Mejora de la base de conocimientos para respaldar la promoción del trabajo decente en las zonas rurales

En la actualidad, el acceso de las mujeres y los hombres rurales al trabajo decente y al empleo productivo es uno de los retos más importantes que conlleva el desarrollo sostenible. Para poder medir el trabajo decente y darle seguimiento, es preciso elaborar información fiable y oportuna sobre cuestiones pertinentes en materia de empleo y trabajo, que pueda respaldar la investigación y sustentar los procesos de adopción de decisiones. Las zonas rurales en países de todo el mundo son áreas geográficas dinámicas que se caracterizan por contar con poblaciones, actividades económicas y características en cuanto a trabajo decente sumamente diversas y en constante cambio, cuya evolución con el paso del tiempo únicamente puede captarse a través de la elaboración y el análisis de dos tipos de indicadores de trabajo decente: por un lado, los estadísticos y, por otro, los inscritos en el marco jurídico. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) colabora estrechamente con los proveedores nacionales de datos y los mandantes tripartitos a fin de mejorar la base de conocimientos y, así, respaldar la promoción del trabajo decente en las zonas rurales al contribuir al establecimiento de un conjunto de indicadores factibles de trabajo decente desglosados por zonas rurales y urbanas y a su evaluación a medida que transcurra el tiempo. Tales indicadores ponen de manifiesto las prioridades nacionales, y son proporcionales a los recursos humanos y financieros disponibles, y a la infraestructura estadística nacional.