CONFIEP, OIT y UPC promovieron debate de propuestas para reactivar el empleo formal en Perú

En el conversatorio, se analizaron las propuestas del informe “Mercado Laboral Peruano-Impacto por Covid-19 y Recomendaciones de Política», elaborado de manera colaborativa con la Oficina de Actividades para los Empleadores (ACT/EMP) de la OIT y el Instituto Peruano de Economía (IPE).

Noticia | 27 de enero de 2021
Lima - La CONFIEP junto con la OIT y la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC) organizaron el conversatorio "Propuestas para la reactivación del empleo formal en el Perú", con el objetivo de promover espacios de discusión y propuestas de política que contribuyan a revertir la afectación por la pandemia y reactivar la economía.

En el conversatorio, se analizaron las propuestas del informe “Mercado Laboral Peruano-Impacto por Covid-19 y Recomendaciones de Política", elaborado de manera colaborativa con la Oficina de Actividades para los Empleadores (ACT/EMP) de la OIT y el Instituto Peruano de Economía (IPE).

María Isabel León, presidenta de la CONFIEP, sostuvo que "la difícil situación que atravesamos nos exige evaluar herramientas que dinamicen la generación del empleo formal, y la pertinencia de medidas laborales extraordinarias de parte del gobierno". Asimismo, afirmó que "es necesario institucionalizar y tecnificar el diseño de políticas laborales con verdadero impacto en la productividad, que estén acompañadas de una estrategia de seguimiento, metas e indicadores de impacto".

El director de la Oficina de la OIT para los Países Andinos, Philippe Vanhuynegem, destacó el compromiso del sector empresarial peruano para trabajar medidas que permitan reducir la informalidad, a través de un proceso concertado y responsable entre los actores públicos y privados. "Los desafíos son enormes, pero el compromiso del sector empresarial peruano es claro para transformar esta crisis en una nueva oportunidad", subrayó.

Vanhuynegem recordó que, según los datos del 7º informe de monitoreo del impacto de la COVID-19 en el mundo del trabajo, al cierre del 2020 se perdió el 8,8% de las horas de trabajo a nivel mundial, lo que equivale a 255 millones de empleos a tiempo completo perdidos. Además, dijo, los ingresos laborales disminuyeron en 8,3%, que representa un 4,4% del PIB mundial. “Los efectos de esta pérdida de empleo son más duros entre las mujeres y los jóvenes”, enfatizó. “Y en el Perú estos datos globales se pueden ver con especial dureza: “Solo en el primer trimestre del 2020, la población ocupada se redujo en 6,7 millones de personas y la masa salarial cayó en 56,3%. Solo en el sector privado, se perdieron 755 mil puestos de trabajo formales”, recordó.

“No podemos pretender que la recuperación sea de un ‘volver a la normalidad’, a una economía de baja complejidad, con más del 70% de informalidad, donde los sectores económicos altamente productivos generan solo 2% del empleo, y donde los ingresos laborales son bajos y crean aún más desigualdades”, dijo el director de la Oficina de la OIT para los Países Andinos.

En ese sentido, recordó que desde la Oficina para Actividades para los Empleadores de la OIT se ha apoyado decididamente la elaboración del informe de CONFIEP, con el cometido de apoyar la generación de propuestas de política por parte del gremio empresarial, que les permita incidir en la política pública y en la construcción de una economía más inclusiva, justa y sostenible.


En el evento participó también Diego Macera, gerente general del Instituto Peruano de Economía (IPE), a cargo del informe. Macera destacó la necesidad de hacer más productivas a las pequeñas empresas, y que sea más atractiva la contratación de empleados en compañías que ya son productivas, que tienen capital, maquinaria y red de proveedores. “Cuando hablamos de formalidad, hablamos de un camino a una mayor productividad, tanto de las empresas, trabajadores como de la economía, lo cual concluye en una mejor calidad de vida para la población”, subrayó.

Por su parte Roberto Suárez Santos, secretario general de la Organización Internacional de Empleadores (OIE), sostuvo que para reducir la informalidad laboral, urge que este proceso sea gestionado con mayor ambición y con un enfoque innovador y valiente. “Hay que eliminar la desconfianza en la actividad hacia la actividad empresarial, y estamos concentrados en impulsar esa iniciativa en colaboración con la CONFIEP”, afirmó.

Ana María Choquehuanca, presidenta de Asociación Pyme Perú, señaló que es momento de tener nuevas propuestas de políticas para el sector a fin de reducir los costos de acceso a la formalidad en el Perú. “Se requieren medidas inmediatas, efectivas y sobre todo realistas para promover que la MYPE contrate empleo de calidad”, apuntó.

Descarga el informe completo AQUÍ.