Día Mundial de la Justicia Social

Ryder: justicia social, una solución inteligente para equilibrar la economía

En ocasión del Día Mundial de la Justicia Social, el Director General de la OIT, Guy Ryder, instó a los gobiernos, los empleadores y los trabajadores a combatir a las crecientes desigualdades y a intensificar los esfuerzos mundiales a favor de la justicia social.

Noticia | 20 de febrero de 2013
Director General de la OIT, Guy Ryder
GINEBRA (OIT Noticias) – El Director General de la OIT, Guy Ryder, hizo un llamado a favor de “políticas sociales inteligentes” a fin de estimular la recuperación económica mundial que está en vilo.

“Inclinar la balanza hacia el crecimiento sostenible y el desarrollo significa dedicarse a la justicia social”, afirmó en un discurso para conmemorar el Día Mundial de la Justicia Social.

Según Ryder, “el mundo del trabajo está actualmente al centro del descontento y debe participar plenamente en el establecimiento de un orden mundial diferente, más justo para el futuro.

Ryder ilustró su afirmación mencionando la sombría situación mundial que enfrenta el mundo: 200 millones de desempleados, más 870 millones de trabajadores pobres, alrededor de 74 millones de jóvenes desempleados, la persistencia de trabajo infantil y forzoso y más de la mitad de la población sin ninguna protección social.

“Con el pleno empleo, la economía mundial e interdependiente será mucho más productiva”, agregó.

“Sin embargo, en el estado actual de las cosas, existe el peligro grave de recurrir a políticas “que empobrecen al vecino”, tales como la protección del comercio y la devaluación competitiva de la moneda, así como recortes salariales y reducción de gastos”.

Estas tendencias “podrían agravar la situación de todos, al debilitar las economías, incrementar los déficits e intensificar las desigualdades sociales”, señaló Ryder.

El Director General de la OIT destacó sin embargo algunas señales esperanzadoras.

“Algunas de las sociedades con mayores desigualdades del mundo están asumiendo el desafío de implementar políticas sociales inteligentes, que son además una inversión en una recuperación centrada en las personas”.

Mencionó algunos países en desarrollo de Asia y América Latina que invierten en pisos de protección social y sistemas de salario mínimo más sólidos. Este tipo de políticas puede contribuir a reducir las desigualdades sociales y a impedir que la economía mundial caiga en una nueva recesión.

En fin, el Director General de la OIT hizo un llamado a favor de “un esfuerzo concertado y de gran alcance, en particular a los más grandes y poderosos, a poner poder adquisitivo en los bolsillos de quienes más lo necesitan”, y de este modo “acelerar los motores de las inversiones y de la recuperación”.

“Intensificar los esfuerzos mundiales a favor de la justicia social no sólo es hacer lo correcto, es también nuestro interés común”, concluyó Ryder.