Programa de Infraestructura Intensivo en Empleo

Funcionarios de la OIT y de Alemania se reúnen con trabajadores que llevan a cabo labores de desescombro en Beirut

Los trabajadores movilizados en el marco del Programa de Infraestructura Intensivo en Empleo de la OIT participan en los trabajos de limpieza en la ciudad.

خبر | ٠٨ سبتمبر, ٢٠٢٠

BEIRUT, Líbano (OIT Noticias) – Frank Hagemann, Director Regional Interino de la OIT para los Estados Árabes, y Andreas Kindl, Embajador de Alemania en el Líbano, se reunieron con trabajadores empleados en el marco de un programa implantado por la OIT para contribuir a las labores de limpieza de los escombros que produjo la enorme explosión que sacudió Beirut en agosto.

Pocos días después de la explosión, la OIT movilizó recursos de su Programa de Infraestructura Intensivo en Empleo (PIIE), que ha contribuido hasta ahora a la creación de unos 200 empleos decentes destinados a ciudadanos libaneses y refugiados sirios, de los que el 15% son mujeres. Su objetivo es facilitar el restablecimiento de medios de vida y proporcionar ingresos para ayudar a superar los efectos de la explosión, que se cobró la vida de unas 190 personas y provocó daños devastadores en hogares y empresas de toda la ciudad.

Las medidas de respuesta de la OIT cuentan con el apoyo de Alemania, a través del Banco Alemán de Desarrollo (KfW), que financia el PIIE, y el apoyo financiero suplementario de los Países Bajos en el marco de la Alianza para la mejora de la situación de personas que se hayan visto desplazadas por la fuerza y de las comunidades de acogida (PROSPECTS), que permitió realizar intervenciones a mayor escala para abarcar el mayor número posible de trabajadores vulnerables.

Los funcionarios recorrieron una de las zonas de la ciudad más afectadas por la explosión y conversaron con los trabajadores que realizaban tareas de limpieza y desescombro.

© ILO
"La OIT adoptó rápidamente medidas de respuesta frente a la explosión y sus secuelas por medio de la creación de empleo para trabajadores libaneses y sirios, con el fin de realizar tareas de desescombro", señala el Sr. Hagemann. "Muchos de esos trabajadores estaban desempleados, y su vulnerabilidad económica se vio agravada en los últimos meses a raíz de las crisis que ha padecido el Líbano. Con el apoyo de nuestros asociados para el desarrollo y de los gobiernos de Alemania y los Países Bajos seguiremos promoviendo el empleo y recuperando medios de subsistencia, a fin de contribuir a satisfacer las necesidades de trabajo decente del Líbano y sus habitantes", añadió el Sr. Hagemann.

"Acogemos con gran satisfacción las eficaces medidas de respuesta que ha adoptado la OIT para coordinar las labores de asignación de recursos y asistencia en el marco del Programa de Infraestructura Intensivo en Empleo en este lugar, cerca de la explosión (...), que ha permitido disponer desde hace casi treinta días de trabajadores para acometer las tareas de desescombro", señaló el Embajador Kindl durante su visita al lugar de los trabajos. "Me complace constatar en las obras la colaboración de trabajadores libaneses y sirios, incluido un porcentaje relativamente elevado de mujeres".

La OIT promueve un enfoque de trabajo decente en el marco de sus actividades de respuesta para hacer frente a la explosión, y promueve la creación de oportunidades de trabajo a corto plazo para ciudadanos libaneses y sirios en situación vulnerable, al tiempo que aborda retos estructurales del mercado de trabajo del país, incluido el elevado índice de desempleo, en particular entre los jóvenes.

"Se alentó a muchas personas que se encontraban sin trabajo a que vinieran a colaborar en los trabajos de limpieza. Ahora hombres y mujeres jóvenes trabajan juntos aquí, codo con codo", señaló Ktarig Garabedian, uno de los jefes de equipo que supervisa un grupo de trabajadores.

Mohamad Moussa Al Ibrahim, ciudadano sirio que huyó al Líbano hace ocho años con su familia, afirma que está muy feliz por haber encontrado trabajo gracias al Programa: "Soy el mayor de mis hermanos y el único que trabaja, de ahí que necesite realmente este trabajo".

Por otro lado, la OIT estudia varias formas de brindar apoyo a microempresas, y pequeñas y medianas empresas (MIPYME), para ayudarles a superar los efectos de la explosión. Muchas de esas empresas ya se encontraban en una situación compleja debido a la pandemia de la COVID-19 y a una prolongada crisis económica. Entre las medidas de apoyo que se están estudiando cabe destacar la concesión de subvenciones en efectivo y ayuda técnica para facilitar la labor de reconstrucción de las empresas y aumentar su resiliencia frente a futuras crisis y recesiones económicas.

***
El Programa de Infraestructura Intensivo en Empleo en el Líbano (PIIE) es un programa puesto en marcha por la OIT y financiado por Alemania a través del Banco Alemán de Desarrollo (KfW), ejecutado en estrecha colaboración con el Ministerio de Trabajo y el Ministerio de Asuntos Sociales. El PIIE ofrece oportunidades de empleo decente a corto y mediano plazo en trabajos de construcción de infraestructuras a miembros de las comunidades de acogida libanesa y a ciudadanos sirios desplazados. El proyecto hace hincapié en la utilización de tecnología basada en recursos locales, la aplicación de los principios sobre trabajo decente y la incorporación de consideraciones de género.

PROSPECTS es una alianza mundial de cuatro años de duración establecida por la OIT, la Corporación Financiera Internacional (CFI), la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Banco Mundial, con el apoyo financiero del Ministerio de Asuntos Exteriores de los Países Bajos, con el fin de proponer la adopción de nuevas medidas de respuesta frente a situaciones de crisis en las que haya personas que se hayan visto desplazadas por la fuerza. En el Líbano, la labor de PROSPECTS tienen lugar en el marco de las actividades de respuesta de la OIT y de otros organismos frente a la crisis de refugiados sirios, con objeto de promover las oportunidades económicas y el empleo decente, el desarrollo de competencias, la formación empresarial y la protección social de refugiados sirios y de las comunidades de acogida.