3. Crecimiento económico con alto coeficiente de empleo

Desarrollo Sostenible

Trabajo Decente

Economía Social Ambiental Empleo Protección Rerechos Diálogo
Metas de los ODS pertinentes
1.b, 8.3, 8.5, 8.6, 8.8, 8.b
Resultados en materia de políticas pertinentes
1, 10

En esta página: Relación entre la Agenda de Trabajo Decente y los ODS | Ejes de política transversales | Las alianzas | Capacidad de la OIT | Recursos

El crecimiento económico por sí solo no se traduce necesariamente en un mayor cantidad y una mejor calidad de empleos, especialmente para los sectores más pobres, vulnerables y aquellos en riesgo de quedar marginados. El crecimiento económico es un requisito previo para aumentar el empleo productivo; es el resultado combinado de incrementos en el empleo e incrementos en la productividad laboral. Por lo tanto, la tasa de crecimiento económico establece los límites absolutos dentro de los cuales se puede presentar el crecimiento en el empleo y el crecimiento en la productividad laboral. Sin embargo, el patrón o la naturaleza del crecimiento también tienen mucha importancia. El impacto del crecimiento económico en la creación de empleo productivo no solo depende de la tasa de crecimiento, sino también de la eficiencia con la cual el crecimiento se traduce en empleos productivos. Lo anterior depende de una serie de factores, tales como la composición sectorial del crecimiento y la intensidad del crecimiento de capital/trabajo dentro de cada sector. Normalmente existe la necesidad de incrementar el número de empleos y la productividad, así como los ingresos procedentes del empleo. Por consiguiente, una revisión del desarrollo económico desde una perspectiva del empleo debe evaluar la medida en la que el crecimiento económico ha logrado satisfacer la necesidad de más empleos, mayor productividad o ingresos más altos. Dicha evaluación debe ser clasificada por sectores económicos para obtener una perspectiva esclarecedora. La medida en la que el crecimiento económico se relaciona con una transformación productiva y es impulsado por ella es de gran importancia para la sostenibilidad del desarrollo económico en el mediano y el largo plazo (19).

Los indicadores que miden la capacidad de una economía de generar suficientes oportunidades de empleo para su población pueden proporcionar una visión muy valiosa de la evolución general de la economía. Estos indicadores incluyen las tasas de desempleo, las relaciones (o ratio) entre empleo y población, las tasas de actividad laboral, y el coeficiente de empleo del crecimiento o la elasticidad del empleo con respecto al producto. Este último indicador mide cuánto crecimiento de empleo se asocia con 1 punto porcentual del crecimiento económico. La disminución del coeficiente de empleo del crecimiento es materia de preocupación política. La integración explícita del empleo y el trabajo decente en el crecimiento económico y las políticas de reducción de la pobreza contribuyen a aprovechar al máximo los beneficios para la gente y a velar por que el crecimiento sea sostenible e inclusivo.

La situación de los «trabajadores pobres» debe ser objeto de atención particular, en especial en países donde la economía formal es pequeña y donde muchas mujeres y hombres trabajan —a menudo arduamente y con horarios prolongados— pero sencillamente no pueden ganar lo suficiente como para salir ellos y sacar con ellos a sus familias de la pobreza. Cuando se combina el trabajo remunerado y el no remunerado, las mujeres trabajan más horas al día que los hombres, y esta pobreza de tiempo impacta en su capacidad para acceder al trabajo decente (8).

Durante los últimos quince años, la OIT, el PNUMA, la OCDE, la División Población del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas (DAES), el Banco Mundial y otros han llevado a cabo un trabajo analítico considerable sobre los vínculos entre crecimiento, empleo y reducción de la pobreza [véase, por ejemplo: (20)]. El Informe sobre el desarrollo mundial 2013 del Banco Mundial, titulado Empleos, resaltó el papel transformador del empleo en términos de elevar nivel de vida, crear mayor cohesión social y mejorar la productividad (21). El Informe sobre Desarrollo Humano 2015 del PNUD, titulado Repensar el trabajo para el desarrollo humano, procuró establecer la conexión entre el trabajo (en su sentido más amplio) y el desarrollo humano (22). En 2010, la OIT y el FMI organizaron en Oslo una conferencia, conjunta, donde se examinó la relación entre el crecimiento, el empleo y la cohesión social. El vínculo entre crecimiento, empleo y pobreza fue también el tema central de la Cumbre Extraordinaria de la Unión Africana sobre Empleo y Alivio de la Pobreza en África, celebrada en Ouagadougou en septiembre de 2004. En dicha ocasión, los Jefes de Estado africanos aprobaron una Declaración por la que se comprometieron «situar la creación de empleo como objetivo explícito y primordial de nuestras políticas económicas y sociales a nivel nacional, regional y continental, a fin de que el alivio de la pobreza sea sostenible, y las condiciones de vida de nuestros pueblos sean mejores» (23).

Para lograr la meta de transformar el crecimiento en empleo, la OIT promueve marcos de política y alianzas mundiales que procuran generar más oportunidades de empleo de calidad. A nivel nacional, el objetivo es prestar apoyo a los mandantes de la OIT a fin de desarrollar, ejecutar y supervisar políticas y programas específicos para cada contexto que promuevan la creación de empleo de calidad mediante estrategias de inversión y diversificación económica, desarrollo de conocimientos para satisfacer las necesidades actuales y futuras en los mercados de trabajo, y la activación de los mercados de trabajo y la intermediación que integra a los grupos más vulnerables. Esto incluye las políticas y los programas que facilitan la transición hacia la formalidad, y la creación de oportunidades de empleo e ingresos en la economía rural (véase la sección independiente).

Relación entre la Agenda de Trabajo Decente y los ODS

En el texto mismo del ODS 8, «Promover el crecimiento económico inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos», se reconoce que el crecimiento solo será inclusivo si promueve la creación de empleos y el trabajo decente. Debido a la estrecha relación que existe entre el crecimiento, el empleo y la reducción de la pobreza, las actividades tendientes a respaldar el ODS 8 servirán también para apoyar la consecución del ODS 1 (pobreza) y el ODS 10 (igualdad). Las metas asociadas al ODS 8 abarcan una amplia variedad de aspectos vinculados a la Agenda de Trabajo Decente, como la productividad (8.2), el emprendimiento (8.3), los empleos verdes (8.4), la creación de empleo (8.5), el empleo juvenil (8.6), el trabajo infantil y forzoso (8.7), la seguridad y salud en el trabajo (8.8), el desarrollo económico local (DEL) (8.9) y el acceso a servicios financieros (8.10). El ODS 8.b. exhorta a poner en marcha el Pacto Mundial para el Empleo de la OIT (2009), que tiene por objeto brindar una base acordada internacionalmente para la formulación de políticas que permitan acortar el desfase temporal entre la recuperación económica y la recuperación con oportunidades de trabajo decente.

Desde la perspectiva del trabajo decente, el tema del crecimiento con un alto coeficiente de empleo se asocia en primer lugar, por supuesto, al pilar del empleo de la Agenda de Trabajo Decente; pero debido a la naturaleza integrada de esta Agenda, la OIT tomará en cuenta los otros tres pilares al promover un crecimiento económico con mayor intensidad de empleo.

Ejes de política transversales

Muchos instrumentos de la OIT hacen referencia de una u otra forma a las cuestiones de empleo. En este sentido, hay algunos de importancia central en la problemática del crecimiento económico con alto coeficiente de empleo, como el Convenio sobre la política de empleo, 1964 (núm.122) (considerado uno de los instrumentos prioritarios de la OIT y ratificado por 111 Estados Miembros), y la Recomendación núm. 122 (que complementa el Convenio núm.122), el Convenio sobre el fomento del empleo y la protección contra el desempleo, 1988 (núm.168), la Recomendación núm. 176 (que complementa el Convenio núm. 168), y la Recomendación sobre la política del empleo (disposiciones complementarias), 1984 (núm.169). La aplicación de las normas es indispensable para los programas de promoción del empleo de la OIT.

La promoción del empleo y el vínculo entre crecimiento y empleo reviste un interés particular para los gobiernos y los interlocutores sociales; por este motivo, es un tema de diálogo social en todas las naciones, en particular en situaciones de crisis o contracción económica.

La estrategia de política de empleo de la OIT incorpora la perspectiva de género, en particular la investigación que se hace en el marco de la Iniciativa relativa a las Mujeres en el Trabajo, y el fortalecimiento de la capacidad en materia de igualdad de género y no discriminación.

El cambio climático y la tendencia hacia una economía más ecológica pueden presentar oportunidades y riesgos para la creación de empleos, dado que cambiará la composición sectorial de las economías nacionales. Para que la transición sea un proceso justo y equitativo, estos cambios deben abordarse mediante políticas macroeconómicas que favorezcan el empleo, como también mediante inversiones en infraestructura comercial, industrial y sectorial, y estrategias ambientales que generen más y mejores empleos, promoviendo simultáneamente la transformación estructural y el desarrollo empresario.

Las alianzas

La OIT promueve a escala mundial una mayor coherencia de los enfoques del crecimiento macroeconómico con alto coeficiente de empleo, e intensifica su apoyo en pro de más y mejores empleos, en particular a través de su liderazgo en la Iniciativa Global sobre Empleo Decente para los Jóvenes. Estas actividades de promoción incluyen la colaboración con el Grupo de los 20 (G-20) y con los países BRICS (Brasil, Federación de Rusia, India, China y Sudáfrica)20, y el fomento de la cooperación Sur-Sur con respecto a la política de empleo Se intensificarán las alianzas y la cooperación con las instituciones del sistema de las Naciones Unidas, las instituciones financieras internacionales, las instituciones regionales, los bancos de desarrollo y las comunidades económicas subregionales a fin de cumplir los objetivos y metas de la Agenda 2030 relacionados con el empleo. A nivel nacional, la estrategia requerirá la participación de los ministerios de economía, finanzas, producción e industria, entre otros, y una estrecha colaboración con los equipos de las Naciones Unidas de apoyo en los países.

Capacidad de la OIT

El trabajo de la OIT para lograr que el crecimiento económico favorezca el empleo es impulsado por el Departamento de Política de Empleo, responsable del desarrollo de políticas integradas de empleo, desarrollo y competencias que maximizan el impacto del empleo en el crecimiento económico, la inversión y el desarrollo. El Departamento tiene tres servicios: Servicio de Desarrollo e Inversión (DEVINVEST), Servicio de Empleo y Mercado de Trabajo (EMPLAB), y Servicio de Conocimientos Teóricos y Prácticos y Empleabilidad (SKILLS). DEVINVEST coordina el trabajo que realiza la OIT para ayudar en situaciones de crisis en países frágiles, que incluye el programa de referencia de la OIT denominado Empleo para la Paz y la Resiliencia. La recomendación más reciente de la OIT —que modifica y reemplaza la Recomendación de 1944, núm. 71—, aprobada en 2017, lleva un título similar: Employment and Decent Work for Peace and Resilience Recommendation, 2017 (núm. 205).

Muchos otros departamentos y dependencias de la OIT contribuyen al crecimiento económico con alto coeficiente de empleo: en primer lugar el Departamento de Empresas —ENTERPRISES—, pero también las unidades que trabajan en las economías rurales e informales, en migración y actividades sectoriales, y el Departamento de Investigaciones.

Recursos

El Departamento de Política de Empleo tiene un centro propio de documentación al que se puede acceder desde este enlace. El centro incluye diversas bases de datos relativas
  • al empleo juvenil
  • los indicadores del mercado de trabajo
  • las tecnologías basadas en la utilización intensiva de mano de obra
Asimismo, podrán encontrarse otros recursos en la página de la biblioteca de la OIT sobre Promoción del Empleo.

19. Organización Internacional del Trabajo (OIT). Decent Work Country Diagnostics - Technical Guidelines to draft the Diagnostics Report. Ginebra: 2015.

8. —. Las mujeres en el trabajo. Tendencias. Ginebra: 2016.

20. Osmani, S.R. Exploring the Employment Nexus: Topics in Employment and Poverty. Nueva York y Ginebra: Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y OIT, 2002.

21. Banco Mundial. Informe sobre el desarrollo mundial 2013. Panorama general: Empleo.. Washington: Banco Mundial, 2013.

22. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Informe sobre Desarrollo Humano 2015: Trabajo al servicio del desarrollo humano. Nueva York: PNUD, 2015.

23. Unión Africana. Declaración sobre empleo y alivio a la pobreza en África. Addis Abeba, Unión Africana, 2004.

20 - Brasil, Federación Rusa, India, China y Sudáfrica.