Trabajo doméstico

Convenio núm. 189 sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos ratificado por Brasil

Brasil promueve el trabajo decente para 7 millones de trabajadores domésticos.

Comunicado de prensa | 1 de febrero de 2018
GINEBRA (OIT Noticias) – El 31 de enero de 2018, el Gobierno de Brasil depositó ante la Oficina Internacional del Trabajo el instrumento formal de ratificación del Convenio sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos, 2011 (núm. 189). De esta forma, Brasil pasa a ser el vigésimo quinto Estado miembro de la OIT y el decimocuarto Estado miembro de la región de las Américas que ratifica este Convenio.

Se estima que hay alrededor de siete millones de trabajadoras y trabajadores domésticos en Brasil, más que en cualquier otro país en el mundo. Sin embargo, hasta ahora, estos trabajadores estaban excluidos de ciertas protecciones en la legislación laboral nacional. Asimismo, la mayoría de trabajadores en el sector doméstico son mujeres, y las personas indígenas y afrodescendientes suelen estar sobrerrepresentadas en el trabajo doméstico.

La ratificación del Convenio núm. 189 representa un paso importante que apoya una serie de medidas que han sido tomadas para brindar protecciones fundamentales a los trabajadores domésticos. Estas medidas incluyen la adopción de una enmienda constitucional en abril de 2013, que estableció una semana de trabajo de un máximo de 44 horas y la adopción de la Ley Complementar núm. 150 de 1° de junio de 2015 que, entre otras cosas, prohibió el trabajo doméstico para los menores de 18 años, estableció una jornada máxima de ocho horas, el derecho a vacaciones remuneradas, multa por despido injustificado y acceso a la seguridad social.

En su reunión con el Director General, en la que transmitió el instrumento formal de ratificación, la Sra. Embajadora María Nazareth Farani Azevêdo de la Misión Permanente de Brasil ante la Oficina de las Naciones Unidas, declaró que: “Brasil se complace en haber ratificado el Convenio núm. 189. Esta ratificación demuestra nuestro continuo compromiso con los derechos de las personas más vulnerables, con el trabajo decente y nuestro profundo respeto por los derechos sociales. Esta ratificación también representa un paso importante hacia el reconocimiento de la contribución de las trabajadoras y los trabajadores domésticos a la economía moderna. Dado que la mayoría de los trabajadores domésticos son mujeres, esperamos que la aplicación del Convenio núm. 189 pueda contribuir a reforzar la igualdad entre hombres y mujeres en el mundo de trabajo. Desplegaremos todos nuestros esfuerzos para perseguir este objetivo fundamental.”

Por su parte, el Director General, Sr. Guy Ryder, al recibir el instrumento de ratificación del Convenio núm. 189 por Brasil, declaró que “El Convenio núm. 189 tiene por objeto mejorar las condiciones de vida y de trabajo de los millones de trabajadoras y trabajadores domésticos en el mundo, asegurándoles un trabajo decente que les brinde protecciones equivalentes a las de los otros trabajadores. Los trabajadores domésticos se encuentran entre los trabajadores más precarios y peor remunerados. Asimismo, suelen trabajar en condiciones de informalidad en las que son privados de los derechos fundamentales de los que gozan los trabajadores en otros sectores, tales como jornadas máximas de trabajo, derecho a tiempo de descanso, un salario mínimo que les permita satisfacer sus necesidades, y acceso a la protección social, incluyendo protección de la maternidad. La decisión de Brasil de ratificar el Convenio núm. 189 confirma su voluntad de extender los derechos básicos a todas sus trabajadoras y trabajadores y refuerza las medidas ya tomadas a nivel nacional." 

Reconociendo la importancia de Brasil en la región de las Américas así como a nivel internacional, se espera que su ratificación de este Convenio incite a otros países a unirse a una creciente coalición de Estados que están tomando medidas eficaces para proteger los derechos de las trabajadoras y los trabajadores domésticos con miras a garantizar que estos trabajadores puedan gozar de un trabajo decente y digno.