Crisis de los refugiados sirios

Refugiados sirios en empleo informal aumentan la presión sobre el mercado laboral de Jordania

La llegada de cientos de miles de refugiados sirios a la vecina Jordania ha producido un aumento en el desempleo en las zonas donde están más concentrados e impuesto una carga más pesada sobre la infraestructura, los recursos y los servicios públicos, dice un nuevo informe de la OIT y el Instituto de Estudios Internacionales Aplicados (Fafo).

Noticia | Amman - Jordan | 18 de mayo de 2015
© ILO/Nadia Bseiso 2015
(OIT Noticias) – En Jordania, los trabajadores sirios están dispuestos a aceptar sueldos más bajos y peores condiciones de trabajo que los jordanos, entrando en competencia con ellos en algunos sectores y provocando un aumento de la informalidad en el mercado laboral, según un nuevo estudio de la OIT y del Instituto de Estudios Internacionales Aplicados (Fafo) de Oslo.

Esta situación está ejerciendo una presión aún mayor sobre las autoridades jordanas en la aplicación de las normas del trabajo, como el salario mínimo, las horas de trabajo y la seguridad en el trabajo.
El estudio constató que el desempleo entre los jordanos en las tres zonas donde la concentración de los refugiados sirios es mayor – Amman, la capital e Irbid y Mafraq, dos gobernaciones del norte – aumentó de 14,5 a 22,01 por ciento entre 2011 y 2014.

El estudio recién publicado, realizado por la OIT y el Instituto de Estudios Internacionales Aplicados (Fafo), se basa en una encuesta de aproximadamente 4.000 hogares sirios y jordanos en esas zonas, las cuales hospedan tres cuartas partes de los 628.000 refugiados sirios registrados en Jordania. En la gobernación de Mafraq se encuentra el campo Zaatari, el mayor campo de refugiados sirios en Jordania.

El estudio titulado, El impacto de los refugiados sirios en el mercado laboral de Jordania, fue realizado en colaboración con el Departamento de Estadística de Jordania (DOS). El estudio ofrece una mejor comprensión del perfil profesional de los refugiados sirios en el país y recomienda estrategias para responder a los desafíos que enfrentan los refugiados y las comunidades jordanas receptoras en su búsqueda de empleo y de medios de subsistencia.

“Este estudio forma parte de los esfuerzos de la OIT por mitigar algunos de los efectos de la crisis de los refugiados sirios en Jordania”, declaró Frank Hagemann, Director Regional de la OIT para los Estados árabes.

“Nos permitirá comprender mejor y ayudar a resolver los problemas reales que el mercado laboral de Jordania enfrenta tanto para los refugiados sirios como para las comunidades receptoras”.
El estudio analiza la situación de los refugiados que trabajan en las comunidades sirias y dentro de los campos. Constató que casi ninguno de ellos tiene un permiso de trabajo y, por lo tanto, están empleados en la economía informal y al margen de la legislación laboral de Jordania.

Los refugiados ganan menos pero trabajan más

Aunque los trabajadores jordanos empleados en el sector informal enfrentan las mismas dificultades que los sirios en esa situación, las conclusiones indican que los trabajadores sirios por lo general reciben salarios inferiores: 15 por ciento de los jordanos ganaban menos de 200 dinares (alrededor de 282 dólares) al mes, en comparación con 44 por ciento de los refugiados sirios que trabajan fuera de los campos.

Los refugiados además tienen que trabajar más horas, alrededor de 30 por ciento de los refugiados sirios trabajaban más de 60 horas semanales, 16 por ciento de los cuales trabajaban 80 horas o más. Cuando los refugiados tienen contratos, con frecuencia son menos favorables que los contratos de los jordanos empleados en el mismo sector.

La mayoría de los refugiados sirios que tienen trabajo en Jordania principalmente ocupan empleos poco cualificados y mal remunerados que han surgido con su llegada. Algunos refugiados han asumido empleos que ya existían antes de su llegada, intensificando la competencia con los trabajadores jordanos de las comunidades receptoras.

Una de las principales conclusiones está relacionada con un cambio en los trabajos industriales entre los jordanos: 30 por ciento de los trabajadores jordanos que estaban empleados en la construcción y la agricultura antes de la irrupción de la crisis siria no trabaja más en esos sectores. Cabe señalar que estos dos sectores también emplean a muchos otros trabajadores migrantes de diferentes nacionalidades.

Un sector que parece atraer a ambas categorías de trabajadores es el sector del comercio minorista y mayorista, el cual, según las personas encuestadas, emplea a 23 por ciento de los refugiados sirios que trabajan fuera de los campos de refugiados y 18 por ciento de jordanos.

La tasa de desempleo en las comunidades receptoras está aumentando

El estudio constató que, a partir de 2011, la tasa de desempleo entre las mujeres y los hombres jordanos en las comunidades receptoras en Amman, Irbid y Mafraq aumentó de aproximadamente 30 a 40 por ciento para las mujeres y de 10 a 17 por ciento para los hombres.

Antes de la presentación del informe, miembros de la comunidad internacional y de organizaciones no gubernamentales locales (ONG) se reunieron en Amman para discutir sus conclusiones.

“La principales conclusiones y recomendaciones que deben ser consideradas con urgencia en la planificación y la respuesta humanitaria son las tasas de desempleo entre los jóvenes y los índices de escolarización entre los niños sirios”, declaró Karen Whiting, responsable de la protección del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). “También es necesario concienciar más a los refugiados sirios sobre la legislación laboral de Jordania, en particular sobre los requisitos legales para participar en el mercado laboral”, agregó.

Irene Fellmann, Consejera de Desarrollo en la Embajada de Alemania en Amman, declaró: “Las recomendaciones del estudio deben ser tomadas en cuenta cuando analizamos cómo mejorar el acceso de los jordanos y de los refugiados sirios al mercado laboral de Jordania y a la economía en general.

En la actualidad, alrededor de 51 por ciento de los hombre sirios que viven fuera de los campos participan en el mercado laboral jordano, mientras que 57 por ciento busca trabajo. Esto no se aplica a las mujeres sirias, sólo siete por ciento de ellas participan en el mercado laboral de Jordania.

Esto constituye una seria amenaza para el futuro del mercado laboral de Jordania. Si la ayuda humanitaria comienza a agotarse sin señales de una resolución del conflicto en Siria y el regreso de los refugiados a sus hogares, un número mayor de refugiados sirios necesitará entrar en el mercado laboral, concluye el informe.

El informe en cifras:
  • El desempleo entre los jordanos en las zonas de mayor concentración de refugiados sirios aumentó de 14,5 por ciento a 22,1 por ciento entre 2011 y 2014
  • La tasa de desempleo de los jordanos incrementó para llegar a 40 por ciento para las mujeres y 17 por ciento para los hombres entre 2011 y 2014 en las gobernaciones abarcadas por el estudio
  • De los refugiados sirios que están empleados, 99 por ciento tiene un empleo informal y fuera de la regulación del trabajo. Alrededor de 50 por ciento de los jordanos trabajan en la economía informal
  • 60 por ciento de los refugiados sirios mayores de 15 años no completaron su escolarización básica, y sólo 15 por ciento terminaron su educación secundaria, frente a 42 por cieno de los jordanos mayores de 15 años.
  • Más de 40 por ciento de los sirios que trabajan están empleados en la industria de la construcción, seguidos por 23 por ciento en el comercio mayorista y minorista.
  • Mientras que sólo 14 por ciento de los trabajadores jordanos encuestados trabajan 60 horas o más, alrededor de 30 por ciento de los sirios trabajan 60 horas o más, entre los cuales 16 por ciento trabaja 80 horas o más
  • Al menos 25 por ciento de los refugiados sirios que trabajan fuera del campo de Zaatari, y 61 por ciento de refugiados sirios que trabajan dentro del campo ganan mucho menos del salario mínimo para los no jordanos de 150 dinares (alrededor de 211 dólares) mensuales. Frente a 13 por ciento de jordanos que reciben un sueldo inferior al salario mínimo nacional de 190 dinares (alrededor de 268 dólares) para los ciudadanos jordanos.
  • En lo que se refiere al trabajo infantil, 1,6 por ciento de los niños jordanos y 8 por ciento de los niños sirios entre 9 y 15 años realizan una actividad económica. Diecisiete por ciento de los muchachos jordanos y 37 de los sirios entre 15 y 18 años son económicamente activos.


El camino a seguir


Como parte del Plan de respuesta nacional 2015, el Gobierno de Jordania, con el apoyo de la comunidad internacional, está realizando esfuerzos concertados par abordar estos desafíos del mercado laboral.

Sin embargo, la recomendación principal del informe es otorgar a los refugiados sirios permisos formales de trabajo en sectores específicos según las regulaciones jordanas. Hasta que este problema no sea abordado, el trabajo no regulado e informal seguirá afectando negativamente a los jordanos y a los sirios por igual. Por lo tanto, el estudio recomienda las siguientes acciones:

Creación de empleo: Se trata de crear empleos de emergencia en las gobernaciones afectadas; actualizar, adaptar y acelerar la implementación de la Estrategia Nacional del Empleo; maximizar el potencial del empleo a corto plazo que ofrece la economía de ayuda; y coordinar las medidas entre la comunidad internacional y el Gobierno de Jordania a este respecto.

Calidad del empleo: Esto comprende una atención especial hacia la expansión del empleo informal a través del fortalecimiento de la gestión del mercado laboral y del respeto de la leyes laborales, tales como mejorar la política salarial, supervisar las condiciones de trabajo, eliminar el resurgimiento del trabajo infantil y fortalecer la gestión de la migración.

Planificación de contingencia: Es razonable suponer que el acceso a la ayuda humanitaria y a otros tipos de ayuda difiera la entrada de muchos refugiados sirios en el mercado laboral hoy día. Si no se adoptan medidas, un gran número de ellos potencialmente podría llegar al mercado laboral una vez que la ayuda humanitaria disminuya y finalmente se interrumpa. Al mismo tiempo, es probable que el conflicto en Siria continúe por mucho tiempo, y que muchos sirios permanezcan en Jordania durante los próximos años. Además es conveniente aclarar escenarios realistas para el desarrollo del mercado laboral de Jordania, tomando en cuenta que 1) los refugiados sirios muy probablemente estarán presentes en Jordania y tendrán un efecto sobre el mercado laboral durante aún muchos años, y 2) la participación de los refugiados sirios en el mercado laboral podría ser formalizada de manera que pueda aportar beneficios a la economía de Jordania.

Para consultas de los medios de comunicación, los periodistas pueden ponerse en contacto con:

Salwa Kanaana; Responsable regional de comunicación e información pública, Oficina Regional de la OIT para los Estados árabes: Tel: +961 1 752 400 (Ext 117), Móvil: +961 71 505958, correo electrónico: kanaana@ilo.org