OIT lleva los alcances del Plan Nacional de Acción sobre Empresas y Derechos Humanos a cinco regiones de Perú

Iniciativa se llevó a cabo en el marco de la Estrategia de Descentralización del PNA liderada por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

Noticia | 26 de septiembre de 2022

Lima – Durante los meses de agosto y septiembre, el Proyecto CERALC de OIT, en colaboración con el PNUD Perú, realizó sesiones de trabajo en Ica, Cusco, Ucayali, Cajamarca y Piura con entidades gubernamentales, el sector empresarial, las organizaciones de trabajadores y de la sociedad civil con el objetivo de apoyar al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos (MINJUSDH) en la descentralización del Plan Nacional de Acción sobre Empresas y Derechos Humanos 2021-2025 (PNA).

En total, se llevaron a cabo 15 talleres sobre la dimensión laboral de la Conducta Empresarial Responsable (CER), los instrumentos internacionales de la CER, y su relación con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), así como las metas e indicadores del PNA. Dichos espacios convocaron a más de 700 participantes en las cinco regiones.


Esta articulación permitirá que el cumplimiento de las acciones del PNA incorpore adecuadamente el punto de vista regional sobre la problemática que se pretende resolver, se comprometa la participación de dichos actores en su implementación y se fortalezca la cultura de derechos humanos tanto a nivel público como privado, con un enfoque intercultural, territorial y de efectiva descentralización.

Olga Orozco, jefa del Proyecto CERALC para la OIT

Alianza OIT y PNUD

En 2020 la OIT y el PNUD firmaron un marco de colaboración conjunta en el que establecen los principios para el fortalecimiento de la colaboración entre ambas entidades, y que reafirma su voluntad de esforzarse conjuntamente por mantener relaciones de trabajo estrechas y continuas en aras del cumplimiento de sus respectivos mandatos, así como de la consecución de sus fines individuales y comunes.

Sobre el proyecto CERALC

El Proyecto CERALC busca promover la conducta empresarial responsable mediante el apoyo al desarrollo y la implementación de planes nacionales de acción en empresas y derechos humanos, el fortalecimiento de la debida diligencia y el intercambio de buenas prácticas en la materia.