103.a Conferencia Internacional del Trabajo

Ryder: Adoptamos una “agenda verdaderamente importante”

La Conferencia Internacional del Trabajo adoptó un nuevo instrumento para apoyar a las víctimas del trabajo forzoso, discutió sobre la migración y sobre la manera de salir de la informalidad y sobre las alternativas para superar el desempleo.

Comunicado de prensa | 12 de junio de 2014
GINEBRA – La 103.a Conferencia Internacional del Trabajo (CIT) finalizó después de más de dos semanas de deliberaciones sobre los problemas cruciales del mundo del trabajo, incluyendo el trabajo forzoso, la migración, la informalidad y las inversiones en empleos de calidad.

“Creo que esta reunión de la Conferencia... será recordada, sobre todo por la adopción por una mayoría abrumadora del Protocolo al Convenio 29 sobre trabajo forzoso. Este es el primer resultado de nuestra determinación colectiva para poner fin a un hecho abominable que sigue afectando nuestro mundo del trabajo, y para liberar a sus 21 millones de víctimas”, declaró el Director General de la OIT, Guy Ryder en su discurso de clausura de la CIT.

Los más de 4.700 delegados de gobiernos, empleadores y trabajadores a la Conferencia adoptaron un nuevo Protocolo de la OIT sobre el trabajo forzoso, el cual tiene por objetivo progresar en la prevención, la protección y las medidas compensatorias, así como intensificar los esfuerzos para eliminar las formas de esclavitud contemporáneas.

Los delegados que participaron en la Conferencia también discutieron sobre los desafíos de la transición de la economía informal hacia la formal, y acordaron llevar a cabo una segunda discusión con el objetivo de adoptar una Recomendación.

“Esta transición (de la economía informal hacia la formal) es importante para todos nosotros, y las palabras que escuché ayer en la plenaria me hacen confiar en que las semillas que sembramos este año nos permitirán cosechar una importante y muy necesaria Recomendación durante la Conferencia del próximo año”, agregó el Director General de la OIT. Alrededor de 40 por ciento de fuerza laboral del mundo trabaja en la economía informal.

La Conferencia llegó a un acuerdo sobre la necesidad de un marco político exhaustivo para el empleo y de estrategias de crecimiento activas, inclusivas, centradas en el empleo, tanto a nivel nacional como mundial.

Ryder definió el consenso “un marco para que la OIT aporte su contribución a fin de superar el flagelo decisivo de nuestros tiempos: la crisis del desempleo de masa”. Los delegados acordaron también promover el trabajo decente como un objetivo explícito de los objetivos de la agenda de desarrollo post 2015 de las Naciones Unidas.

La Comisión de Aplicación de Normas de la Conferencia examinó casos individuales que abarcan una serie de preocupaciones pertinentes a la OIT, incluyendo un estudio general sobre fijación del salario mínimo.

En la Plenaria de clausura, muchos delegados expresaron su preocupación sobre la incapacidad de la Comisión de llegar a conclusiones en muchos casos. En respuesta, Ryder manifestó la necesidad de que la OIT cuente con “un sistema de nomas sólido, de autoridad que goce del pleno apoyo tripartito” y pidió a todos los mandantes que tomaran medidas para cumplir con los compromisos asumidos a ese fin.

Los delegados también adoptaron enmiendas al Convenio de la OIT sobre el trabajo marítimo, 2006. Las enmiendas se refieren a las medidas para proteger a los marinos abandonados, y para ofrecer seguridad financiera en compensación en caso de muerte o de discapacidad prolongada.

En sus discursos durante la plenaria, los ministros de trabajo, los representantes de gobiernos, trabajadores y empleadores tocaron la cuestión de la migración laboral, tema del informe del Director General de la OIT a la Conferencia de este año.

“El tema de la migración laboral tiene resonancia en todos ustedes... la realización del incuestionable potencial económico de la migración depende en gran medida de que sea justa. Y eso significa la adopción de un enfoque basado en los derechos el cual es discutido con más frecuencia que aplicado”, afirmó Ryder.

La OIT recibió importantes mensajes que ponen de manifiesto la importancia de su programa de trabajo decente del Primer Ministro Ensour de Jordania y del Primer Ministro Altankhuyag de Mongolia en el marco de la Cumbre Mundial del Trabajo del 9 de junio.

Al recordar a los delegados que hoy se celebra el Día mundial contra el trabajo infantil, el Director General dijo: “Me uno al Papa Francisco al levantar la Tarjeta roja contra el trabajo infantil... Queremos ver el trabajo infantil, de una vez por todas, fuera del campo de nuestro mundo de trabajo”.

El Papa envió a la CIT un mensaje de apoyo al trabajo de la OIT.

En su discurso de clausura, el Director General de la OIT agradeció al Presidente la Conferencia, el argentino Daniel Funes de Rioja, por “38 años de presencia y por su contribución excepcional a la labor de nuestra Organización”, la cual “ha marcado la historia de la OIT”.

Para más información, por favor póngase en contacto con el Departamento de Comunicación de la OIT: newsroom@ilo.org or +4122/799-7912.