Las mujeres representan un potencial económico sin explotar para la región MENA, según un informe de la OIT

Un nuevo estudio de la OIT presenta soluciones prácticas sobre cómo la región del Oriente Medio y África del Norte (MENA), que tiene la menor presencia de mujeres en posiciones de dirección y de responsabilidad en el mundo, puede capitalizar el potencial que las mujeres representan para el desarrollo económico de la región.

Noticia | 1 de febrero de 2016
MUSCAT (OIT Noticias) – En Oriente Medio y África del Norte, las mujeres han progresado en la economía, siguiendo las tendencias mundiales, y se han posicionado en niveles más destacados de la gestión empresarial. Pero su potencial sigue estando desaprovechado, dando lugar a una pérdida significativa de oportunidades para el desarrollo económico de la región, según un nuevo informe de la OIT.

El informe, Mujeres en la gestión empresarial – Cobrando impulso en el Oriente Medio y África del Norte, propone soluciones prácticas para que las empresas contraten y retengan a mujeres cualificadas en puestos de dirección en la región MENA, la cual tiene la representación más baja de mujeres en posiciones de dirección y de gestión en el mundo.

“Existe una evidencia y un reconocimiento cada vez mayor de que el equilibrio de género y la diversidad de los equipos directivos en todos los niveles y jerarquías es beneficioso para los negocios”, declaró Deborah France-Massin, Directora de la Oficina de Actividades para los Empleadores de la OIT.

“Sin embargo, los estereotipos de género en todos los contextos sociales y culturales limitan la contribución económicos de las mujeres y sus beneficios. Por lo tanto, el enorme acervo de talentos que las mujeres representan, con sus niveles de educación cada vez más altos, sigue estando ampliamente desaprovechado”, agregó Deborah France-Massin.

El informe fue presentado durante una conferencia en Muscat, Omán el 1 de febrero. Ofrece un seguimiento regional al informe mundial de la OIT La mujer en la gestión empresarial: Cobrando impulso, presentado en 2015. A la conferencia, que se llevo cabo bajo el patrocinio de la Cámara de Comercio e Industria de Omán, participaron dirigentes empresariales, representantes de las organizaciones empresariales de la región y de todo el mundo.

El nuevo informe regional constata que los países mejor ubicados en la clasificación en lo que se refiere a mujeres ocupando cargos de dirección y de gestión – los Territorios palestinos ocupados y Túnez – registraron 15 por ciento de mujeres legisladoras, mujeres en puestos de dirección superiores y en la gestión empresarial. En cambio, a nivel mundial, en más de la mitad de los países de los cuales se dispone de datos, las mujeres representan más de 30 por ciento de los gerentes.

Más arriba en la escala jerárquica, la mujeres ejecutivas representan 23 por ciento de todos los ejecutivos en Marruecos, 17 por ciento en los Emiratos Árabes Unidos, 16 por ciento en Egipto y 7 por ciento en Qatar. Mientras que para las mujeres directoras ejecutivas, la región MENA registró una proporción de 13 por ciento de mujeres directoras ejecutivas, frente a 21 por ciento en todos los países en desarrollo.

Todavía es raro ver a mujeres en directorios

Las mujeres presidentas de juntas directivas constituyen una minoría aún más reducida en todas las regiones. Según la OIT, no más de 7 por ciento de las empresas encuestadas tenían mujeres como presidentas de juntas en la región MENA.

En Oriente Medio y África del Norte, las mujeres enfrentan los mismos obstáculos que otras mujeres en el mundo para llegar a los altos cargos en la gestión empresarial, constata el informe. Uno de los principales desafíos que las mujeres enfrentan es la doble carga de trabajo y responsabilidades familiares. Un estudio de 2015 realizado por la Pearl Iniciative en los países miembros del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) indica que las mujeres consideran que conciliar el trabajo y la vida familiar es el obstáculo más importante para sus perpectivas profesionales.

El informe de la OIT en la región MENA constata que los estereotipos culturales y una percepción inadecuada de sí mismas también obstaculizan el progreso de las carreras profesionales de las mujeres. Además, la legislación sexista, así como un acceso limitado a la financiación y al trabajo en red, pueden disuadir a las mujeres de entrar o salir del mercado laboral y de avanzar en sus carreras.

“El avance profesional de las mujeres en la gestión de empresas es difícil debido a los múltiples obstáculos que detienen el acceso a los puestos directivos en las empresas y organizaciones”, declaró Shauna Olney, Jefa del Servicio de género, igualdad y diversidad de la OIT.

“La región MENA tiene la más baja representación mundial de mujeres en posiciones de gestión y de dirección y esta conferencia es una oportunidad para analizar soluciones a fin de maximizar la contribución de las mujeres en el trabajo” agregó Shauna Olney.

A pesar de su bajo número como empleadoras, la representación de las mujeres en las cámaras de comercio está aumentando, sobre todo a medida que numerosas cámaras han creado comités de empresarias (como en los países CCG, Egipto, Irak, Siria, Jordania, los Territorios palestinos ocupados y Yemen). Su objetivo es apoyar a las empresarias y responder a sus necesidades.

“Las empresas también pueden desempeñar un papel importante en la promoción de la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo al considerar los beneficios que aportaría a sus empresas y al desarrollo social y económico”, declaró Redha Bin Juma Al Saleh, vicepresidenta de administración y asuntos financieros de la Cámara de Comercio e Industria de Omán, donde se celebró la conferencia.

“Practicar la equidad, desarrollar de sistemas de administración de los recursos humanos sensibles respecto al género, crear ambientes favorables para las mujeres en el mundo de las empresas, establecer infraestructuras sociales conciliadoras y adoptar acuerdos que equilibren el trabajo y la vida familiar para las mujeres y los hombres son elementos fundamentales para el avance satisfactorio de las carreras de las mujeres”, concluyó Redha Bin Juma Al Saleh.