Blog

Es necesario contar con información fidedigna sobre la discapacidad en el trabajo

"La OIT se compromete a impulsar el debate sobre la inclusión de las personas con discapacidad. La evaluación y el análisis de los avances que se registren serán fundamentales para lograr resultados concretos," dice el Director General de la OIT Guy Ryder.

Opinión | 19 de febrero de 2020
Guy Ryder, Director General de la OIT
Las personas con discapacidad, alrededor del 15% de la población mundial, constituyen una reserva de talento que en gran medida sigue sin aprovecharse en el mercado laboral. Corren un elevado riesgo de quedarse más marginadas a medida que el mundo del trabajo se transforma rápidamente, en particular a raíz de los avances tecnológicos, el cambio climático y la evolución demográfica. Habida cuenta de ello, las desigualdades existentes podrían agravarse, a menos que los países apliquen medidas específicas para abordar ese problema.

En la Unión Europea, el 60% de las personas con discapacidad tienen trabajo, porcentaje que para el resto de la población se eleva al 82% . En Estados Unidos esa proporción es del 37% frente al 77%, respectivamente. Por lo general, los trabajadores con discapacidad poseen un salario más bajo que el de los trabajadores sin discapacidad, y con frecuencia ven rechazado su acceso a la enseñanza, la utilización de las nuevas tecnologías y la protección social, entre otras prestaciones fundamentales.

Por otro lado, una cantidad cada vez mayor de empresas están revisando sus políticas y directrices, incluidas las que guardan relación con la diversidad y la inclusión, los recursos humanos y la accesibilidad, a fin de facilitar el acceso de las personas con discapacidad al mercado laboral.

La campaña The valuable 500 se puso en marcha el año pasado en el marco de la reunión de 2019 del Foro Económico Mundial de Davos. Con el apoyo de la Red Mundial de Empresas y Discapacidad de la OIT, dicha campaña hace un llamamiento a los directores ejecutivos de 500 empresas para que la discapacidad figure en el orden del día de las reuniones de sus juntas directivas. Desde entonces, más de 240 empresas han puesto de manifiesto su intención de colaborar a tal efecto. En la reunión del Foro Económico Mundial de este año se alcanzó un acuerdo abrumador sobre la necesidad de fomentar las medidas encaminadas a facilitar la inclusión de las personas con discapacidad.

Credit: Mohamed Abd El Ghany / REUTERS
No obstante, además de esas iniciativas, es necesario contar con mecanismos que nos permitan supervisar los avances que se registren y comprobar si se cumple el objetivo de que "nadie se quede atrás", asumido por todos nosotros en el marco de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. A tal efecto, es fundamental disponer de información pormenorizada sobre cada tipo de discapacidad.

En ocasiones, ello podría verse dificultado por la existencia de definiciones diferentes en cada país, así como por factores que guardan relación con la confidencialidad de la información, entre otros.

Cabe destacar, por otro lado, la existencia de un acuerdo internacional sobre la forma de determinar qué personas poseen algún tipo de discapacidad, con objeto de elaborar datos estadísticos fidedignos que puedan compararse entre sí y permitan analizar la evolución de la brecha en materia de inclusión.

En virtud de dicho acuerdo, basado en el conjunto de preguntas del Grupo de Washington, se pueden realizar encuestas de índole general, en particular sobre la fuerza de trabajo, que incluyan seis preguntas breves para determinar qué parte de la población posee algún tipo de discapacidad con respecto a un contexto determinado. Habida cuenta de ello, la OIT ha elaborado un módulo que permite a los países recabar información pormenorizada sobre la situación de las personas con discapacidad y las causas subyacentes que les impiden acceder al mercado de trabajo.

En la Declaración del Centenario de la OIT sobre el futuro del trabajo, los representantes de gobiernos, trabajadores y empleadores de los 187 Estados miembros de la OIT manifestaron que la OIT debe orientar sus esfuerzos a "garantizar a las personas con discapacidad la igualdad de oportunidades y de trato en el mundo del trabajo".

La OIT se compromete a impulsar el debate sobre la inclusión de las personas con discapacidad. La evaluación y el análisis de los avances que se registren serán fundamentales para lograr resultados concretos.