1/7
Sentar los cimientos de la justicia social

Sentar los cimientos de la justicia social

La OIT es un organismo especializado de las Naciones Unidas que se ocupa de temas laborales. Sus objetivos principales son promover los derechos en el trabajo, fomentar las oportunidades de empleo decente, fortalecer la protección social y reforzar el diálogo sobre asuntos de la esfera laboral. En 1969, la Organización recibió el Premio Nobel de la Paz.

Examine esta InfoStory para conocer cómo la creación de la OIT sentó los cimientos de la justicia social.

¿Por qué se creó la Organización Internacional del Trabajo?

A principios del siglo XIX se vivieron una serie de cambios, como la creciente industrialización, la guerra y las revoluciones, que pusieron en marcha el proceso de creación de la OIT.

Foto: El monumento simbólico de las cuatro razas, construido en 1937 en la Plaza Albert Thomas de Ginebra, representa a trabajadores de distintos sectores y continentes.

Aumento de la industrialización

A principios del siglo XX, el mundo del trabajo estaba cambiando drásticamente. El flujo de trabajadores de la agricultura a la industria se aceleraba a un ritmo sin precedentes.

Era habitual que las condiciones de trabajo fueran malas, y la desigualdad y la explotación iban en aumento. Además, los mecanismos de inspección del trabajo y de rendición de cuentas de los empleadores eran deficientes, así que las tragedias a nivel industrial eran frecuentes.

 

Foto: Fábrica metalúrgica de Eiserfeld (Alemania), en 1900. Crédito: Peter Weller.

Las condiciones de trabajo a principios del siglo XX

Seleccione un artículo
2 millones
de niños

2 millones de niños

Número estimado de niños estadounidenses que trabajaban en 1910

350.000
trabajadores

350.000 trabajadores

Cantidad de trabajadoras que dejaron su puesto de trabajo reclamando una jornada laboral de ocho horas.

7
meses

7 meses

Los meses de medidas de fuerza que precedieron a la masacre de Ludlow de 1914, perpetrada por milicias locales y vigilantes de la empresa en represalia contra los mineros del carbón que hacía huelga en Colorado

5
años de edad

5 años de edad

Edad de los niños más pequeños que trabajaban en minas de los Estados Unidos en 1885

52
horas

52 horas

Promedio de horas semanales trabajadas en la fábrica Triangle Shirtwaist de Nueva York en 1911

2.000
explosiones

2.000 explosiones

Cantidad de explosiones de calderas registradas en los Estados Unidos entre 1880 y 1890

1.099
mineros

1.099 mineros

Cantidad de mineros que perecieron en la explosión de polvo ocurrida en Francia en 1906, más tarde conocida como el desastre minero de Courrières

10
libras

10 libras

Multa impuesta al propietario de la mina de carbón Senghenydd Colliery, de Gales, por infracciones de seguridad, tras la explosión que se cobró la vida de 439 mineros en 1913

80%
de trabajadoras

80% de trabajadoras

En el Reino Unido, porcentaje de mujeres empleadas únicamente en cinco sectores mal remunerados: industria textil, agricultura, servicio doméstico, venta al público y bordados.

Una agenda laboral mundial

El trabajo desempeñó un importante papel en las agendas políticas de todo el mundo, en especial, en los países en proceso de rápida industrialización.

Cada vez más se comprendía la interrelación entre los mercados de trabajo, y también se reconocía más la necesidad de cooperación mundial para proteger a los trabajadores y para mantener la competitividad de los países socialmente avanzados en los mercados mundiales.

Foto: Trabajadores en el puerto de Hamburgo (Alemania) en 1900. Crédito: Johann Hamann.

Guerra y revolución

En 1919, el Tratado de Versalles puso punto final a la Primera Guerra Mundial, en el contexto de la revolución y la guerra civil de Rusia y la propagación del malestar social en Europa.

La OIT y la Liga de las Naciones fueron fundadas juntas como parte integrante del proceso de paz. Constituyó el primer intento de impulsar la cooperación internacional mediante la creación de organizaciones universales que abordaran los problemas políticos, sociales y económicos del mundo.

Foto: Algunas de las firmas estampadas en el Tratado de Versalles suscrito el 28 de junio de 1919. Crédito: Amalgamated Press Ltd.

La Constitución de la OIT

En 1919, la Comisión de Legislación Internacional del Trabajo, reunida durante la Conferencia de Paz, elaboró la primera Constitución de la OIT. El Preámbulo de la Constitución establece los principios fundacionales de la Organización.

Existen condiciones de trabajo que entrañan tal grado de injusticia, miseria y privaciones para gran número de seres humanos, que el descontento causado constituye una amenaza para la paz y armonía universales

La paz universal y permanente sólo puede basarse en la justicia social

Si cualquier nación no adoptare un régimen de trabajo realmente humano, esta omisión constituiría un obstáculo a los esfuerzos de otras naciones que deseen mejorar la suerte de los trabajadores en sus propios países

Justicia social

La justicia social y las condiciones de trabajo humanas no pueden lograrse en tanto los trabajadores sigan debatiéndose por hacer oír su voz.

La OIT fue fundada sobre un sistema que sienta a la mesa a los representantes de los gobiernos, los empleadores y los trabajadores, para que puedan debatir abiertamente y elaborar juntos normas del trabajo. Este sistema se denomina tripartismo y ha sido el rasgo distintivo de la Organización hasta el presente.

Foto: Las tres llaves simbólicas del tripartismo utilizadas en la ceremonia de inauguración del edificio de la OIT, el 6 de junio de 1926. Crédito: © Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Las primeras normas del trabajo

La elaboración de normas internacionales del trabajo forma parte de la esencia de la labor de la OIT.
En sus dos primero años de vida, la OIT adoptó 16 Convenios internacionales del trabajo y 18 Recomendaciones.

Seleccione un artículo
Horas de trabajo

Convenio sobre las horas de trabajo (industria), 1919 (núm. 1)

El primer Convenio de la OIT fijó el límite de ocho horas para la jornada laboral en la industria, y de 48 horas semanales. La limitación de las horas de trabajo había sido una de las principales reivindicaciones del movimiento sindical internacional durante años. (Crédito de la fotografía: Lewis Hine)

Protección de la maternidad

Convenio sobre la protección de la maternidad, 1919 (núm. 3)

Una de las primeras prioridades de la OIT fue adoptar normas para proteger a las mujeres en el empleo. La finalidad del Convenio era garantizarles una licencia básica de maternidad remunerada de hasta seis semanas antes de su “ausencia”, y una obligatoria de seis semanas, después del parto.

Edad mínima

Convenio sobre la edad mínima (industria), 1919 (núm. 5)

Este Convenio fue el primer instrumento internacional relativo a los derechos de los niños. Estipuló que los niños menores de 14 años no podrían ser empleados en industrias como la minería, las manufacturas, la construcción o el transporte.

Desempleo

Convenio sobre el desempleo, 1919 (núm. 2)

Este Convenio constituyó el primer intento de la OIT de solucionar el problema de la protección social, en parte debido a la necesidad de reintegrar a la fuerza de trabajo a los soldados desmovilizados. (Crédito de la fotografía: Dorothea Lange)

Trabajo nocturno de las mujeres

Convenio sobre el trabajo nocturno (mujeres), 1919 (núm. 4)

Este Convenio prohibió el empleo de las mujeres entre las 10 de la noche y las 5 de la mañana. Se consideró una medida de protección importante en una época en que la igualdad de género todavía era un objetivo muy remoto. (Crédito de la fotografía: Great Falls Commercial Club)

Trabajo nocturno de los menores

Convenio sobre el trabajo nocturno de los menores (industria), 1919 (núm. 6)

Este Convenio prohibió emplear durante la noche a trabajadores menores de 16 años de edad, y solo lo permitió a jóvenes de entre 16 y 18 años en determinadas industrias. (Crédito de la fotografía: Lewis Hine)

Albert Thomas y los primeros miembros

Albert Thomas fue el primer Director de la OIT y ocupó su cargo entre 1920 y 1932. Viajó mucho e incansablemente en busca del apoyo de los trabajadores, los empleadores y los políticos a la OIT y sus cometidos.

Quería dar gran protagonismo mundial a la incipiente organización, y en particular, promover sindicatos libres en una época en que muchos países no tenían regímenes democráticos. Durante su mandato, captó la adhesión de países de los cinco continentes y el número de Estados Miembros pasó de 44 a 54.

Foto: El primer Director de la OIT fue el político francés Albert Thomas, quien ocupó su cargo entre 1919 y 1932. Crédito: © Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Los principios fundacionales hoy

En la actualidad, la OIT consta de 187 Estados Miembros. El logro de la paz mediante la justicia social sigue formando parte de la esencia de la labor de la Organización. Frente a la rápida globalización y la grave crisis económica, la OIT sigue rigiéndose por sus principios fundacionales y reafirma su pertinencia en el siglo XXI.

 

Foto: La 86a reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo de 1998 en el Salón de Asambleas de las Naciones Unidas, en Ginebra. Crédito: © Organización Internacional del Trabajo (OIT).