This story was written by the ILO Newsroom For official ILO statements and speeches, please visit our “Statements and Speeches” section.

Protección social

Microseguro: Hubo progresos, pero siguen los desafíos

A nivel mundial, se estima que 500 millones de personas tienen microseguro, a partir de 78 millones en 2008. Craig Churchill, del Fondo para la Innovación en Microseguros, analiza la creciente importancia y viabilidad del microseguro.

Comment | 21 March 2014
Por Craig Churchill *

GINEBRA ‒ Desde hace un tiempo empresas aseguradoras, organismos reguladores y gobiernos lidian con un problema de varios miles de millones de dólares: ¿puede ser el microseguro una propuesta comercial viable y, a la vez, ofrecer beneficios a los clientes de bajos ingresos?

En base a una investigación exhaustiva y al conocimiento acumulado a lo largo de los últimos cinco años, ahora podemos responder: “Sí, es posible”.

El microseguro está creciendo. Este tipo seguro, que sirve para proteger a las personas de bajos recursos contra el riesgo, por ejemplo de accidentes, enfermedades, muerte en la familia y desastres naturales, se ha expandido de manera rápido en los últimos años.

En Asia, el número de personas cubiertas por microseguro aumentó de en 40 por ciento entre 2010 y 2012, mientras que en África el incremento fue de más de 200 por ciento entre 2008 y 2012. En general, el número de personas alrededor del mundo con microseguro aumentó de alrededor de 78 millones a más de 500 millones durante los últimos cinco años.

Al mismo tiempo, un número creciente de gobiernos están considerando el microseguro como un mecanismo útil para ofrecer no sólo cobertura contra el riesgo de desastres, sino que puede contribuir a la seguridad financiera, la reducción de la pobreza, el crecimiento económico y un mejor acceso a la atención médica para los hogares de bajos ingresos.

Se ha registrado un crecimiento impresionante en la variedad, disponibilidad y suministro de productos de microseguro a los hogares de bajos ingresos. De hecho, de los gobiernos a los minoristas, de las organizaciones no gubernamentales a las empresas aseguradoras, una variedad cada vez mayor de actores colaboran para desarrollar el mercado del microseguro.

Las innovaciones tecnológicas han sido fundamentales. Durante los últimos cinco años, han surgido ejemplos impresionantes, muchos promovidos por las subvenciones otorgadas por el Fondo para la Innovación en Microseguro de la OIT. Estos conciernen el uso de imágenes satelitales para suportar el seguro del ganado en Kenya; el establecimiento de sistemas de administración sofisticados para la tramitación sin efectivo de las solicitudes para el microseguro de salud en India; y el uso de los operadores de la red móvil para vender productos de microseguro al número cada vez mayor de personas con bajos ingresos que utilizan teléfonos móviles.

Los operadores de la red móvil han sido particularmente eficaces para extender el alcance del los servicios de seguro en África y muchos ofrecen un seguro gratis para conquistar la lealtad de sus clientes. Con alrededor de 600 millones usuarios de teléfonos móviles en el continente, las oportunidades que surgen son enormes.

El nuevo informe


El Fondo para la Innovación en Microseguro de la OIT acaba de publicar su informe anual. El informe demuestra que el microseguro es viable para los proveedores de seguros y proporciona beneficios a sus clientes.

Las aseguradoras cada vez están más conscientes de que el microseguro puede ser viable, sobre todo en los casos de seguro contra accidentes personales. De hecho, 33 de las 50 mayores compañías de seguro del mundo ofrecen microseguro, en comparación con siete en 2005. La viabilidad precisa de tres características comunes: conquistar y mantener un gran número de clientes; administrar el costo de los siniestros; y repensar completamente los procesos de seguro tradicionales.

Es posible incrementar el número de clientes, por ejemplo, gracias a la colaboración con un número cada vez mayor de socios, como los gobiernos que quieren extender la cobertura de salud, o los operadores de la red móvil que buscan maneras para promover la lealtad de los clientes. El nuevo informe ofrece muchos otros ejemplos.

La investigación también muestra que el microseguro ofrece un valor agregado al ayudar a las poblaciones de bajos ingresos a enfrentar pérdidas y mejorar su bienestar a largo plazo. En Kenya, por ejemplo, los agricultores asegurados expuestos a la sequía vendieron menos bienes y tuvieron una mejor ración de alimentos que aquellos que no tenían seguro. En Ghana, los agricultores asegurados pudieron invertir en actividades agrícolas más arriesgadas pero más productivas, porque sabían que estaban amparados en caso de desastre. En India, las personas que disponen de un seguro de cuidados de salud ambulatorios pasan menos tiempo en el hospital y destinan menos dinero a los gastos de salud.

Sin embargo, a pesar de estos progresos, cumplir todas las promesas del microseguro aún plantea muchos desafíos. En muchas partes del mundo, miles de millones de personas todavía no tienen una cobertura de seguro básica. Muchas personas de bajos ingresos nunca se han beneficiado de ningún seguro. ¿Cómo podemos remediarlo?

El Fondo para la Innovación en Microseguro de la OIT está emprendiendo un nuevo camino. Después de una primera fase de cinco años dedicada a la innovación, la investigación, la recopilación de conocimientos y el intercambio de experiencias, ahora cambiamos velocidad y emprendemos un programa de “Calidad a gran escala” de cinco años concebido para llevar estos conocimientos a quienes están mejor preparados para ponerlos en práctica. El objetivo es lograr que 100 millones más de personas de bajos ingresos se beneficien del microseguro. Aspiramos hacerlo gracias a la promoción de una aceleración del desarrollo del mercado, de las asociaciones público-privadas y otras innovaciones que incrementen el acceso al microseguro.

Creemos que el microseguro tienen la capacidad de cambiar la vida de las personas, de proteger su salud y sus bienes y darles la tranquilidad financiera para invertir en el futuro. A lo largo de los próximos cinco años garantizaremos que se realice la promesa del microseguro para millones de personas más en todo el mundo.

* El autor está a cargo del Fondo para la Innovación en Microseguro de la Organización Internacional del Trabajo, creado en 2008 gracias principalmente al financiamiento de la Fundación Bill & Melinda Gates. Este artículo se basa en la investigación y las actividades señaladas en el Informe anual del Fondo.