La Conferencia de Ministras y Ministros de Trabajo reúne a 21 países iberoamericanos para debatir sobre el futuro del trabajo

Guy Ryder, Director General de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), presenta el informe “Trabajar para un futuro más prometedor”. Una de las conclusiones de la reunión internacional es que para hacer frente a los desafíos laborales es necesario invertir en políticas innovadoras. El empleo decente y los jóvenes son piezas clave del futuro del trabajo, según los responsables de Trabajo .

Noticia | 6 de marzo de 2019
El mundo del trabajo se enfrenta a una de sus mutaciones más profundas desde el inicio de la revolución industrial, según se recoge en el documento de conclusiones de la Conferencia de Ministras y Ministros de Trabajo de Iberoamérica que se ha celebrado hoy en Madrid bajo el título “Construyendo el futuro del trabajo”, en la que han participado 21 países. 
La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, ha inaugurado esta mañana la conferencia internacional, 
acompañada en el acto por el director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder; la secretaria general de la Secretaria General Iberoamericana (SEGIB), Rebeca Grynspan; y la secretaria de Estado de Asuntos Sociales y Ocupación del Principado de Andorra, Ester Fenoll.

Invertir en políticas innovadoras

Según se recoge en las conclusiones de la Conferencia, la transformación del trabajo, que surge a raíz del progreso tecnológico, la globalización y las transiciones demográficas y medioambientales, ofrece importantes oportunidades para la creación de empleo y de empresas sostenibles, pero también genera desafíos y potencia nuevas formas de empleo. A esto hay que añadirle –recoge el texto- la actual carencia de empleos formales, la pobreza laboral y la polarización.
Los Ministros y Ministras de Trabajo y responsables de Andorra, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, República Dominicana y Uruguay han argumentado que para aprovechar dichas oportunidades y hacer frente a los desafíos es necesario invertir en políticas innovadoras, centradas en el trabajo decente, la creación de empresas sostenibles, la protección social y el diálogo con las organizaciones sindicales y empresariales.

El buen diseño de estas políticas innovadoras depende de su adaptación a las mutaciones en marcha en el ámbito laboral, conservando los principios básicos de protección de derechos fundamentales en el trabajo y justicia social.
El empleo decente, los jóvenes como piezas clave del futuro del trabajo ha sido analizado de manera especial por los responsables internacionales reunidos en Madrid, y prueba de ello es que han invitado a todos los participantes en la Conferencia Iberoamericana a suscribir la Iniciativa Global sobre Empleo Decente para los Jóvenes, como herramienta canalizadora de soluciones a nivel nacional, regional y global.
También han puesto el foco en los desempleados de larga duración a quienes es preciso reincorporar al mercado de trabajo y que aportan la experiencia como valor añadido al mercado laboral.

Lucha contra la brecha de género

La situación de desigualdad laboral de las mujeres no podía quedar al margen en la reunión de Ministras y Ministros de Trabajo, en dónde se ha puesto de manifiesto la necesidad de crear una nueva agenda “verdaderamente transformadora” de lucha contra la brecha de género, en la que la corresponsabilidad y los cuidados sean parte integrante de las políticas públicas de los gobiernos.
La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social de España, Magdalena Valerio, ha destacado que es el momento de “cooperar por el desarrollo sostenible, la cohesión y la inclusión social”, ya que “el progreso económico y social de las personas trabajadoras de iberoamérica es el progreso de cada uno de nuestros países”, ha señalado.
En uno de los paneles dedicado al empleo en la era digital, se ha analizado pormenorizadamente las nuevas formas de trabajo que plantean oportunidades para personas trabajadoras que buscan conciliar la vida profesional y laboral, que trabajan en zonas rurales o personas jóvenes emprendedoras. Además, la Economía Social puede ofrecer importantes oportunidades para avanzar en la igualdad entre hombres y mujeres, la inserción de personas en riesgo de exclusión social y la generación de trabajo decente y solidario.

Papel crucial de las organizaciones empresariales y sindicales

La Conferencia Iberoamericana ha puesto también encima de la mesa el papel crucial de las organizaciones empresariales y sindicales, así como del tripartismo (concertación entre los gobiernos, las organizaciones empresariales y sindicatos) en la respuesta a las transformaciones a las que es enfrenta el mundo del trabajo de cara al futuro.
El compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030 también ha sido tratado por las Ministras y Ministros de Trabajo reunidos en Madrid, que han agradecido a la Organización Internacional de Trabajo (OIT) el informe de la Comisión Global sobre el futuro del trabajo y sus recomendaciones.
Las conclusiones de la Conferencia Internacional han destacado la centralidad de la OIT entre las instituciones multilaterales, para que adopte medidas innovadoras y aumente el alcance de sus actividades para incluir a los nuevos trabajadores digitales, a los trabajadores de las cadenas mundiales de suministro y a quienes, como los trabajadores informales, han permanecido históricamente excluidos de la justicia social y del trabajo decente.

Descarga las conclusiones aquí: http://www.mitramiss.gob.es/futurotrabajo2019/es/documentos/conclusiones/index.htm