Los derechos de los trabajadores y el desarrollo de competencias, esenciales para mejorar los resultados de la migración en Asia Sudoriental, según la OIT y la OIM

En el contexto del incremento de la migración entre los países de la ASEAN, un informe conjunto OIT/OIM evalúa los cambios en la vida de los trabajadores migrantes antes y después de migrar.

Comunicado de prensa | 15 de diciembre de 2017
BANGKOK (ILO News) – La migración laboral puede dar lugar a mejoras a largo plazo en la vida de los trabajadores migrantes si sus derechos laborales son protegidos y se les ofrece la oportunidad de desarrollar sus competencias, señalan la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) en un nuevo estudio.

Publicado en ocasión del Día Internacional del Migrante, el 18 de diciembre, el informe “Riesgos y beneficios: Resultados de la migración laboral en Asia Sudoriental” ofrece una evaluación oportuna de la experiencia de los migrantes en la región de la ASEAN.

Según las estadísticas más recientes de las Naciones Unidas, el número de migrantes que se dirigen a otros países de la ASEAN se ha quintuplicado desde 1990, alcanzando la cifra de casi 6.9 millones. Millones de otros están empleados en situación irregular y no son contabilizados en los datos oficiales.

“A pesar del rápido crecimiento del número de mujeres y hombres que migran en Asia Sudoriental, los resultados para los trabajadores migrantes aún no son bien comprendidos”, declaró Ben Harkins, especialista técnico de la OIT y principal autor del informe.

A fin de documentar su informe, los programas TRIANGLE in ASEAN de la OIT y PROMISE de la OIM colaboraron para llevar a cabo una encuesta regional a gran escala de más de 1.800 migrantes originarios de Camboya, la República Democrática de Laos, Myanmar y Vietnam, que han estado empleados en Tailandia o Malasia.

El estudio elaboró un Índice de resultados de la migración (MOI) para medir de qué manera ha cambiado la vida de los trabajadores migrantes después de su migración. Este índice amplía el ámbito de la medición de los resultados de la migración al incorporar elementos sociales y económicos.

Según Ben Harkins, “El MOI constituye una ruptura, no sólo del enfoque limitado a cuantificar las remesas sino también del paradigma de la trata de seres humanos que es muy dominante en Asia Sudoriental. Permite realizar una evaluación de la experiencia de la migración con más matices que la simple calificación ’víctima o no de la trata’”.

Garantizar una experiencia de migración segura y gratificante

A fin de lograr una mejor comprensión de los factores que determinan los resultados de la migración, el estudio siguió a los migrantes a lo largo de su recorrido. “Nos propusimos reconsiderar algunas de las creencias generalizadas sobre cuáles prácticas y condiciones contribuyen a producir mejores resultados para los trabajadores migrantes”, agregó Ben Harkins.

“Se hace mucho énfasis en el cambio de actitud de los migrantes para prevenir la explotación y el abuso, en especial estimulándolos a migrar a través de canales regulares”, señaló Ben Harkins. “La idea es que los migrantes toman decisiones arriesgadas y que esto los pone en una situación de peligro”.

Uso de los canales regulares e irregulares de la migración


Pero los datos nos muestran lo contrario. “Nuestras conclusiones sugieren que el problema no es que los migrantes toman decisiones desacertadas pero que son muy vulnerables a los abusos independientemente de sus decisiones. Ellos constituyen una categoría de trabajadores a quienes se les aplica un conjunto de normas muy diferentes. Los riesgos son aún más altos para las mujeres migrantes porque con frecuencia su trabajo es subestimado y les ofrece menos protecciones laborales”.

“Lo más importante para mejorar los resultados es garantizar que todos los migrantes se beneficien de los derechos fundamentales en el trabajo, como el salario mínimo, incluidos los hombres y las mujeres empleados en la economía informal. Esto precisa de un cambio en las políticas y en la práctica por parte de los gobiernos, los empleadores y las agencias de contratación, en vez que un cambio en la conducta de los trabajadores migrantes”, explicó Ben Harkins.

Violaciones de los derechos laborales y acceso a la justicia para los trabajadores migrantes

El estudio indica además la necesidad de facilitar el acceso a oportunidades de desarrollo de las competencias para los trabajadores migrantes. Los migrantes que aumentan el nivel de capacitación de su empleo antes y después de su migración obtienen resultados mucho mejores a largo plazo.

“El desarrollo de competencias y su convalidación en asociación con los empleadores pueden ayudar a los trabajadores migrantes a obtener un empleo con salarios más altos y mejores condiciones de trabajo, aumentando su contribución a la economía”, declaró Anna Platonova, Directora de programa de la OIM en Tailandia.

Gracias a un mejor nivel de vida, la migración laboral puede tener un impacto sostenible sobre la reducción de la pobreza en la ASEAN. “Constatamos que el número de migrantes que viven por debajo del umbral de la pobreza se ha reducido de 11 por ciento después de su regreso”, agregó Anna Platonova. “Esto indica que la migración puede ser eficaz para reducir la pobreza en la región”.

La migración, un camino para salir de la pobreza

Cambiar el enfoque de las políticas migratorias en la ASEAN

Si bien los beneficios de la migración laboral no han sido aprovechados al máximo en Asia Sudoriental, las conclusiones del estudio muestran que es posible obtener resultados positivos si los migrantes reciben un trato justo y se les ofrece oportunidades para desarrollar sus capacidades.

El informe llama a reorientar la gobernanza de la migración laboral en la ASEAN hacia un enfoque centrado en los migrantes. “Nuestro objetivo debería ser el de incrementar el número de migrantes que obtienen un beneficio integral de su experiencia migratoria, en vez que simplemente aumentar el saldo de las remesas a nivel nacional”, concluyó Ben Harkins.

El estudio fue financiado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Comercio de Australia, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Canadá y la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación a través de los programas TRIANGLE in ASEAN de la OIT y PROMISE de la OIM.

Para más información, por favor póngase en contacto con:

  • Ben Harkins, Especialista técnico para TRIANGLE in ASEAN, Oficina regional de la OIT para Asia y el Pacífico - harkins@ilo.org
  • Anna Platonova, Directora de programa, Misión de la OIM en Tailandia - aplatonova@iom.int