Chile: Establecen Comisión Asesora Ministerial para la implementación del Protocolo 29 de OIT sobre trabajo forzoso

Esta instancia – que contará con el apoyo técnico de la OIT - trabajará en la implementación del Protocolo 29, a fin de avanzar en la erradicación del trabajo infantil, la trata de personas y el trabajo forzoso del país.

Noticia | 28 de julio de 2021
Santiago de Chile.- En enero de 2021 Chile ratificó el Protocolo de 2014 relativo al Convenio 29 sobre el Trabajo Forzoso de la OIT. De esta forma, el país estableció un nuevo compromiso con el fin de seguir avanzando en la erradicación del trabajo infantil, la trata de personas y todas las formas de trabajo forzoso.

Para dar cumplimiento a este acuerdo, el Subsecretario del Trabajo, Fernando Arab, Juan Francisco Galli, de Interior, la Subsecretaria (s) de Relaciones Exteriores, Embajadora Gloria Navarrete, en compañía de Fabio Bertranou, director de la Oficina OIT para el Cono Sur de América Latina, y representantes de trabajadores, empleadores y de la sociedad civil, anunciaron la creación de una Comisión Asesora Ministerial que trabajará para establecer una hoja de ruta para la implementación de este Protocolo.

Sobre la importancia y el trabajo de esta comisión, el Subsecretario del Trabajo, y quien encabeza esta nueva instancia, Fernando Arab, señaló que “Chile fue designado el año 2018 por OIT como país pionero en materia de erradicación del trabajo infantil, trata de personas y trabajo forzoso. Lo anterior, además de un reconocimiento significa un gran desafío, que hoy, con la ratificación del Protocolo 29 y el lanzamiento de esta comisión asesora ministerial, cobra aún más relevancia”.

Conforme a lo que dispone el Protocolo, el Estado de Chile debe elaborar un Plan de Acción Nacional (PAN) para la eliminación del trabajo forzoso a fin de generar acciones que permitan avanzar hacia el resguardo de los derechos humanos. Es por ello que la Subsecretaría del Trabajo a través de la Unidad de Asuntos Internacionales y del Departamento de Erradicación del Trabajo Infantil tendrán la misión de llevar a cabo las acciones necesarias para dar cumplimiento a las obligaciones asumidas, siendo una de sus primeras acciones, la construcción de un Plan de Acción Nacional Para la Eliminación del Trabajo Forzoso en Chile.

Sobre la instalación de la Comisión Asesora Ministerial, Fabio Bertranou, director de la Oficina de la OIT para el Cono Sur de América Latina, señaló que: “Celebramos el compromiso de Chile en esta materia. La ratificación del Protocolo de 2014 relativo al Convenio 29, y los esfuerzos para su implementación, demuestran el firme compromiso del país en la lucha contra el trabajo forzoso y para garantizar la aplicación de los principios y derechos fundamentales en el trabajo para todos y todas”.

En la ocasión, Bertranou además reafirmó el compromiso de la OIT para contribuir en la implementación de esta normativa. “Dentro de muchas otras acciones, la cooperación técnica se también se traduce en asistencia a las campañas de sensibilización, fortalecimiento de capacidades con el objetivo de reforzar el papel que desempeñan las organizaciones de empleadores y de trabajadores en esta materia y apoyar al Gobierno y a la Comisión Asesora Ministerial en lo que se requiera para la elaboración y aplicación de la legislación, políticas y programas”.

Un importante avance para la erradicación del trabajo forzoso

En 2012 la OIT estimó que cerca de 21 millones de personas en el mundo estaban siendo víctimas de trabajo forzoso, concentrando América Latina cerca del 9% de los casos. En 2016, a dos años de adoptarse el Protocolo N°29 de 2014, la OIT señaló que la cifra había aumentado a casi 25 millones de personas en el mundo. El problema afecta indistintamente a países en desarrollo y desarrollados. Las víctimas de explotación se encuentran en sectores como la agricultura, la pesca, el trabajo doméstico, la construcción, la manufactura, la minería y comercio sexual. Dentro de ese universo, se ven especialmente afectadas mujeres y niñas.

Un elemento fundamental para la prevención y erradicación del trabajo forzoso es el diálogo social. De esta manera, la inclusión de las organizaciones de trabajadores y empleadores, y de la sociedad civil, resulta clave para proteger los derechos de los trabajadores y contar con una sociedad con mayor justicia social.

Además de la promoción, ratificación e implementación de la normativa internacional en esta materia, diversas iniciativas se han impulsado a nivel global para dar pasos concretos en la erradicación del trabajo forzoso. Una de ellas es la Alianza 8.7, cuyo objetivo es avanzar en el logro de la meta 8.7 de la Agenda 2030 que impulsa Naciones Unidas.

Chile aceptó el desafío y se incorporó al grupo de países pioneros de la Alianza 8.7, comprometiéndose a adoptar medidas eficaces para erradicar el trabajo forzoso, poner fin a las formas contemporáneas de esclavitud y la trata de personas y asegurar la prohibición y eliminación de las peores formas de trabajo infantil, y, de aquí a 2025, poner fin al trabajo infantil en todas sus formas.