La respuesta de la OIT a la crisis de los refugiados sirios

Refugiados sirios valoran positivamente permisos de trabajo en Jordania, pero aún hay desafíos

Un nuevo estudio, preparado en colaboración con ACNUR, analiza los efectos de la concesión de permisos de trabajo a los refugiados sirios en Jordania, que ha permitido que miles de ellos se incorporen a la fuerza de trabajo formal.

Noticia | 28 de junio de 2017
AMMAN, Jordania (OIT Noticias) – – Un nuevo estudio de la OIT, elaborado en colaboración con ACNUR, constató que los permisos de trabajo ofrecen a la mayoría de los trabajadores sirios refugiados en Jordania una sensación de estabilidad y seguridad, pero que aún se precisan mayores esfuerzos para mejorar las condiciones de trabajo en general.

El compromiso asumido el año pasado en la Conferencia de Londres por el Gobierno de Jordania, que reduce los obstáculos hacia el empleo legal, ha permitido que miles de refugiados sirios obtengan el permiso de trabajo, ofreciéndoles el acceso a mejores empleos, reglamentados y con salarios más altos. Además, ha dado a los refugiados sirios un fuerte sentimiento de seguridad, constató el estudio.


“Según lo que nos dijeron los refugiados sirios, ellos piensan que indudablemente un permiso de trabajo les ofrece una mayor protección, se sienten más seguros”, afirmó Laura Buffoni, responsable principal de los medios de subsistencia en ACNUR. “El trabajo no se trata sólo de un asunto de dignidad, también son recursos adicionales para la familia.”

El estudio constató además que los sirios que disponen de un permiso de trabajo ganan más que los que trabajan sin autorización. Alrededor de 20 por ciento de los encuestados declararon que los permisos de trabajo protegían sus derechos laborales, mientras que otros dijeron que los permisos de trabajo les conferían seguridad en el empleo y creaban más oportunidades de trabajo. Una pequeña minoría consideraba que no aportaban ningún beneficio.

“A través de esta investigación, queríamos comprender de qué manera, un año después del Pacto de Jordania, ha cambiado la situación de los trabajadores sirios, tanto para quienes obtuvieron el permiso de trabajo como para quienes tienen dificultades para obtenerlo. Queríamos saber si los permisos de trabajo han tenido un impacto sobre las condiciones de trabajo de los sirios”, explicó Maha Kattaa, coordinadora de la OIT para la respuesta de los refugiados sirios en Jordania.

“Un permiso de trabajo no se traduce automáticamente en condiciones decentes de trabajo. Es, sin embargo, un paso hacia la formalización de los trabajadores y una vía de acceso hacia mejores condiciones de trabajo”, agregó

El estudio muestra que las condiciones de trabajo, incluyendo las medidas de seguridad y salud, las horas de trabajo a seguridad social, todavía deben ser mejoradas. La mayoría de los sirios encuestados con permiso de trabajo no están cubiertos por la seguridad social. Alrededor de 64 por ciento de los trabajadores sirios, con y sin permiso de trabajo, respondieron que las medidas sobre seguridad y salud en el trabajo son inadecuadas.

El estudio – basado en 450 cuestionarios, así como en consultas en el terreno y grupos de discusión con los líderes de la comunidad de refugiados, los trabajadores sirios y sus empleadores – se concentra en el sector agrícola, de la construcción y de los servicios.

El Gobierno de Jordania, a través de su Pacto, presentado en la Conferencia de Londres sobre Siria en 2016, acordó autorizar el acceso de los sirios a determinadas ocupaciones del mercado de trabajo, a cambio de un mejor acceso de Jordania al mercado europeo, a créditos blandos y a un incremento de las inversiones extranjeras en el país.

Como resultado, Jordania simplificó las formalidades para obtener los permisos de trabajo y aceptó otorgar estos permisos gratuitamente a los refugiados por un período indefinido. Según las cifras suministradas por el Gobierno, entre diciembre 2015 y diciembre 2016, el número de sirios que obtuvieron el permiso de trabajo pasó de 4.000 a cerca de 40.000.

El número de refugiados sirios es de 1,3 millones aproximadamente según el Gobierno de Jordania, incluyendo a 657.000 registrados en ACNUR, la gran mayoría de los cuales viven en zonas urbanas.

Contactos para los medios:

OIT: Salwa Kanaana, Responsable Regional de la Comunicación e Información al Público, +961 1 752 400 (Ext 117), kanaana@ilo.org
ACNUR: Olga Sarrado Mur, Relaciones Exteriores, +962 (0) 79 761 77 99, SARRADO@unhcr.org