1/7
El trabajo a domicilio: de la invisibilidad al trabajo decente

El trabajo a domicilio: de la invisibilidad al trabajo decente

Con la propagación de la pandemia de COVID-19, numerosos trabajadores en todo el mundo pasaron a trabajar a domicilio, uniéndose a los cientos de millones de trabajadores que desde hace décadas lo hacen.

Sin embargo, las leyes y las políticas que rigen el mercado laboral no fueron concebidas considerando el hogar como lugar de trabajo.

Explore esta InfoStory para descubrir lo que implica trabajar desde casa para los trabajadores, los empleadores y las sociedades en todo el mundo.

PDF

Trabajo a domicilio: una forma de producción invisible

Un trabajador a domicilio es alguien que trabaja a cambio de remuneración y fabrica un producto o presta un servicio conforme a las especificaciones del empleador.

El trabajo a domicilio siempre ha existido pero, como tiene lugar en la residencia particular de una persona, ha permanecido invisible por mucho tiempo. Abarca una serie de actividades – desde la costura, el bordado y el ensamblaje en la producción de bienes, a un gran número de servicios administrativos y profesionales – que pueden ser llevados a cabo a distancia, gracias a la tecnología, incluido el teletrabajo.

En el mundo en desarrollo, sobre todo en Asia, el trabajo a domicilio con frecuencia forma parte de las cadenas de suministro locales o mundiales, en las industrias de la confección, la electrónica y los artículos para el hogar. En los países ricos, la mayoría de los trabajadores a domicilio son teletrabajadores, aunque algunos de ellos son trabajadores industriales a domicilio. El trabajo en las plataformas digitales basado en el domicilio está difundido en todo el mundo.

Tipos de trabajo a domicilio: el trabajo industrial a domicilio

Los trabajadores a domicilio que participan en la producción de bienes manufacturados, con frecuencia en la fase final de la producción. Esto puede incluir la producción artesanal, así como la fabricación de artesanías.

¿Cómo es la experiencia? La historia de Anchara

Desde hace 12 años, Anchara teje redes de pescar en su casa en Tailandia. Esto le permite tener un trabajo remunerado y cuidar de sus hijos. Sin embargo, debido a las bajas tarifas por pieza, ella gana menos del salario mínimo vigente, a pesar de su habilidad para tejer grandes redes de pesca.

Como trabaja en la economía informal, ella no se beneficia de la mayoría de los derechos establecidos en la legislación laboral, y espera que pronto se le presente la oportunidad de conseguir un empleo formal.

Tipos de trabajo a domicilio: el teletrabajo

Los telerabajadores son trabajadores asalariados que utilizan computadoras y otras tecnologías para realizar su trabajo a distancia desde sus casas.

¿Cómo es la experiencia? Las historias de Samuel y Jessica

A Samuel nunca le gustó el largo recorrido hacia el trabajo o las políticas de la oficina. Estaba feliz cuando encontró un empleo que le permitía trabajar a distancia, desde su casa. Sin embargo, aunque recibe los mismos beneficios y salario que sus colegas, se siente aislado y le preocupa el hecho de que no ha sido tenido en cuenta para las promociones.

Jessica pasó al teletrabajo durante los períodos de confinamiento relacionados con la pandemia de COVID-19. Si bien aprecia no tener que trasladarse y pasar más tiempo con sus hijos, también se ha dado cuenta que sus horas de trabajo han penetrado su vida familiar.

Tipos de trabajo a domicilio: El trabajo en plataformas digitales basado en el domicilio

Numerosas tareas del sector de los servicios se realizan en las plataformas digitales, desde etiquetar fotografías, redactar textos para un sitio web o supervisar una cuenta Twitter. La plataforma o el cliente determinan cómo deben ser realizadas las tareas y evalúan el desempeño del trabajador. Con frecuencia, son considerados trabajadores independientes, aún cuando no son realmente autónomos o económicamente independientes.

¿Cómo es la experiencia? La historia de Sameer

Sameer trabaja en las plataformas de microtareas desde hace cinco años. Cuando se conecta a las plataformas, selecciona una tarea disponible para llevar a cabo. El cliente establece la tarifa que, por lo general, es modesta. Si el trabajo que realiza es aceptado, recibirá un abono en su cuenta corriente. No obstante, él dedica muchas horas no remuneradas a buscar tareas disponibles.

1/4

La pandemia de COVID-19 y el aumento del trabajo a domicilio

En 2019, había 260 millones de trabajadores basados en el domicilio en el mundo – antes de la pandemia de COVID-19 – es decir 7,9 por ciento del empleo total.

Gran parte de los trabajadores basados en el domicilio son trabajadores por cuenta propia que viven en los países en desarrollo, mientras que algunos de ellos son teletrabajadores, sobre todo en los países ricos.

La pandemia de COVID-19 revirtió este patrón. De hecho, la OIT estima que, en 2020, cerca de 560 millones de personas trabajaban desde su casa durante el pico de la pandemia.

La mayoría eran teletrabajadores que antes trabajaban en una oficina. Los teletrabajadores estaban presentes en todas las regiones del mundo, aunque en un número mayor en los países ricos.

El género y el trabajo a domicilio

Para muchos trabajadores, pero sobre todo mujeres – quienes sobrellevan la mayor carga de las responsabilidades domésticas y de cuidado – el trabajo a domicilio significa un medio para participar en un trabajo asalariado, sin tener que salir de su casa.

En algunos países, las mujeres tienen que enfrentar ciertas normas sociales que les impiden trabajar fuera del hogar, y el trabajo a domicilio es su único acceso al mercado laboral.

Esto puede tener un costo para las mujeres. Si bien les permite combinar el trabajo asalariado con el trabajo doméstico, al mismo tiempo refuerza la idea obsoleta de que este tipo de responsabilidades son únicamente competencia de las mujeres. Esto podría dar lugar a la creación de un conjunto de trabajadores que no pueden competir en igualdad de condiciones con las personas que trabajan fuera del hogar.

Antes de la pandemia de COVID-19, la participación de las mujeres en el trabajo a domicilio era el doble que la de los hombres, a pesar de su menor participación general en el mercado de trabajo.

En 2019, 147 millones de mujeres y 113 millones de hombres trabajaban a domicilio. Esto representa 11,5 por ciento para las trabajadoras y 5,6 por ciento para los trabajadores.

Durante la pandemia, como los empleados de oficina de todo el mundo pasaron a trabajar desde sus casas, el número de trabajadores a domicilio aumento de manera considerable.

¿Cuáles son las ventajas y las desventajas del trabajo a domicilio?

El acceso al trabajo remunerado

Trabajar desde casa puede ofrecer oportunidades a ciertos trabajadores, quienes de otra manera no podrían realizar un trabajo remunerado. Para algunos trabajadores, sobre todo mujeres, es difícil salir de casa debido a las responsabilidades familiares o las normas sociales. Otros pueden tener una discapacidad que les impide tener un empleo fuera de su hogar.

Sin embargo, existe un gran riesgo de informalidad, sobre todo en el trabajo industrial a domicilio. Por ejemplo, en los países de ingresos bajos y medios, 90% de todos los trabajadores a domicilio trabajan en la economía informal.

La remuneración

El trabajo a domicilio está asociado a desventajas salariales. El análisis estadístico revela que cuando características como la edad, el sexo o la educación son tomadas en cuenta, todos los tipos de trabajadores a domicilio ganan menos que sus homólogos que trabajan en una oficina o una fábrica.

Las horas de trabajo

Los teletrabajadores aprecian la flexibilidad que les permite organizar su trabajo remunerado en función de sus responsabilidades domésticas y familiares. Pero el trabajo a domicilio puede también desdibujar la frontera entre la vida profesional y la personal.

En el trabajo industrial a domicilio y en las plataformas digitales de trabajo, con frecuencia hay períodos de trabajo intenso, con plazos ajustados, seguidos de poco o ningún trabajo.

Por consiguiente, sólo 34 por ciento de los trabajadores a domicilio tienen “horarios normales”, entre 35 y 48 semanales, frente a 42 por ciento de los que trabajan fuera del domicilio.

La seguridad en el trabajo

Aún en el trabajo a domicilio la responsabilidad de crear un ambiente de trabajo seguro recae sobre el empleador. No obstante, la falta de conocimiento sobre las prácticas seguras por parte del empleador y el utilizo de un equipo inapropiado pueden acarrear riesgos a la seguridad y la salud. Los trabajos que implican el uso de sustancias químicas, explosivos u otros materiales peligrosos presentan importantes riesgos para los otros miembros de la familia y, algunas veces, para la comunidad local.

Los teletrabajadores también pueden estar expuestos a riesgos físicos, a causa de la falta de una buena ergonomía en su ambiente de trabajo, la posible intensificación de la carga de trabajo y las horas excesivas de trabajo. Además existen riesgos psicosociales debido a la difuminación de los límites entre la vida personal y profesional y al aislamiento social.

Todos estos factores conllevan mayores riesgos en materia de seguridad y salud para los trabadores basados en el domicilio. En el Reino Unido, por ejemplo, los trabajadores a domicilio pierden 50 por ciento más días de trabajo por motivo de enfermedad que los que trabajan fuera del hogar.

La seguridad social

Muchos de estos trabajadores carecen de una seguridad social adecuada y sólo tienen acceso a las prestaciones si en su país existe un sistema no contributivo, como un régimen universal de protección social.

Los trabajadores industriales a domicilio y los trabajadores de las plataformas digitales basados en el domicilio con frecuencia son clasificados como contratistas independientes y no se benefician de las cotizaciones del empleador a la seguridad social. Algunos trabajadores industriales a domicilio no son ni siquiera reconocidos como trabajadores.

La representación

Los trabajadores a domicilio con frecuencia enfrentan obstáculos – en la legislación o en la práctica – para crear o afiliarse a un sindicato y no siempre están cubiertos por convenios colectivos. La falta de representación les impide acceder a otros derechos en el trabajo.

Por ejemplo, la tasa de sindicación en el Reino Unido era de 24 por ciento para los empleados que no trabajaban desde el hogar mientras que para los trabajadores a domicilio era mucho más baja: 13,2 por ciento. En Indonesia, las cifras eran mucho más dramáticas: Menos de 1 por ciento para los trabajadores a domicilio frente a casi 13 por ciento para los otros empleados.

El derecho de afiliarse a un sindicato y de negociar colectivamente es un derecho fundamental en el trabajo. Todos los trabajadores, independientemente de donde trabajen, deberían poder ejercer este derecho.

1/4

¿Por qué las empresas recurren a los trabajadores a domicilio? ¿Cuáles son sus responsabilidades?

Las personas dicen que mi fábrica es grande, no porque tengo unos veinte trabajadores. Lo dicen porque logro producir 20.000 piezas de estuches para joyas al mes utilizando la mano de obra de otros.”

Propietario de fábrica, Taiwán, China

Las empresas recurren al trabajo a domicilio por diferentes razones. Para el trabajo industrial a domicilio y el trabajo en línea en las plataformas digitales, el trabajo a domicilio puede ser una manera para que las empresas dispongan de una mayor flexibilidad a fin de responder a las fluctuaciones en la demanda de sus productos, e incluye las variaciones estacionales. Recurrir a los trabajadores a domicilio puede ser también un modo de ahorrar costos.

El teletrabajo puede ser un medio para que las empresas retengan a empleados talentosos al ofrecerles mayor flexibilidad en su horario de trabajo, a fin de equilibrar mejor su trabajo y vida familiar y, a la vez, eliminar el tiempo de traslado entre el lugar de trabajo y el domicilio. El teletrabajo también puede permitir a las empresas ahorrar en el costo del espacio de la oficina.

Ganancias de productividad

Antes de la pandemia de COVID-19, gran parte del teletrabajo era ocasional y con frecuencia se sumaba a las horas ya trabajadas en el lugar de trabajo para prolongar la jornada laboral.

Las empresas que autorizaban a sus empleados a trabajar a distancia de forma permanente con frecuencia lo presentaban como un beneficio para atraer y mantener trabajadores, sin estar completamente seguros de los beneficios en términos de productividad.

Sin embargo, se han publicado estudios convincentes sobre las ventajas del trabajo a domicilio y el teletrabajo en términos de productividad.

Garantizar una remuneración y condiciones de trabajo justas

Numerosas empresas se esfuerzan por tratar equitativamente a sus trabajadores a domicilio. La OIT ha ayudado a gobiernos y empleadores a elaborar directrices de buenas prácticas para el empleo de los trabajadores a domicilio.

Dado que muchos trabajadores industriales a domicilio y trabajadores de las plataformas digitales son remunerados por pieza (o tarea), es importante garantizar que ganen al menos el salario mínimo y que no sean pagados menos de lo que otros trabajadores similares reciben por hora. Los estudios de tiempo y movimiento son una herramienta integral para establecer tarifas por piezas o cuotas de producción justas.

Hacia el trabajo decente para los trabajadores a domicilio

El trabajo decente para los trabajadores a domicilio es un objetivo realizable. Pero precisa del esfuerzo colectivo de los gobiernos, las organizaciones de trabajadores y los sindicatos, así como de los trabajadores a domicilio y sus organizaciones.

De la invisibilidad al trabajo decente

Todos los trabajadores a domicilio – bien sea que tejan mimbre en Indonesia, etiqueten fotos en Egipto, cosan máscaras en Uruguay o hagan teletrabajo en Francia – deben tener acceso al trabajo decente.

Dado que el trabajo a domicilio probablemente está llamado a convertirse en una característica importante del mundo del trabajo en los años a venir, es esencial que los gobiernos colaboren con las organizaciones de empleadores y de trabajadores para formular y poner en práctica leyes y políticas que apoyen el trabajo decente para los trabajadores a domicilio.


Créditos de las fotos 

Esta web utiliza cookies. Haga clic aquí para obtener más información. Al continuar navegando, el usuario acepta el uso de las cookies.