La seguridad y la salud en el trabajo en manos de las mujeres caficultoras de Colombia

A través de la metodología de la OIT, Mejoras en el trabajo para el desarrollo comunitario (por sus siglas en inglés WIND) el capítulo colombiano de la Alianza de Mujeres en Café pone en práctica soluciones óptimas para contar con entornos de trabajo seguros y saludables.

Noticia | 1 de abril de 2022

Bogotá – Durante los días 29, 30, 31 de marzo y 1 de abril, se llevó a cabo en Armenia, Quindío, la implementación del programa de formación basado en la metodología Mejoras en el trabajo para el desarrollo comunitario (WIND) el cual se centra en abordar soluciones sencillas y prácticas de Seguridad y Salud en el Trabajo que se pueden lograr utilizando materiales disponibles a nivel local y de bajo costo en los pequeños agricultores. En esta oportunidad, contó con un enfoque especial orientado a mujeres productoras de café del territorio colombiano.

De acuerdo con el estudio realizado por la Organización Internacional del Trabajo, OIT, sobre “Accidentes y enfermedades laborales, percepciones y buenas prácticas en el sector cafetero colombiano”, en el sector de la agricultura, ganadería, caza y silvicultura entre 2008 y 2019 se presentaron 626.091 accidentes de trabajo. En ese marco, es necesario adelantar esfuerzos que promuevan una cultura de prevención de riesgos laborales para mejorar las condiciones de trabajo y de vida de todas las personas que hacen parte del sector agrícola.

Para la implementación del programa de formación fue necesario dividir la jornada de formación en dos fases diferentes.

La primera fase consistió en el programa Formación a Formadoras, dirigido a 37 mujeres técnicas de la Alianza de Mujeres de Café (IWCA) procedentes de los departamentos del Quindío y Risaralda, quienes tuvieron la oportunidad de fortalecer sus conocimientos en Seguridad y Salud en el Trabajo (SST). Durante este proceso, contaron con el acompañamiento técnico de Rodolfo Arias, experto en la metodología WIND proveniente de México, con quien pudieron abordar temas como riesgos biológicos, instalaciones para el bienestar, seguridad en el uso de la maquinaria, entre otros.

Para la segunda fase se garantizó que las formadoras tuvieran la posibilidad de replicar esta información a 45 mujeres productoras del Quindío para asegurar su aplicación y continuidad en fincas cafeteras de la región.

Asimismo, se aprovechó el proceso de formación para que la OIT, en coordinación con el Centro de Estudios Regionales Cafeteros y Empresariales, CRECE, obtuviera información de las mujeres caficultoras para elaborar un perfil sobre sus condiciones de salud y laborales, que permitan la toma de decisiones y la definición de medidas de prevención y control en sus lugares de trabajo.

En este sentido, Rodrigo Mogrovejo Asesor Técnico Principal del Fondo Visión Cero de la OIT, señaló que esta experiencia es una replica de una acción similar desarrollada en México con el capítulo mexicano de la Alianza de Mujeres en Café. Por tanto, con este tipo de acciones, se pretende incentivar la aplicación de las metodologías de la OIT en Seguridad y Salud en el Trabajo para promover la cooperación sur-sur.

Como resultado de este proceso, adelantado por la Organización Internacional del Trabajo OIT, la Unión Europea, el Ministerio del Trabajo, la Federación Nacional de Cafeteros, el capítulo de Colombia de la Alianza de Mujeres en Café (IWCA, por sus siglas en inglés) y el Centro de Estudios Regionales Cafeteros y Empresariales, CRECE, las caficultoras tendrán la posibilidad de mejorar su vida cotidiana, la de sus familias y comunidades, partiendo de acciones sencillas que hacen la diferencia y que promueven el trabajo decente.