Chile: Nuevo informe recoge buenas prácticas para la integración de personas migrantes en las empresas

El estudio señala que existen desafíos pendientes en la materia y que es necesario impulsar un abordaje más integral y planificado en torno a las políticas de integración de trabajadores migrantes.

Noticia | 12 de enero de 2024
Santiago de Chile.- La Fundación Carlos Vial Espantoso y el Centro de Políticas Migratorias, con el apoyo de la OIT, presentaron el estudio “Integración de personas migrantes en empresas chilenas”, cuyo objetivo fue identificar prácticas y políticas exitosas de integración de personas migrantes en un grupo de grandes empresas de diversos rubros, y al mismo tiempo, reconocer los desafíos que estas organizaciones enfrentan en la materia.

Los resultados de la investigación señalan que las prácticas de integración tienden a ser de alcance general y así lo preferirían las y los trabajadores migrantes. La mayoría de las empresas estudiadas no desarrollan prácticas enfocadas de manera exclusiva en sus trabajadores migrantes, sino que enmarcan su integración en el contexto de otras políticas de carácter general que, entre otros aspectos, incorporan la diversidad cultural e integración de trabajadores de otras nacionalidades.

Las y los trabajadores migrantes prefieren no ser beneficiarios de prácticas que busquen discriminarlos positivamente. Al contrario, prefieren un trato igualitario, porque consideran que cualquier política dirigida solo a ellos podría generar sentimientos de discriminación en su contra. Con todo, valoran que se les reconozcan sus particularidades o necesidades especiales como grupo y que exista flexibilidad y acompañamiento por parte de las empresas para atender aspectos como asuntos familiares y trámites administrativo.

Dentro de las prácticas implementadas por las empresas están: Capacitaciones, charlas y conversatorios sobre temáticas de diversidad, sesgos inconscientes y desarrollo de competencias; canales de denuncia para hacer denuncias anónimas frente a tratos discriminatorios, las que posteriormente son investigadas; y establecimiento de protocolos orientados a procesos de contratación, pautas de convivencia y criterios objetivos de evaluación de desempeño.

El estudio señala que existen desafíos pendientes en la materia y que es necesario impulsar un abordaje más integral y planificado en torno a las políticas de integración de trabajadores migrantes, lo que requiere de la colaboración con instituciones públicas, especialmente en los aspectos administrativos que supone el proceso migratorio y en la revalidación de títulos y/o certificación de competencias laborales. Al mismo tiempo, se identifican otro tipo de desafíos que tienen que ver con barreras lingüísticas, interseccionalidad con otras categorías como el género, falta de disponibilidad de información, discriminación ejercida por clientes, entre otros.

Considerando los resultados de la investigación se establecen dos grupos de propuestas para las empresas: En primer lugar, recomendaciones de nivel inicial, es decir que cualquier política de diversidad e inclusión debiera cubrirlas: 1) Revisar y reforzar procesos de reclutamiento y selección para evitar sesgos implícitos; 2) Garantizar el acceso equitativo a beneficios y oportunidades ofrecidos por la empresa; 3) Establecer protocolos y canales de denuncia para prevenir y abordar situaciones de discriminación.

Un segundo grupo son las propuestas de implementación progresiva. Aquí se cuentan el desarrollar programas de capacitación en diversidad, integración e interculturalidad; levantar periódicamente información de los trabajadores y trabajadoras migrantes y sus dificultades de integración; promover la flexibilidad y el apoyo personalizado a los trabajadores y trabajadoras; planificar la realización de actividades que fortalezcan la integración social y cultural de los trabajadores y trabajadoras migrantes; entre otros.