1/7
La creciente ola de empleo atípico

La creciente ola de empleo atípico

¿En qué piensa usted cuando se habla de un empleo? ¿Es trabajar ocho horas, cinco días a la semana? ¿Significa saber quién lo emplea exactamente, y también saber que en unos pocos meses seguirá ocupando el mismo puesto?

Para un número cada vez mayor de personas en el mundo, el empleo no se parece en absoluto a esa situación. Para muchos trabajadores y trabajadoras, el empleo atípico se ha convertido en la norma.

Examine esta InfoStory para conocer qué significa la ola de empleo atípico para los trabajadores, los empleadores y las sociedades del mundo.

¿Qué es el empleo atípico?

Tradicionalmente, la legislación laboral se ha basado en una relación de empleo “estándar”. Se trata de un empleo continuo y a tiempo completo, en el que existe una relación directa entre el empleador y el empleado.

Se considera que un empleo es “atípico” si sus características difieren del empleo estándar. 

El empleo atípico está extendiéndose

Las formas atípicas de empleo no son un fenómeno nuevo, pero en los últimos tiempos se han vuelto más habituales en ocupaciones y sectores en los que antes no existían.

¿Quién trabaja en formas de trabajo atípicas?

El aumento de las formas atípicas de empleo no afecta a todos los trabajadores por igual. En general, las mujeres, las personas jóvenes y los migrantes tienen más probabilidades de trabajar según fórmulas atípicas de empleo.

Estas tendencias reflejan las dificultades que suelen afrontar estos grupos  para encontrar y preservar un empleo.

¿Qué significa para los trabajadores?

Empleo

El empleo atípico puede proporcionar oportunidades para que los trabajadores puedan acceder al mercado de trabajo. Sin embargo, dada la falta de seguridad de estos empleos, quienes realizan alguna forma atípica de trabajo suelen correr muchísimo más riesgo de desempleo que sus homólogos en un empleo estándar. 

Ingresos

En la mayoría de los casos, los trabajadores con un empleo atípico ganan menos que sus compañeros con un trabajo permanente, incluso si se tienen en cuenta otros factores, como la edad, el sexo y la educación. No obstante, hay excepciones, como las profesiones especializadas que están en alta demanda, en las que un trabajador sujeto a una fórmula de ese tipo puede ganar más.

Horas

Un horario de trabajo más reducido permite más margen al interesado para conciliar el trabajo con otras actividades. Sin embargo, algunos trabajadores, en especial, los trabajadores eventuales y los trabajadores a pedido, tienen poco control sobre el momento y la frecuencia con las que van a trabajar, lo que deriva en inseguridad de los ingresos y en un difícil equilibrio entre vida laboral y vida familiar. 

Seguridad en el trabajo

Algunos trabajadores atípicos corren un riesgo elevado de lesiones laborales, pues no tienen una preparación inicial adecuada o no se les forma, o tampoco se les supervisa. Cabe indicar también que la inseguridad laboral puede perjudicar la salud mental.

Seguridad social

Inicialmente, los sistemas de seguridad social fueron ideados sobre la base de una fórmula laboral estándar. Quien trabaja según una fórmula atípica de trabajo suele cotizar menos a la seguridad social, pues se combinan varios factores: poca antigüedad, bajos ingresos, o escasas horas de trabajo. Por lo tanto, las prestaciones a la seguridad social y la correspondiente cobertura son inferiores para un trabajador atípico.

Representación

Muchas veces los trabajadores que desempeñan formas atípicas de empleo enfrentan dificultades –en la legislación y en la práctica– para afiliarse a un sindicato, y no siempre gozan de la cobertura de un convenio de negociación colectiva. El hecho de carecer de representación limita sus posibilidades de reclamar otros derechos laborales.

¿Qué significa para las empresas?

El recurso al empleo atípico da margen de maniobra a las empresas cuando tienen que responder a fluctuaciones de la demanda o sustituir a trabajadores ausentes temporalmente.

Ahora bien, cuando esta dinámica es intensiva, las ventajas de las fórmulas atípicas pueden verse opacadas por las consecuencias a largo plazo sobre la productividad y las innovaciones. 

Colmar los vacíos normativos

La legislación constituye una herramienta importante para conseguir mejores condiciones de empleo para los trabajadores atípicos. Asimismo, puede establecer cuándo y con qué frecuencia puede recurrirse al empleo atípico.

Otra herramienta útil para regular el empleo atípico es la negociación colectiva, en la cual pueden tratarse las características de  empresas o sectores económicos determinados. 

Garantizar un mercado de trabajo sano

Apoyar la creación de empleos de calidad

En épocas de inestabilidad económica, las empresas tienen más probabilidades de recurrir a fórmulas de empleo atípico. Los países deben adoptar políticas fiscales y monetarias que impulsen el pleno empleo.

La capacitación y la formación permanente ayudan a los trabajadores a aprovechar estas oportunidades y a aumentar la productividad y el crecimiento.

Garantizar la protección social a todos los trabajadores

Las políticas deberían garantizar que todos los trabajadores, independientemente de la naturaleza de su empleo, puedan contribuir a la seguridad social y beneficiarse de la misma, por ejemplo, de un seguro de salud y un fondo de pensiones. En la sociedad actual, con frecuencia ello equivale a modificar los sistemas vigentes para que se adapten mejor a un mundo del trabajo en mutación.

Apoyar a los trabajadores con responsabilidades familiares

Muchos trabajadores –sobre todo, mujeres– deben conciliar el empleo con la responsabilidad de la atención de miembros de la familia de corta edad, enfermos o mayores. Una forma en que la sociedad puede ayudar a estas trabajadoras es ordenar que tanto los hombres como las mujeres puedan gozar de una licencia parental o una licencia de cuidados. También se debería facilitar a todos los trabajadores la posibilidad de transición entre el empleo a tiempo completo y el empleo a tiempo parcial.

1/4

Trabajo decente para los trabajadores empleados en formas atípicas de empleo

Muy probablemente, las formas atípicas de trabajo seguirán proliferando a medida que el mundo del trabajo evolucione. 

La regulación a través de la legislación nacional, la negociación colectiva y los sistemas integrales de protección social son fundamentales para que el empleo atípico sea trabajo decente, en interés de los trabajadores y de las empresas.

Esta web utiliza cookies. Haga clic aquí para obtener más información. Al continuar navegando, el usuario acepta el uso de las cookies.