Empleo en Grecia

Grecia enfrenta el riesgo de una crisis social prolongada

Un nuevo informe de la OIT exhorta a adoptar nuevas medidas de apoyo a los empleos y las empresas, más protección social y poner fin a los recortes salariales en el país.

Noticia | 24 de noviembre de 2014
GINEBRA (OIT Noticias) – Grecia enfrentará una prolongada crisis social a menos que se tomen medidas al respecto, advierte un nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo.

El estudio de la OIT “Empleos productivos para Grecia” (Productive Jobs for Greece) describe el ritmo de creación de empleo en el país como “anémico” y sostiene que más de 70 por ciento de los casi 1,3 millones de desempleados ha estado sin trabajo por más de un año. Este es el resultado de la pérdida de uno de cada cuatro empleos desde 2008.

Al mismo tiempo, el número de griegos amenazados por la pobreza aumentó más del doble en cinco años, pasando de poco más de 20 por ciento en 2008 a más de 44 por ciento en 2013.

"Son necesarias medidas urgentes dirigidas a las personas y las empresas."
“Grecia atraviesa una coyuntura crítica y para orientar el país hacia el camino de la recuperación económica, son necesarias medidas urgentes dirigidas a las personas y las empresas. Estas medidas deberían ser definidas en un contexto tripartito que reúna a gobiernos, empleadores y trabajadores”, declaró el Director General de la OIT, Guy Ryder.

Según Raymond Torres, Director del Departamento de Investigación de la OIT, la estrategia de recuperación se ha basado principalmente en la premisa de que la disminución de los salarios y la consolidación fiscal restablecerían por sí solas la competitividad e impulsarían el crecimiento económico. Sin embargo, el informe muestra que una serie de cuestiones – no los salarios – son la causa del problema de la competitividad.

“Hasta el momento, esta estrategia si bien ha ayudado a restablecer las finanzas públicas, no ha alcanzado los resultados en términos de una recuperación sostenible de la economía y del empleo”, explicó Torres.


Es necesaria una estrategia de crecimiento y empleo más integral


Además de las medidas recientes adoptadas por el gobierno para hacer frente a los problemas sociales más graves, el informe de la OIT insta a adoptar una estrategia en materia de empleo más exhaustiva que incluya un conjunto de medidas destinadas a apoyar la creación de empleos, abordar las repercusiones más apremiantes de la crisis y dirigir a la economía hacia un camino sostenible.

La estrategia abarca tanto las medidas de emergencia como la acción sostenible.

Las medidas de emergencia incluyen una garantía de activación para todos los jóvenes que buscan trabajo y los grupos más necesitados, la promoción de empresas de la “economía social” como una manera de crear empleo, mejorar el acceso al crédito para las pequeñas empresas, y una revisión del ritmo y de la combinación de políticas de consolidación fiscal de manera que no socaven los esfuerzos de recuperación.


A largo plazo, el informe recomienda las siguientes medidas:
  • Luchar contra el trabajo no declarado y la pobreza de los trabajadores al ampliar la base impositiva y aumentar los incentivos para los trabajadores mal remunerados y a la vez desplazar la carga fiscal sobre el trabajo, las pequeñas empresas y el consumo de los bienes básicos hacia otras bases imponibles como la propiedad. Esto, asociado a la tan necesaria movilización de los recursos del Banco Europeo de Inversiones, ampliará también el margen político para una estrategia de crecimiento y empleo;
  • Garantizar una cobertura adecuada de los sistemas de protección social;
  • Potenciar el capital humano a través de programas de formación elaborados en colaboración con las empresas, los trabajadores y los proveedores de educación, aumentar la oferta de pasantías y de experiencias profesionales para los jóvenes; y fortalecer los servicios públicos de empleo y los programas activos del mercado laboral;
  • Restablecer el diálogo social entre el gobierno, los empleadores y los trabajadores; restaurar la fragmentación de la negociación colectiva y las deficiencias en la cobertura, de manera de fomentar una recuperación equilibrada;
  • Ampliar la base económica facilitando el desarrollo de las empresas sostenibles, fomentar los vínculos entre el sector del turismo y el agroalimentario y promover las inversiones que propicien el empleo.
 


“La propuesta de cambio hacia una nueva estrategia de crecimiento y empleo se basa en el análisis de las mejores prácticas internacionales adaptadas a la situación específica de Grecia. Un enfoque más integral es posible. Para hacerlo realidad, la OIT está dispuesta a cooperar con el Gobierno de Grecia, con los interlocutores sociales y con la Comisión Europea, los principales actores de una urgente recuperación rica en empleos”, concluyó el Director General de la OIT, Guy Ryder.