Empleo juvenil

Guy Ryder: Menos austeridad y más inversiones para atacar el desempleo juvenil

La falta de acción frente a la crisis del empleo juvenil sembrará las semillas del descontento social y destruirá las esperanzas de un crecimiento sostenible. Éste es un costo que el mundo no puede tolerar, declaró el Director General de la OIT, Guy Ryder, en un seminario sobre empleo juvenil en Budapest.

Noticia | 11 de enero de 2013
BUDAPEST (OIT Noticias) – El Director de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder, hizo un llamado a favor de menos austeridad y más inversiones a fin de promover la recuperación del empleo en momentos en que la crisis del empleo juvenil amenaza con desgarrar “el tejido social de nuestras sociedades”.

Ryder hizo hincapié en que las políticas de austeridad no afecten las medidas que promueven el empleo juvenil y que el gasto en este tipo de programas sea incrementado.

“Invertir en estas medidas anticíclicas es mucho menos costoso que enfrentar las consecuencias de la crisis en términos de prestaciones por desempleo, de conductas antisociales o de una desconexión cada vez más larga del mercado laboral”, señaló Ryder.

“Mientras más altas son las inversiones, menor es la tasa de desempleo juvenil”, afirmó el Director General de la OIT a representantes del gobierno, de los trabajadores y de los empleadores en un seminario sobre empleo juvenil en Budapest.

Ryder señaló que la crisis perjudicó más a los jóvenes que a cualquier otro grupo de la población en Europa.

  • 75 millones de jóvenes entre 15 y 24 años están desempleados a nivel mundial.
  • En Europa, 5,5 millones de jóvenes no tienen trabajo. Eso representa el 22 por ciento de las personas entre 15 y 24 años, lo cual equivale a más del doble de la tasa de los adultos.
  • El desempleo de larga duración afecta a cerca 30 por ciento de los jóvenes desempleados.
  • Unos 14 millones de jóvenes, o más del 15 por ciento de los jóvenes europeos entre 15 y 29 años, son los llamados NEET (por sus siglas en inglés) también conocidos como “ni-ni” en los países de habla hispana, no trabajan ni estudian, ni reciben formación. El número de “ni-ni” casi se ha duplicado en casi dos años.

“No podemos y no debemos dejar que eso suceda frente a nuestros ojos. Ha llegado el momento de la acción, de emprender una acción inmediata y específica”, dijo Ryder.

Los programas de pasantías y de formación profesional, los incentivos públicos para las empresas que contratan jóvenes, la capacidad empresarial, las empresas sociales y las cooperativas, así como los programas públicos de empleo pueden ser parte de la solución.

Pero las intervenciones aisladas no son suficientes para resolver el problema. Las medidas orientadas, como los programas de garantías para los jóvenes, son mucho más eficaces.

Ryder dijo que el "Llamado a la Acción" de la OIT en torno a la crisis de empleo juvenil es un mensaje claro para los políticos del mundo. El Llamado a la Acción va acompañado de una serie de medidas para paliar el desempleo juvenil que fueron debatidas, evaluadas e implementadas de manera exitosa en diversos países del mundo.

El Director General celebró el conjunto de medidas propuestas por la Comisión Europea para luchar contra el desempleo juvenil el pasado diciembre en Bruselas.

Ryder dijo que la OIT apoyará y cooperara plenamente con la Comisión Europea en la implementación y evaluación de la eficacia de diversas medidas en la promoción del empleo juvenil a nivel europeo.

También puso de manifiesto el apoyo de la OIT a las negociaciones tripartitas entre las organizaciones de empleadores y de trabajadores de Europa a fin de adoptar un plan de acción marco sobre empleo juvenil.


El llamado a la acción de la OIT

La Conferencia Internacional del Trabajo en junio 2012 hizo un llamado a la acción a favor del empleo juvenil, invitando a los gobiernos y a los interlocutores sociales a:
  • Favorecer el crecimiento con alto coeficiente de empleo y la creación de trabajo decente a través de políticas macroeconómicas, empleabilidad, políticas del mercado laboral, capacidad empresarial de los jóvenes y derechos en el trabajo.
  • Promover las políticas macroeconómias y los incentivos fiscales que apoyen el empleo, fortalecer la demanda agregada, mejorar el acceso a los financiamientos e incrementar las inversiones productivas.
  • Adoptar medidas específicas y fiscalmente sostenibles, como políticas anticíclicas e intervenciones que estimulen la demanda, programas de empleo público, sistemas de garantías para los jóvenes, programas de infraestructura con alto coeficiente de mano de obra, salarios y subsidios de formación. 
(Lea el comunicado de prensa)