Blog

Las competencias necesarias para el futuro laboral: Aprender a aprender gracias a las tecnologías

Las tecnologías digitales – como la inteligencia artificial, la impresión 3D, la informática cognitiva, los grandes datos, la automatización, el Internet de las cosas, la robótica avanzada y la cadena de bloques – tienen un impacto en varias profesiones, tanto en los empleos como las tareas. Los tipos de competencias requeridas por los empleadores también cambian, lo que afecta las tareas y las competencias de las ocupaciones tradicionales, como las del sector manufacturero. También apareció la gig economy o “economía de los pequeños encargos”, con personas con horarios de trabajo flexibles que, con frecuencia, ofrecen productos y servicios con la ayuda de la tecnología.

Opinión | 17 de enero de 2019
Srinivas B. Reddy, Jefe del Servicio de conocimientos teóricos y prácticos y Empleabilidad de la OIT, Departamento de política de empleo
En mi blog anterior, puse de manifiesto algunos de los efectos que los factores del cambio están produciendo en los tipos de competencias buscadas en el mercado laboral del futuro, como la adaptación al cambio. En este artículo, quisiera analizar más a fondo las innovaciones digitales actuales y emergentes que permiten adquirir agilidad y resiliencia a través del aprendizaje permanente.

Adoptar un enfoque de aprendizaje permanente puede ayudar a todos los países, desarrollados y en desarrollo, no solo a producir catalizadores y emprendedores digitales para el mercado de trabajo, sino también una fuerza de trabajo – compuesta por jóvenes y personas mayores – ágil y hábil en cuanto a la tecnología digital, que esté capacitada, calificada y especializada para adaptarse a las tecnologías que afectan sus carreras profesionales.

Esto requiere inversiones en las competencias digitales, a través del sistema de educación y de formación para todos los grupos de edad, e inversiones empresariales en la formación de sus trabajadores. Por ejemplo, los menos expertos pueden comenzar con las competencias digitales generales y esenciales, como la alfabetización digital, el envío de correos electrónicos y el uso de las redes sociales. Después, ellos podrían adquirir conocimientos de programación, gestión de clientes, diseño y medios digitales. Luego, los más avanzados podrían adquirir competencias digitales especializadas de la “Industria 4.0” para crear, administrar y mantener tecnologías avanzadas en el sector manufacturero.

A fin de desplegar esta estrategia de educación y formación digital y trabajar a favor del desarrollo y la implementación de una política de aprendizaje digital, los países deben disponer de formadores e infraestructura. Es interesante señalar que tanto la baja tecnología como la alta pueden facilitar el aprendizaje permanente de manera rentable.

En todo el mundo, la tecnología digital es utilizada cada vez más para ofrecer un mayor acceso, a bajo costo, al aprendizaje personalizado de alta calidad a través de videos en línea, cursos en línea abiertos, portales de formación en línea, aplicaciones móviles y videojuegos basados en desafíos. Los docentes y las escuelas utilizan las tecnologías digitales para hacer un seguimiento de los resultados del aprendizaje de los programas educativos al emplear ejercicios de evaluación para medir los progresos individuales a través de tabletas y teléfonos inteligentes.

Los resultados se presentan a los docentes a través de gráficos virtuales. Los programas que utilizan la inteligencia artificial y el análisis de datos identifican las tendencias en las bases de datos informatizados y producen informes para los alumnos y sus padres sobre las áreas de mejora. Los sistemas de información de gestión de la educación y los sistemas de información sobre el mercado de trabajo pueden ofrecer información sobre el acceso a la educación y los resultados de la evaluación en función del género y de la ubicación de las escuelas (zona urbana/zona rural). Las tecnologías digitales poco sofisticadas como los videos educativos grabados, las herramientas por satélite, los programas de radio y televisión, son también instrumentos muy eficaces para llegar a los alumnos de las comunidades vulnerables y desfavorecidas, aún en las zonas más remotas. La transferencia de tecnología y el intercambio de información entre los países son las claves para desmitificar y aprovechar los beneficios que ofrece la revolución digital. Las organizaciones de empleadores y de trabajadores con frecuencia desempeñan un papel decisivo en el aprendizaje permanente e incluso anticipan y desarrollan las competencias que serán necesarias en el futuro.

Entonces, ¿podemos utilizar la innovación para impulsar el aprendizaje permanente? Sí, es posible. Bien sea usted un joven en busca de trabajo, un trabajador preocupado por la posibilidad de perder su empleo a causa de la creciente automatización, o simplemente alguien que se siente atemorizado por las diferentes tecnologías, adquirir nuevas competencias que satisfagan las necesidades en evolución del mercado laboral puede mejorar su empleabilidad, y esto puede lograrse a través de las tecnologías modernas.

El aprendizaje permanente es uno de los principales temas discutidos por la Comisión Mundial sobre el Futuro del Trabajo. Su informe será presentado en Ginebra el 22 de enero 2019, para dar inicio a las celebraciones del año del centenario de la OIT.