Cumbre sobre el mundo del trabajo

El Presidente Hollande hizo un llamado a la movilización tripartita frente al cambio climático

Invitado de honor de la 104.a reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo, el Presidente de Francia, François Hollande, abogó a favor de una movilización universal para luchar contra el cambio climático y garantizar una mejor aplicación de la legislación laboral internacional.

Noticia | 11 de junio de 2015
El Presidente francés, François Hollande
GINEBRA (OIT Noticias) – El Presidente francés, François Hollande, instó a los Estados miembros de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), los interlocutores sociales, las empresas y las comunidades locales a tomar medidas para abordar el cambio climático, garantizar una transición energética exitosa y respetar las norma internacionales del trabajo.

“Actuar a favor del clima significa actuar a favor del crecimiento, la justicia y los derechos laborales”, afirmó el Presidente François Hollande en su discurso ante los delegados de la 104.a Conferencia Internacional del Trabajo en Ginebra.

Como invitado de honor, el Presidente de Francia se dirigió a unos 4.000 delegados de gobiernos, organizaciones de empleadores y de trabajadores de los 185 Estados miembros de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en una sesión especial que tuvo lugar en el Palacio de las Naciones Unidas en Ginebra.

“El cambio climático es un desafío mundial que no será superado sin un compromiso de parte de todos los países para reducir sus emisiones de gases invernadero proporcionalmente con sus medios y responsabilidades”, dijo François Hollande al anunciar los preparativos para la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP21) que se llevará a cabo en París en diciembre.




“Necesitamos encontrar un acuerdo mundial, diferenciado y persuasivo”, agregó, destacando la necesidad de obtener un financiamiento mundial de hasta 100 millones de dólares anuales a partir de 2020.

“La OIT debería estar más involucrada en la preparación de las principales conferencias mundiales”, incluyendo la conferencia sobre el cambio climático, la agenda post 2015 y las negociaciones sobre el comercio, señaló el Presidente Hollande, al reiterar el papel activo de la OIT en la lucha contra el cambio climático.

Según un estudio reciente de la OIT, la transición hacia una economía más verde podría crear entre 15 y 60 millones de nuevos empleos a nivel mundial en 20 años. Si los países adoptan las políticas adecuadas en relación al programa de trabajo decente, los países emergentes y en desarrollo serían los primeros en beneficiarse. Además, este modelo de desarrollo ayudaría a decenas de millones de trabajadores a salir de la pobreza.

“Si no hacemos nada, podríamos ser testigos de la destrucción de empleos, desempleo y deterioro de los niveles de vida”, advirtió Hollande, y reiteró que “la prioridad absoluta es crear empleos”.

Al introducir al Presidente francés, el Director General de la OIT, Guy Ryder, elogió el compromiso de Francia en la lucha contra el desempleo. “Durante los últimos tres años, su gobierno se ha comprometido a combatir el desempleo, que es un desafío mundial. Su gobierno está poniendo en práctica un programa de trabajo ambicioso, con el objetivo central de mejorar el crecimiento y el empleo de manera sostenible”.

Guy Ryder celebró el apoyo aportado por Francia para superar desafíos como la transición hacia una economía de bajas emisiones de carbono y otras cuestiones clave relacionadas con el cambio climático.

En este ámbito, la acción de la OIT se basa en tres ideas simples: la transición ecológica ofrece oportunidades para empleos y crecimiento que deben ser aprovechadas, es necesario anticipar las competencias y la formación que esta economía requerirá y, en fin, esta transición, para ser justa debe intensificar su eficacia en la lucha contra la pobreza y las desigualdades. “En el mundo, el trabajo decente y la agenda sobre el clima van de la mano y se refuerzan mutuamente”, insistió Ryder.

François Hollande y Guy Ryder firmaron también un acuerdo para renovar una asociación existente entre Francia y la OIT que dispone de un presupuesto de 14 millones de dólares en cuatro años. El financiamiento de Francia apoyará los esfuerzos de la OIT a través de sus programas de cooperación técnica, sobre todo en África francófona. Los ámbitos abarcados corresponden con las prioridades de la OIT como la promoción del trabajo decente, la gobernanza y los derechos humanos, los pisos de protección social y la lucha contra el trabajo infantil.

El acuerdo de asociación permitirá la participación de empresas francesas en los esfuerzos de la OIT para promover la responsabilidad social de las empresas y sostener la iniciativa del centenario de la OIT relativa al Futuro del trabajo.

Además, el 10 de junio en Ginebra, Francia y Perú lanzaron un llamado conjunto sobre cambio climático y el empleo decente, el cual exhorta a todos los países a emprender esfuerzos dirigidos a la atenuación y adaptación del cambio climático que puede actuar como un potente motor de crecimiento, creación de empleo, justicia social, igualdad de género y erradicación de la pobreza.

Francia tiene la intención de ratificar el Protocolo sobre trabajo forzoso para finales de 2015.