OIT saluda ratificación del convenio núm. 189 que reconoce derechos de trabajadoras domésticos en Bolivia

Presidente Evo Morales aprobó la ratificación del Convenio núm. 189 de la OIT, que permitirá reconocer los derechos y mejorar las condiciones laborales de las trabajadoras y trabajadores del hogar en Bolivia

Press release | 20 November 2012
[Noticias de la OIT, noviembre 2012] .- Bolivia se convierte en el tercer país en la región y el quinto en el mundo en ratificar el Convenio núm. 189 de la OIT sobre trabajo decente para las trabajadores y los trabajadores domésticos, luego de la promulgación de la Ley 309por parte del Presidente Evo Morales.

El Convenio núm. 189 fue adoptado por los países miembros de la OIT en la 100ª Reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo, celebrada en la ciudad de Ginebra en junio de 2011 y establece derechos y principios básicos para el sector del trabajo doméstico, históricamente vulnerable y con déficit de trabajo decente.

“Este anuncio significa una enorme satisfacción para la OIT y se esperaba de Bolivia, pues fue uno de los pocos países en el que sus representantes de Gobierno, trabajadores y empleadores votaron unánimemente a favor de la adopción del Convenio núm. 189 en junio de 2011.”, dijo Carmen Moreno, Directora de la OIT para los Países Andinos.

Con esta ratificación, el Estado Boliviano amplía la lista de medidas de fuerte impacto tomadas por el Presidente Evo Morales, por la visibilización y valoración del trabajo asalariado del hogar, entre las que destacan: la nominación de la líder sindical de FENATRAHOB y ex presidenta CONLACTRAHO, Casimira Rodríguez, como Ministra de Justicia en 2006; el establecimiento del Día Nacional de la Trabajadora del Hogar de Bolivia, a través del Decreto Supremo No. 28655, del 30 de marzo de 2006; y la inclusión del Artículo 338 en la Constitución Política del Estado que establece que “El Estado reconocerá el valor económico del trabajo del hogar como fuente de riqueza y deberá cuantificarse en las cuentas públicas.”

El contenido del Convenio evidencia una clara defensa y reconocimiento de los derechos de las y los trabajadores del hogar: la libre asociación y reconocimiento a la negociación colectiva; la eliminación del trabajo forzoso u obligatorio; la eliminación de la discriminación y del trabajo infantil; la protección contra toda forma de abuso; el acoso y violencia; la información oportuna sobre los términos y condiciones de empleo; las horas de trabajo; la remuneración acorde al trabajo; ; la seguridad y salud.

Con estas medidas implementadas, según lo requiere el Convenio núm. 189, Bolivia está en el camino hacia el fortalecimiento de la institucionalidad laboral, que garantizará a las trabajadoras asalariadas del hogar el pleno ejercicio de sus derechos.

Rápido proceso

Luego de la adopción del Convenio núm. 189 de la OIT en junio de 2011, durante la la 100ª Conferencia Internacional del Trabajo, la Federación Nacional de Trabajadores Asalariadas del Hogar de Bolivia (FENATRAHOB) tomó la iniciativa de solicitar la aprobación y ratificación del Convenio.

Una vez que fue aprobado el proyecto de Ley por la Cámara de Diputados, fue remitido a la Cámara de Senadores para su correspondiente revisión y aprobación. Las Comisiones de Política Social, Educación y Salud y de Constitución, Derechos Humanos, Legislación y Sistema Electoral, tras un amplio análisis del objetivo y contenido de la norma, consideran que se encuentra acorde a la Constitución Política del Estado.

Inmediatamente después de su aprobación en esta instancia, el proyecto llegó al Presidente Morales, quien elevó a rango de Ley este Convenio, en su afán por dignificar a los trabajadores y mejorar sus condiciones laborales.

La implementación estará a cargo del Ministerio de Trabajo, proceso que la OIT acompañará a través de la permanente asistencia técnica brindada a este sector.

El trabajo del hogar en Bolivia

Alrededor del 9% de la fuerza laboral femenina en Bolivia, desempeña funciones de trabajo asalariado en el hogar, siendo el 15% de las mujeres ocupadas en el área urbana. Casi 50% de ellas se autoidentifican como indígenas.

El 77 % de las trabajadoras asalariadas del hogar desempeñan labores bajo la modalidad “cama afuera”, lo que significa que no residen en el domicilio del empleador, una situación que se incrementa en la última década, frente al 23% que corresponde a las trabajadoras bajo la modalidad “cama adentro”.

El sector de trabajadoras del hogar ostenta los niveles de escolaridad más bajos del total de la población ocupada. El 74% de ellas no ha logrado completar el nivel de educación primaria (hasta 7 años de escolaridad), situación que no ha presentado avances en la última década.

Respecto al trabajo infantil doméstico, en los últimos años ha disminuido (niñas menores de 14 años) y adolescente (14-17años) y ha aumentado la edad promedio de las trabajadoras del hogar. Dos tercios de ellas tienen más de 26 años y un 37% es mayor de 35 años.

Los ingresos de las trabajadoras del hogar en Bolivia son muy bajos, el 38% de ellas recibe un ingreso mensual inferior al salario mínimo nacional y menos del 1% recibe remuneración por horas extras, a pesar de que la cuarta parte de ellas registra una jornada laboral por encima de lo establecido por ley, sobretodo aquellas que trabajan en la modalidad “cama adentro”.

Foto: Presidencia de Bolivia