Día internacional de las personas con discapacidad

Ni los desplazamientos ni la discapacidad impiden a los refugiados sirios trabajar

Shaikha, refugiada siria con discapacidad auditiva, superó muchas dificultades hasta que encontró un trabajo decente en una fábrica de Jordania, con el apoyo de la OIT.

Noticia | 3 de diciembre de 2019

JORDANIA (OIT Noticias) - Shaikha sale del campamento de refugiados de Zaatari en el que vive a las seis de la mañana cada día para tomar un autobús que la lleve a su trabajo, en una zona industrial cercana. Trabaja muchas horas detrás de una máquina de coser para elaborar prendas de vestir destinadas a una fábrica de confección jordana.

Está empleada en esa planta desde hace casi un año y afirma sentirse muy feliz.

Me gusta mi trabajo y me entristezco si algún día no puedo acudir al mismo.”


La vida de Shaikha se ha visto afectada por conflictos y desplazamientos, así como por su discapacidad física. Hace varios años comenzó a padecer pérdida auditiva, que ha empeorado con el paso del tiempo. También se vio obligada a huir de Elma, su aldea situada en los alrededores de la ciudad siria de Daraa, después de que su casa fuera destruida durante los combates que se libraron allí.

Desde que llegó a Jordania en 2011, esta mujer de 55 años luchó por encontrar trabajo para ganar autonomía y obtener ingresos que le permitieran subsistir a sí misma y a su esposo de edad avanzada. "Me compré un audífono al venir a Jordania. No entiendo nada sin él", afirma Shaikha. "Tengo que comprar pilas para mi audífono, pero son caras."

Realizó un curso de costura de seis meses dirigido por una ONG internacional, con la esperanza de encontrar trabajo. No obstante, afirma que su edad, discapacidad y condición de refugiada dificultaron su búsqueda de empleo. "No había trabajo para mí en el campamento", afirma Shaikha. "Me inscribí en varios lugares, pero nunca me respondían.”

Finalmente, en noviembre de 2018, gracias a la labor de los centros de empleo de la OIT, Shaikha pudo encontrar trabajo en una fábrica de confección. Dichos centros, localizados en el campo de refugiados de Zaatari y en la zona industrial de Al Hassan, forman parte del programa de trece Centros de servicios de empleo implantado en toda Jordania por la OIT, en estrecha colaboración con el Ministerio de Trabajo de dicho país, con objeto de fomentar la orientación profesional, las oportunidades de formación y los servicios de búsqueda de empleo en diversos sectores, tanto para personas de Jordania como para refugiados sirios.

"Me inscribí en el centro de empleo y me llamaron un mes después para decirme que podían ofrecerme trabajo en una fábrica", señala Shaikha.

Para Shaikha, desplazarse a diario a la zona industrial y regresar de la misma a lo largo de un trayecto de 40 kilómetros constituía una gran dificultad. De ahí que se alegrara enormemente al saber que la OIT había establecido una asociación con su empleador, "Straight Line for Apparel Co", para prestar a los residentes del campamento un servicio gratuito de transporte en autobús hasta la fábrica. El servicio, que utilizan otros 21 refugiados empleados en la misma fábrica, se presta con autobuses de ésta, que recogen a los trabajadores en la entrada del campo y los llevan diariamente a su lugar de trabajo, y posteriormente los traen de regreso.

Sin este autobús, no podría ir a trabajar.”


La OIT ha establecido servicios de transporte en autobús similares para ayudar a otros residentes del campamento a trasladarse a sus fábricas. También ha brindado apoyo a los trabajadores proporcionándoles transporte desde el interior del campamento hasta su entrada, desde la que pueden acceder a los autobuses de la fábrica.

"Estos servicios son fundamentales para garantizar que los trabajadores puedan llegar a su lugar de trabajo a tiempo, sin tener que preocuparse por costos adicionales u otras dificultades", señala Maha Kattaa, Especialista de la OIT en resiliencia y respuesta en situaciones de crisis a escala regional. "Estamos orgullosos de los avances logrados por Shaikha y muchas otras personas, que al igual que ella, están decididas a mejorar su vida trabajando, y deseamos que sigan recibiendo ese tipo de apoyo por medio de nuestros centros, que promueven la mejora de las condiciones de trabajo y la calidad de vida".


Estamos orgullosos de los avances logrados por Shaikha y muchas otras personas.....y deseamos que sigan recibiendo ese tipo de apoyo por medio de nuestros centros, que promueven la mejora de las condiciones de trabajo y la calidad de vida"

Maha Kattaa, Especialista de la OIT en resiliencia y respuesta en situaciones de crisis a escala regional
Trabajar en una fábrica y percibir un salario mensual ha ayudado a Shaikha a lograr mayor autonomía. "Quiero seguir trabajando.... Tal vez algún día pueda reconstruir mi casa en Siria."



Shaikha recibió apoyo a través de iniciativas conjuntas de la UE y la OIT destinadas a promover el empleo y fomentar el trabajo decente en el sector industrial de Jordania. En el marco de esa colaboración se prestan servicios de búsqueda de trabajo a solicitantes de empleo jordanos y sirios, y se promueven los principios del trabajo decente en empresas autorizadas a participar en la iniciativa de la UE sobre normas de origen menos restrictivas. Desde 2017 se han puesto en marcha 13 Centros de servicios de empleo en toda Jordania para prestar servicios de empleo tanto a personas jordanas, a nivel local, como a refugiados sirios. Además de las instalaciones del campo de refugiados de Zaatari y de la Zona industrial de Al Hassan, la UE presta apoyo asimismo a los centros de Zarqa, Mafraq y Sahab.