912 o escribiendo a communication@ilo.org.

En América Latina puede contactar por el email cordova@oit.org.pe o al +511 6150386

-------------------------------------------------------------------

Nota 1 - Fuerza o violencia que se hace a alguien para obligarlo a que diga o ejecute algo (según la definición del diccionario de la Real Academia Española).

Nota 2 - El costo de la coacción, Informe global con arreglo al seguimiento de la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo 2009, Oficina Internacional del Trabajo, Ginebra, ISBN 978-92-2-120628-6.

Nota 3 - El informe anterior de la OIT sobre trabajo forzoso publicado en 2005 ofrecía cifras que demostraban que cerca de 12,3 millones de personas en el mundo estaban en alguna forma de trabajo forzoso o servidumbre. 9,8 millones de las cuales eran explotadas por agentes privados, incluyendo a más de 2,4 millones en trabajo forzoso como consecuencia de la trata de seres humanos.