12 de junio: Día Mundial contra el Trabajo Infantil 2008

Noticia | 1 de junio de 2008
Citando datos que indican que gran parte de los 75 millones de niños y niñas que no asisten a la escuela primaria comienzan a trabajar a edades tempranas, la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) ha asegurado hoy que la educación es crucial para romper el ciclo del trabajo infantil y la pobreza así como para erradicar el trabajo infantil en sus peores formas para 2016

Según las últimas mediciones del Programa Internacional de Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC) de la OIT, alrededor de 72 millones de niños y niñas en el mundo, en edad de educación primaria, y un número mucho mayor en edad de educación secundaria, están fuera de las salas de clases. Muchos de ellos, están entre los 218 millones de niños y niñas que trabajan en el mundo. Según el IPEC, esto puede obedecer, entre otros motivos, a un tema de costos, ya que sus familias dependen de su trabajo para subsistir, o simplemente a la dificultad de acceso a la educación.

Frente a esta realidad, la OIT instituyó el primer Día Mundial contra el Trabajo Infantil en 2002, como forma de poner de relieve la grave situación de niños, niñas y adolescentes que están en trabajo infantil. Desde esa fecha, la OIT cada año invita a conmemorar este día entorno a un tema en particular, el que este año es:

"Educación: respuesta acertada al trabajo infantil"

A través de este mensaje, OIT declara que la educación es clave para romper el círculo de la pobreza, así como para lograr la meta mundial de la erradicación de las peores formas de trabajo infantil al 2016.

El Director General de la OIT, Juan Somavia, hizo un llamado en Ginebra a darle una "dimensión educativa" a la lucha contra el trabajo infantil, y agregó: "debemos trabajar para que todo niño tenga derecho a la educación y para que no deba trabajar para sobrevivir. El objetivo es una educación de calidad para los niños y un trabajo decente para todos los adultos. Les exhorto a prestar su voz y su acción al movimiento mundial contra el trabajo infantil".

En este sentido, OIT hace un llamado a nivel mundial a que se tomen medidas concretas como: Disminuir costos indirectos y directos de la escolarización; crear incentivos financieros para compensar los costos en que deben incurrir las familias para alentarlas a que envíen a sus hijos a la escuela; mejorar la calidad de la educación; ofrecer oportunidades de educación a los jóvenes y adultos que no pudieron recibir una educación formal y proporcionar formación profesional y de calificación adecuadas a los adolescentes y jóvenes, de modo que adquieran las competencias necesarias que les faciliten las transición de la escuela al trabajo.

Además, OIT agregó que invertir en la educación es una decisión económica eficaz, ya que uno de sus estudios señala que la eliminación del trabajo infantil y su sustitución por una enseñanza universal ofrece grandes beneficios económicos y sociales. Globalmente, tales beneficios superan a los costos en una relación de más de 6 a 1, y cada año de escolarización adicional, hasta los 14 años, genera un 11% adicional de ganancias futuras por año (*).

Cientos de eventos se han organizado en más de 60 países en todo el mundo para celebrar el Día Mundial. En su sede de Ginebra, la OIT realizará este jueves una sesión plenaria de la Conferencia Internacional del Trabajo, que tendrá lugar entre las 10:00 y 10:30 a.m. (hora de Suiza). La sesión estará encabezada por el Director General de la OIT y contará con la presencia de un representante de la UNESCO, la agencia de Naciones Unidas encargada de la "Coordinación Internacional de la Educación Para Todos", así como de representantes de gobiernos, empleadores y trabajadores.

Un tema crucial también en Chile

Según un documento dado a conocer la semana pasada por OIT (**), en Chile casi 240 mil niños, niñas y adolescentes trabajan. De éstos, 107 mil lo hacen en condiciones inaceptables, es decir laboran en la calle y/o en jornadas extensas o nocturnas y más de 22 mil (21%) no van a la escuela. Uno de cada 4 presenta retraso escolar.

La situación es más grave para quienes realizan quehaceres para el propio hogar (aproximadamente 42 mil niños, niñas y adolescentes): la mitad no está en el curso que le corresponde y un 33% no asiste a la escuela.

Sin embargo, muchos niños y niñas realizan enormes esfuerzos por combinar trabajo y estudio. El 95% de los que laboran en condiciones inaceptables (jornadas extensas y/o nocturnas, en ambientes peligrosos, etc.) y un 88% de los que realizan quehaceres para el propio hogar, asisten a la escuela. Pero, a pesar de sus esfuerzos, la carga que significa combinar ambas actividades afecta su desempeño escolar y al menos el 20% de las niñas y niños trabajadores que han continuado estudiando, no se encuentran en el grado que les corresponde.

En el caso de los adolescentes, aproximadamente 20 mil de quienes laboran en condiciones inaceptables y 12 mil de los que ejecutan quehaceres para el propio hogar, dejan de estudiar. En tanto, el 40% de quienes estudian y trabajan, presentan algún tipo de retraso escolar.

En este contexto, vemos cómo una de las principales consecuencias del trabajo infantil es que interfiere en la educación de niños, niñas y adolescentes. Tanto la Encuesta Nacional sobre Actividades de Niños y Adolescentes (2003) como la CASEN (2006), muestran que dentro de los principales factores que se asocian a la "no asistencia" a clases, junto a las dificultades económicas y al embarazo, está el hecho de que niños, niñas y adolescentes deben trabajar o realizar quehaceres para el propio hogar.

Por otra parte, la mayoría de niños, niñas y adolescentes trabajadores, derivan en labores precarias e inaceptables que requieren de menor calificación, como empaquetadores, vendedores ambulantes, cuidado de animales, entre otras, lo que obstaculiza su normal desarrollo y los expone a diversos tipos de peligros.

La educación cumple un rol crucial en la erradicación del trabajo infantil, ya que por una parte es un medio importante para mantener a niños y niñas alejados del mercado de trabajo, y por otra, les da herramientas para obtener mejores empleos a futuro y así romper con el círculo de la pobreza presente en sus familias.

(*) IPEC: Invertir en todos los niños: Estudio económico de los costos y beneficios de erradicar el trabajo infantil. OIT, Ginebra.
(**)Esta información fue tomada del documento: "Educación: Respuesta Clave al Trabajo Infantil", el cual fue elaborado por OIT y que utilizó como insumo principal los resultados del estudio: "Trabajo Infantil y trayectoria educativa", realizado conjuntamente por: OIT-MINTRAB y MINEDUC con la colaboración de otros organismos de Gobierno y UNICEF.


Más información sobre el día mundial contra el trabajo infantil en: www.oitchile.cl

Ver video: Educación, respuesta acertada al trabajo infantil