Violencia en el lugar de trabajo

Incluir al acoso laboral en la lucha contra la discriminación

Un nuevo informe sobre la discriminación en el trabajo muestra que el acoso laboral discriminatorio es común en Francia, al mismo tiempo en que la OIT negocia una nueva normativa mundial sobre esta cuestión.

Noticia | 27 de septiembre de 2018
© defenseurdesdroits.fr
PARÍS (Noticias de la OIT) – En Francia, casi una de cada cuatro personas declaró haber sido víctima de acoso laboral debido a su género, orientación sexual, raza, religión, discapacidad o estado de salud.

Las conclusiones del Barómetro sobre la discriminación en el lugar de trabajo (Baromètre de la perception des discriminations dans l’emploi) publicado cada año se dieron a conocer el jueves a través de la Oficina del Defensor de los Derechos (Défenseur des droits) del Gobierno de Francia y la Oficina de País de la OIT para Francia.

El estudio, realizado en 2016 por el Defensor de los Derechos, constató que las mujeres y los hombres se ven afectados casi de la misma manera por conductas y lenguaje degradantes en el trabajo: 33 por ciento de los hombres y 32 por ciento de las mujeres encuestadas declararon haberse sentido denigradas en los últimos cinco años.

La encuesta se basó en una muestra representativa de la población francesa.

El informe muestra que ciertos grupos sociales son más vulnerables ante palabras o acciones denigrantes. Por ejemplo, un 54 por ciento de las mujeres entre 18 y 44 años que no eran caucásicas y un 43 por ciento de las mujeres con discapacidad declararon haber sido víctimas de lenguaje y comportamiento degradantes.

Por otra parte, mientras los hombres caucásicos entre 35 y 44 años se vieron menos afectados (11 por ciento), un 40 por ciento de los hombres homosexuales o bisexuales y un 40 por ciento de los hombres jóvenes de piel oscura o árabes también fueron víctimas de lenguaje y conducta degradante al igual que las mujeres.

El estudio constató que este acoso discriminatorio tiene lugar en todos los sectores. Un 27 por ciento de los trabajadores del sector público informaron haberlo experimentado, al igual que un 25 por ciento de los trabajadores del sector privado y un 22 por ciento de los trabajadores autónomos.

“No estamos hablando de casos aislados”, explicó Cyril Cosme, Director de la Oficina de la OIT en Francia quien, junto al Defensor de los Derechos Jacques Toubon, presentó las principales conclusiones del estudio.

“La mayoría de las veces, los incidentes tienen lugar en un ambiente de trabajo hostil. Estos incluyen una conducta discriminatoria y degradante habitual que da lugar al acoso discriminatorio”.

“Era solo una broma”

Según este estudio, este tipo de incidentes en el trabajo muchas veces son minimizados y los acosadores con frecuencia aducen que “era sólo una broma”.

Las conclusiones del Barómetro establecen además una relación entre el acoso y la discriminación, lo que permite que las víctimas exijan una compensación ante los tribunales o la Oficina del Defensor de los Derechos. El autor del informe explica que la conducta y el lenguaje ofensivos relacionados con el género, la orientación sexual, la raza, la religión, la discapacidad o el estado de salud deben ser abordados a través de una estrategia de prevención integral.

Un fenómeno mundial

La OIT ha iniciado un proceso dirigido a establecer una nueva normativa internacional ... a fin de ayudar a los gobiernos a luchar contra la violencia y el acoso laboral."

Cyril Cosme, Director de la Oficina de la OIT en Francia
“Los casos notificados en nuestro Barómetro se refieren a Francia, pero esta conducta no se limita solo a un país”, señaló Cyril Cosme. “La OIT ha iniciado un proceso dirigido a establecer una nueva normativa internacional, mediante un convenio vinculante y una recomendación, a fin de ayudar a los gobiernos a luchar contra la violencia y el acoso laboral”.

“El Gobierno de Francia y los interlocutores sociales franceses (organizaciones de trabajadores y de empleadores) participan activamente en el proceso de implementación de la normativa de la OIT para terminar con la violencia y el acoso. Confiamos en que estas normas serán adoptadas con éxito en la próxima Conferencia Internacional del Trabajo. Este es un momento muy oportuno para extender la protección de los trabajadores, ya que en 2019 se celebra el centenario de la OIT”, concluyó Cosme.