Cooperación Sur-Sur y Triangular

Crear trabajos decentes a través de políticas urbanas rurales

Bajo el tema, Desarrollo Económico Local y trabajo digno en la cultura económica de las ciudades intermedias, CGLU y la ciudad de Chefchaouen, celebró una sesión de intercambio de conocimientos para el Norte y el Oeste de África entre el 24 y 27 de septiembre.

Press release | 03 October 2014
CHEFCHAOUEN, MARRUECOS - Bajo la dirección del Alcalde de Chefchaouen, Marruecos, y en colaboración con la Red Mundial de Ciudades y Gobiernos Locales y Regionales (CGLU) el objetivo de este taller era compartir el valor extra del conocimiento y las experiencias en el desarrollo de estrategias integradas urbano/rurales, la involucración estratégica en economías culturales, patrimonio, producción de alimentación y mercados, e enfatizar en el desarrollo de políticas urbanas para el desarrollo económico que responde al potencial y a las necesidades rurales.

Participaron en el seminario representantees de los países siguientes : Benin, Burkina Faso, Côte d’Ivoire, Mali, Mauritania, Marruecos, Niger, Senegal, y España.
Al final del seminario se adoptó una hoja de ruta  con el texto siguiente:

”El objetivo de este seminario fue compartir conocimientos entre ciudades del sur y del norte, identificar y posicionar el papel de las ciudades intermedias en relación con la economía rural y regional en la promoción del desarrollo económico local y su puesta en marcha.
Los intercambios estuvieron basados en los trabajos de dos grupos de trabajo organizados por CGLU, el primero sobre ciudades intermedias y el segundo sobre el desarrollo económico local. Estos intercambios fueron posibles gracias al apoyo técnico y financiero ofrecido por la OIT en el marco de la puesta en marcha de su estrategia para la promoción de la cooperación sur-sur y triangular para el trabajo decente. También, gracias a la recepción y la organización eficaz del gobierno de Chefchaouen, de CGLU, de UCGL África y de FAMSI. Los intercambios y la cooperación entre Maputo y Durban sentaron el precedente y permitieron reconocer que la economía informal requiere toda la atención de las políticas urbanas.

Al final de estos intercambios, los participantes:

1. Expresan su reconocimiento y apreciación por los intercambios sur-sur y triangular durante los tres días de seminario.
Los talleres pusieron en evidencia el papel crucial de los gobiernos locales en la puesta en marcha de una estrategia de desarrollo local, considerando las necesidades de trabajo decente. Estas estrategias están basadas en la situación particular de las ciudades intermedias, particularmente las sinergias entre los espacios rurales y urbanos, su posición de intermediación como lazo entre las ciudades y los entornos económicos nacional, regional y global, así como en lo que concierne a las personas, los recursos y los bienes.
El crecimiento poblacional impone hoy en día un compromiso de todos los actores locales para un desarrollo económico local que contribuya a la cohesión social, la reducción de las desigualdades, el acceso al trabajo decente y la reducción de la pobreza.
Las ciudades intermedias se encuentran en el centro de la redefinición de las relaciones entre los espacios rurales y urbanos en un mismo territorio. Es necesario mirar a la migración en forma positiva, ya que es una condición para reforzar el dinamismo económico, asegurar un desarrollo equilibrado de los espacios urbanos.
La planeación estratégica urbana y territorial en el marco de las ciudades intermedias necesita considerar las relaciones entre los espacios rural y urbano, asociar el conjunto de actores de desarrollo, particularmente las empresas, los asociados sociales, los habitantes y la sociedad civil. Esta planeación permite articular el corto, el mediano y el largo plazo. La cooperación sud-sud y triangular permite acompañar su implementación
El empleo de los jóvenes fue percibido como una apuesta decisiva. El crecimiento demográfico en las ciudades y en las zonas rurales impone un desafío a la educación, la formación de profesionales y el desarrollo de un tejido económico competitivo.
La contribución de las mujeres al desarrollo es esencial. Los gobiernos locales pueden acompañar la implementación de proyectos innovadores, cooperativas que permitan a las mujeres acceder a un empleo decente y adquirir más autonomía económica y social.
En muchos países, la descentralización es un proceso todavía en proceso. Las clarificaciones y las simplificaciones jurídicas son hoy en día necesarias. La descentralización fiscal debe ser profundizada y las colectividades locales dotadas de presupuestos autónomos acompañados de partidas estables y garantizadas.

2. Reconocen la importancia de la cooperación sur-sur y triangular en el marco de la cooperación descentralizada como un método de intercambio entre iguales y que fomenta las buenas prácticas e identifica los proyectos innovadores.

Se comprometen a adherirse y participar en las redes de ciudades intermediarias y de desarrollo local, a contribuir a su desarrollo, a reforzar los intercambios de buenas prácticas y a reforzar las capacidades. Desean ser informados del encuentro en Pasto, Colombia, ya que será central en las relaciones entre las zonas urbanas y rurales, en particular sobre el papel de los mercados de alimentos, la interdependencia en los mercados laborales y la estrategia urbana. Los participantes desean de organizar una próxima reunión en África del Oeste, con el auspicio de CGLU, CGLUA, que podría centrarse en el desarrollo económico local. A través de esta red y en conjunto con Ecoloc, los instrumentos de análisis de situaciones humanas, económicas y sociales podrían ser compartidos.

3. Toman nota de la importancia de las discusiones actuales para la definición de una agenda global para el desarrollo. La reducción de la pobreza y el acceso al empleo decente. La definición de los objetivos para la agenda post-2015, el foro de Turín para el “Desarrollo Económico local” (2014) y Hábitat III son oportunidades para promover el desarrollo a nivel local. Los participantes se comprometen a contribuir. En el mismo sentido, los participantes se comprometen a mantener la promoción del desarrollo económico local y del trabajo decente en el marco de sus países y las organizaciones regionales.

Los participantes invitan a reforzar la cooperación y los intercambios entre CGLU, la OIT, CGLUA, FAMSI, la red de ciudades intermedias y el grupo de trabajo DEL y de otros asociados que pueden identificarse con las mismas problemáticas, con la intención de elaborar posiciones comunas para el desarrollo económico local y el trabajo decente. Una primera etapa podría ser la organización de un seminario común en preparación para la reunión Prep de Hábitat II en Nairobi y el foro DEL en Turín.