OIT destaca en Colombia la importancia del trabajo decente como herramienta para fomentar la paz

La creación de empleo para jóvenes, mujeres y hombres en situaciones de conflicto contribuye a la cohesión social, acelera la reconstrucción de las comunidades y promueve una mayor resiliencia.

Noticia | 23 de mayo de 2019
Barranquilla - Generar empleo de calidad es esencial para la prevención, la recuperación y la resiliencia ante situaciones de crisis provocadas por los conflictos y los desastres, aseguró Mito Tsukamoto, del Departamento de Desarrollo e Inversión de la OIT, durante el Tercer Foro Regional de Desarrollo Económico Local para América Latina y el Caribe en Barranquilla.

Tsukamoto se refirió a los dos mil millones de personas que viven en países afectados por el conflicto y la violencia, y que son especialmente vulnerables a los choques internos y externos como las crisis económicas, los cambios demográficos, el cambio climático y los desastres repentinos. La pobreza y el desempleo se concentran cada vez más en estos entornos, dijo. Se prevé que la proporción de los pobres del mundo que viven en situaciones de conflicto aumentará hasta casi el 50% para 2030.

La OIT, desde su constitución hace 100 años, considera que la paz universal y permanente sólo puede basarse en la justicia social. El trabajo decente y estable no sólo ofrece ingresos a las personas afectadas por la crisis, sino también libertad, seguridad, dignidad, autoestima, esperanza y un interés por la reconciliación y la reconstrucción de sus comunidades.

Por ello, durante la discusión sobre el desarrollo económico local en la región latinoamericana, Tsukamoto resaltó la importancia de la Recomendación 205 de la OIT, adoptada en junio de 2017. Esta Recomendación contiene orientaciones prácticas para que los países puedan diseñar e implementar medidas de prevención y respuesta en materia de empleo y generación de ingresos, impulso de empresas sostenibles, igualdad y no discriminación, protección social, legislación laboral, capacitación profesional y diálogo social.

Tsukamoto destacó, además, el programa de Empleo para La Paz y Resiliencia (EPR) que la OIT implementará en al menos diez países a lo largo de los próximos cinco años. Este Programa buscará atender a las personas afectadas por los conflictos, con énfasis en mujeres y jóvenes, a través de cuatro metas concretas: asegurar la creación directa de empleos y la seguridad de los ingresos; mejorar las habilidades para la empleabilidad; apoyar el autoempleo, las empresas y las cooperativas; y hacer el puente entre la oferta y la demanda de la mano de obra.

Foro Regional de Desarrollo Económico Local para América Latina y el Caribe
El foro, realizado cada dos años, busca crear una plataforma para el diálogo sobre cuestiones clave como la erradicación de la pobreza, la generación de empleo y las iniciativas empresariales sostenibles, con la participación de representantes de organizaciones de trabajadores, empleadores y de la sociedad civil. El Foro pretende, también, crear estrategias para poner en acción la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y sus 17 Objetivos de Desarrollo.